To­car el hie­lo azul del gla­ciar En­ga­breen, na­ve­gar por el po­de­ro­so de Sal­ts­trau­men, ad­mi­rar las hip­nó­ti­cas lu­ces del nor­te y sen­tir la ma­gia de los bos­ques es­can­di­na­vos. Las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za que pro­ta­go­ni­za­rán jun­to con El­sa y An­na la pe­lí­cu­la que

No­rue­ga

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO EN PORTADA - POR PA­TRI­CIA GOSÁLVEZ

To­mi­ne tie­ne 10 años y una tren­za ca­si blan­ca de tan ru­bia. Se re­ti­ra la ca­pu­cha de la lar­ga ca­pa bor­da­da y en­to­na con se­gu­ri­dad: “La den gå, la den gå…”. En no­rue­go, Let it go. Suél­ta­lo. La ni­ña can­ta den­tro de una ca­ba­ña, en un bos­que ro­jo y na­ran­ja de ar­ces y abe­du­les, al bor­de de un la­go cris­ta­lino, fren­te a un pre­cio­so gla­ciar. En­tre su pú­bli­co, una de­ce­na de pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les y Pe­ter del Ve­cho, ga­na­dor de un Os­car y pro­duc­tor de Fro­zen (2013), la pe­lí­cu­la ani­ma­da más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria has­ta que la prin­ce­sa de hie­lo fue des­tro­na­da es­te año por la nue­va ver­sión de El rey león. El di­rec­ti­vo de Dis­ney son­ríe an­te la que de­be ser la mi­llo­né­si­ma ver­sión de Suél­ta­lo que ha es­cu­cha­do. Es­tá pro­mo­cio­nan­do Fro­zen 2, que se es­tre­na el 22 de no­viem­bre, pa­ra lo que re­crea con la pren­sa in­vi­ta­da par­te del via­je de do­cu­men­ta­ción que reali­zó el equi­po cuan­do pre­pa­ra­ba la se­cue­la.

“Du­ran­te dos o tres se­ma­nas vi­mos gla­cia­res, fior­dos, ca­ta­ra­tas y los co­lo­res del oto­ño que evo­ca la pa­le­ta de la pe­lí­cu­la pa­ra sub­ra­yar que An­na y El­sa, nues­tras pro­ta­go­nis­tas, han ma­du­ra­do…”, ex­pli­ca el ci­neas­ta. “El pai­sa­je nos ins­pi­ró, pe­ro no tra­ta­mos de re­crear lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos”, pre­vie­ne a los bus­ca­do­res de pa­ra­le­lis­mos. “No que­ría­mos ser rea­lis­tas, ¡al fin y al ca­bo la heroína de la pe­lí­cu­la lan­za hie­lo con las ma­nos y hay un mu­ñe­co de nie­ve par­lan­te! Aun así, es im­por­tan­te que los de­ta­lles sean creí­bles pa­ra que la gen­te sien­ta que el lu­gar que ve en la pan­ta­lla de ver­dad exis­te”.

El éxi­to de la pri­me­ra pe­lí­cu­la tra­jo a No­rue­ga una ola de en­tu­sias­tas. En­tre 2014 y 2017 las vi­si­tas al país cre­cie­ron en ci­fras que al­can­za­ron el 30% anual, aun­que al fac­tor Fro­zen se unie­ron mu­chos otros co­mo la me­jo­ra de la eco­no­mía glo­bal y, so­bre to­do, los vue­los di­rec­tos y ba­ra­tos a va­rios des­ti­nos no­rue­gos.

Al per­fec­to de­co­ra­do de la pro­vin­cia de Nord­land, al nor­te del país, no le ha­ce fal­ta un fil­tro holly­woo­dien­se pa­ra se­du­cir. El abue­lo de To­mi­ne, Stei­nar Johan­sen, lle­va dé­ca­das re­ci­bien­do a via­je­ros en su gran­ja de Svar­ti­sen, don­de abrió un ca­fé en 1985. “En­ton­ces lle­ga­ban so­bre to­do ale­ma­nes, en bar­co”, di­ce, “hoy vie­ne mu­cha más gen­te por ca­rre­te­ra”. No es de ex­tra­ñar: des­de la ca­pi­tal pro­vin­cial, Bo­dø, se lle­ga a Svar­ti­sen por la ca­rre­te­ra de la cos­ta (Fv17). El via­je es un pas­mo vi­sual: el agua pla­na de los fior­dos re­fle­ja las enor­mes mon­ta­ñas de cum­bres ne­va­das, los bos­ques van del ver­de in­ten­so de los pi­nos al fue­go de las ho­jas ca­du­cas, y, sal­pi­ca­das por to­das par­tes, hay pin­to­res­cas ca­si­tas de ma­de­ra — blan­cas, ro­jas, mos­ta­za—, al­gu­nas con cés­ped en el te­ja­do. Has­ta las áreas de des­can­so son di­vi­nas. En Uredd­plas­sen es­tá el que ha si­do de­no­mi­na­do “el ba­ño pú­bli­co más bo­ni­to del mun­do”. El re­tre­te de ce­men­to y vi­drio es­me­ri­la­do corona un mi­ni­ma­lis­ta mirador con ban­cos de már­mol ro­sa, su for­ma re­cuer­da a un som­bre­ro o a una boa co­mién­do­se un ele­fan­te, de­pen­dien­do de si has leí­do o no El Prin­ci­pi­to. con­ge­la el la­go, po­de­mos pa­sar se­ma­nas sin sa­lir de ca­sa”, son­ríe Stei­nar con sus ojos co­lor gla­ciar. En 75 años so­lo ha vi­vi­do tres en otro lu­gar que no sea es­te. “Te acos­tum­bras”, di­ce, “el mun­do cam­bia a tu al­re­de­dor y tú no lo no­tas de­ma­sia­do”. Con es­tas, guía la ex­pe­di­ción has­ta el cer­cano gla­ciar En­ga­breen, uno de los bra­zos del Svar­ti­sen.

A sie­te me­tros so­bre el ni­vel del mar, es el gla­ciar con me­nos al­ti­tud de Eu­ro­pa con­ti­nen­tal. Re­sul­ta sor­pren­den­te­men­te sen­ci­llo lle­gar al hie­lo. Si bri­lla el sol de oto­ño, y en oca­sio­nes lo ha­ce —va­mos en su­da­de­ra a fi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.