Las me­jo­res vis­tas des­de el cas­ti­llo, los te­so­ros ar­queo­ló­gi­cos del cer­cano mon­te Ara­bí y la ru­ta del vino en la ciu­dad mur­cia­na don­de cre­ció y es­tu­dió Azo­rín

En­tre pin­tu­ras ru­pes­tres y bo­de­gas

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO 24 HORAS EN... - POR AL­BER­TO G. PALOMO

Ubi­ca­da en­tre las pro­vin­cias de Ali­can­te y Al­ba­ce­te, Ye­cla pa­re­ce ha­ber­se es­ca­pa­do a ga­tas a la co­mar­ca del al­ti­plano, al nor­te de Mur­cia, re­gión a la que per­te­ne­ce. Es­ta ciu­dad, que ro­za los 35.000 ha­bi­tan­tes, se pro­di­ga en su escudo co­mo “muy no­ble, muy leal y fi­de­lí­si­ma”. Y lo es, so­bre to­do, a sí mis­ma: qui­zás por es­ta des­car­na­da ubi­ca­ción, ate­so­ra una gas­tro­no­mía, unas cos­tum­bres e in­clu­so un len­gua­je ge­nui­nos. Co­no­ci­da por su sec­tor del mue­ble, atrae al tu­ris­ta in­ver­nal du­ran­te sus fies­tas de la Vir­gen del Cas­ti­llo (del 5 al 8 de di­ciem­bre), y en pri­ma­ve­ra por San Isi­dro, ce­le­bra­do con una ca­bal­ga­ta de ca­rro­zas de­co­ra­das a mano con mi­llo­nes de pa­pe­li­cos. Ade­más, pre­su­me de un ri­co le­ga­do cul­tu­ral en­ca­be­za­do por las pin­tu­ras ru­pes­tres del mon­te Ara­bí, pa­tri­mo­nio mun­dial, y por la ela­bo­ra­ción de un vino con de­no­mi­na­ción de ori­gen.

8.00

¿Dul­ce o sa­la­do?

No im­por­ta que se le­van­te con cuer­po de dul­ce o de sa­la­do. En Ye­cla, la di­ver­si­dad cu­li­na­ria es una se­ña de iden­ti­dad. Pa­ra desa­yu­nar, lo tí­pi­co son las tor­tas fri­tas. Una ma­sa de ha­ri­na de tri­go y le­va­du­ra que acep­ta tan­to una ca­pa de azú­car co­mo una fi­la de an­choas. Se pue­den de­gus­tar ca­si en cual­quier lu­gar: en la cén­tri­ca (1) (Co­rre­de­ra, 10) o en el (2), a las afue­ras. Los más go­lo­sos pue­den op­tar por unos li­bri­cos de oblea y miel. En (3) (Mar­tí­nez Cor­ba­lán, 4), tien­da abier­ta en 1850 pa­ra la ven­ta ex­clu­si­va de es­te pro­duc­to, no po­drán re­sis­tir­se.

Ta­ber­na del Ga­rru­do Ideal Gas­tro­bar

Li­bri­cos Ye­cla

Una cú­pu­la pin­to­res­ca

Lo idó­neo es pa­sear sin pri­sas por el cas­co his­tó­ri­co. La pa­no­rá­mi­ca de es­ta lo­ca­li­dad vie­ne de­ter­mi­na­da por la (4) (pla­za de la Pu­rí­si­ma, 1) y su cú­pu­la de te­jas blan­cas y azu­les. Cons­trui­da en­tre 1775 y 1868, pre­sen­ta ras­gos de neo­cla­si­cis­mo y una plan­ta neo­mu­dé­jar. De­di­ca­da a la pa­tro­na de Ye­cla, la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción de Nues­tra Se­ño­ra, se alo­ja en su in­te­rior cuan­do es tras­la­da­da des­de el (5) du­ran­te las fies­tas de la Vir­gen. La subida a es­ta an­ti­gua for­ta­le­za tam­bién me­re­ce la pe­na: des­de sus al­tu­ras hay las me­jo­res vis­tas. Un ca­mino de 20 mi­nu­tos que arranca en

(6), lla­ma­da la igle­sia vie­ja (Igle­sia, 2), cu­ya na­ve gótica al­ber­ga el

Aquí me­re­ce

ba­sí­li­ca de la Pu­rí­si­ma san­tua­rio del Cas­ti­llo Asun­ción

Mu­seo de Se­ma­na San­ta. pla­za del Ayun­ta­mien­to,

de­te­ner­se en la

con el Ar­co de los Re­yes Ca­tó­li­cos y los so­por­ta­les del au­di­to­rio en­fren­te. Cer­ca es­tá el

(7), que man­tie­ne los fres­cos y pal­cos de 1886, cuan­do se abrió.

Se­gu­ra 12.00 San­ta Ma­ría de la

tea­tro Con­cha

El bus­to de Adriano

Es el mo­men­to de ob­ser­var uno de los gran­des te­so­ros de Ye­cla. En el

(8) (Es­pa­ña, 37) se eri­ge un enor­me bus­to del em­pe­ra­dor Adriano. Pro­vie­ne del

Ar­queo­ló­gi­co Mu­seo

ya­ci­mien­to ro­mano de Los To­rre­jo­nes

(9),a 3 ki­ló­me­tros, y se cal­cu­la que es del si­glo II. Cin­ce­la­do en már­mol blan­co, su­pera el me­dio me­tro de al­tu­ra y se con­ser­va ca­si in­tac­to. Exis­ten po­cas pie­zas de tal mag­ni­tud, y es pre­fe­ri­ble una vi­si­ta guia­da pa­ra en­ten­der su im­por­tan­cia en­tre ob­je­tos íbe­ros y me­die­va­les. Ga­chas­mi­gas y gaz­pa­cho

Pa­ra co­mer aquí se es­ti­la la tra­di­ción me­se­ta­ria, co­mo las pe­lo­tas ye­cla­nas, una es­pe­cie de al­bón­di­ga de pan y ma­gro o car­ne pi­ca­da ser­vi­das en cal­do de co­ci­do, o el que­so de ca­bra fri­to con una man­ta de to­ma­te con­fi­ta­do. Las ga­chas­mi­gas sur­gen de la re­ce­ta bá­si­ca de ha­ri­na y agua y se acom­pa­ñan con lon­ga­ni­za o to­cino. Y el cé­nit de es­ta ali­men­ta­ción la­brie­ga se al­can­za en los an­to­ló­gi­cos gaz­pa­chos man­che­gos o ga­lia­nos, na­da que ver con la sopa fría. Su com­po­si­ción: pan (áci­mo), es­pi­na­cas, pi­mien­tos y pro­duc­tos de ca­za co­mo el co­ne­jo o la per­diz.

(10) (res­tau­ran­te­los­chis­pos. com) alar­dea de ha­cer los me­jo­res de Es­pa­ña, se­gún un con­cur­so de 2006.

Chis­pos 16.00

10.000 años de an­ti­güe­dad

Los

A unos 20 ki­ló­me­tros de Ye­cla es­tá el

(11), en­cla­ve na­tu­ral y ar­queo­ló­gi­co mi­le­na­rio. Sus 1.065 me­tros se al­zan en me­dio de es­te al­ti­plano ocre, co­mo un oa­sis de pi­nos y en­ci­nas. La ro­ca kárs­ti­ca ha per­mi­ti­do que el vien­to y el agua mo­de­len su fi­gu­ra, ho­ra­dan­do cue­vas. Pla­nean so­bre ellas le­yen­das de mi­la­gros y ov­nis, pe­ro lo real se plas­ma en una de las pa­re­des de la ca­ra orien­tal: apar­te de pe­tro­gli­fos, mues­tra pin­tu­ras de ar­te ru­pes­tre le­van­tino de has­ta 10.000 años de an­ti­güe­dad. Ma­na­das de ani­ma­les im­pre­sos en pie­dra por tri­bus prehis­tó­ri­cas. Una ru­ta de 1,5 ho­ras per­mi­te ro­dear es­ta ele­va­ción y vis­lum­brar aque­llas “ro­ji­zas lo­mas” o aque­llas “ata­la­yas ama­ri­llen­tas sal­pi­ca­das con los pun­ti­tos si­mé­tri­cos de los oli­vos” que des­cri­bió el ve­cino más ilus­tre de Ye­cla: el es­cri­tor Azo­rín.

mon­te Ara­bí

A unos 20 ki­ló­me­tros se en­cuen­tra un ya­ci­mien­to mi­le­na­rio que se re­co­rre en una vi­si­ta de 90 mi­nu­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.