No­che ba­jo los ár­bo­les car­caj

El País (País Vasco) - - EL VIAJERO EL VIAJERO HABITUAL - TEX­TO ISIDORO ME­RINO FO­TO­GRA­FÍA MAR­CO BOTTIGELLI (AWL) POR CAR­LOS DEL­GA­DO

El Aloe di­cho­to­ma, co­no­ci­do co­mo ár­bol al­ja­ba o ár­bol car­caj (en in­glés, qui­ver­tree) por la for­ma de su tron­co, se­me­jan­te a los ci­lin­dros usa­dos por los ar­que­ros pa­ra trans­por­tar las fle­chas, es una plan­ta su­cu­len­ta de por­te ar­bó­reo (has­ta tres me­tros de al­tu­ra) en­dé­mi­ca de los de­sier­tos ro­co­sos de Na­mi­bia y Su­dá­fri­ca, don­de tam­bién es lla­ma­da ko­ker­boom. Sus ra­mas es­pi­no­sas, cu­bier­tas de una fi­na cor­te­za de co­lor cla­ro que re­fle­ja la luz del sol y evita su pér­di­da de agua, sir­ven de re­fu­gio al pá­ja­ro te­je­dor, que cons­tru­ye allí sus enor­mes ni­dos co­mu­na­les. El me­jor si­tio pa­ra ver­los es Qui­ver­tree Fo­rest (qui­ver­tree­fo­rest.com), un bos­que de aloes cen­te­na­rios —hay unos 250 ejem­pla­res— en una gran­ja pri­va­da con al­ber­gue tu­rís­ti­co cer­ca de Keet­mans­hoop, al sur de Na­mi­bia (en la fo­to, con las cons­te­la­cio­nes aus­tra­les y la Vía Lác­tea co­mo fon­do).

Den­tro del pa­no­ra­ma de los ya no tan nue­vos blan­cos rio­ja­nos, ba­sa­dos en la fer­men­ta­ción en ba­rri­cas de ro­ble fran­cés, bat­to­na­ge, y crian­za con sus lías, que irre­me­dia­ble­men­te ge­ne­ra una can­si­na ho­mo­ge­nei­dad, el fran­cés Tom Pu­yau­bert, con bo­de­ga en La­guar­dia (Rio­ja Ala­ve­sa) des­de el año 2003, pro­po­ne otra eno­lo­gía que per­mi­te la ex­pre­sión del terruño y la per­so­na­li­dad de las uvas, en es­te ca­so la clá­si­ca viu­ra acom­pa­ña­da de otras cin­co va­rie­da­des (gar­na­cha blan­ca, mal­va­sía, to­rron­tés, mos­ca­tel y jaén). Par­te de dos vi­ñe­dos con ce­pas de en­tre 50 y 80 años, si­tua­dos en Ába­los, de los que se­lec­cio­na las me­jo­res uvas. Un alar­de de maes­tría com­bi­na­to­ria. Con ellas desa­rro­lla una eno­lo­gía crea­ti­va: fer­men­ta­ción don­de in­ter­vie­nen de­pó­si­tos de ce­men­to, ba­rri­cas usa­das de ro­ble, hue­vos de hor­mi­gón y las tí­pi­cas ba­rri­cas de ro­ble de 600 li­tros uti­li­za­das en el va­lle del Ró­dano. Com­ple­ta­da con una li­ge­ra crian­za so­bre sus lías fi­nas de cua­tro me­ses.

Es fá­cil ima­gi­nar la com­ple­ji­dad, vo­lu­men y tex­tu­ra que tal pro­ce­so apor­ta al vino: fra­gan­te aro­ma de sor­pren­den­te hon­du­ra, don­de la can­ción de fru­ta car­no­sa, exó­ti­ca y cí­tri­ca se acom­pa­ña de so­fis­ti­ca­das no­tas flo­ra­les, to­nos de bo­lle­ría, re­cuer­dos de hi­no­jo y hier­bas bal­sá­mi­cas. Sa­bro­so, lar­go, un­tuo­so, de­ja en bo­ca un sos­te­ni­do re­gus­to de vi­bran­te y fres­ca fru­to­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.