¿No pa­sa­rán?

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Ale­xis Tsi­pras aca­ba de pre­sen­tar la nue­va Sy­ri­za. El líder de iz­quier­da ra­di­cal que pre­ten­dió aca­bar en 2015 con la aus­te­ri­dad en Gre­cia pi­lo­ta hoy un par­ti­do que, tras su sa­li­da del po­der, se re­for­mu­la pa­ra ocu­par el cen­troiz­quier­da. Y lo ha­ce con gui­ños al Pa­sok del po­pu­lis­ta avant la let­tre An­dreas Pa­pan­dreu, que en 1981 lle­ga­ba al Go­bierno de un país aún des­ga­rra­do por la gue­rra ci­vil y la de­rro­ta (y di­vi­sión) de la iz­quier­da. Triun­fa­ba la so­cial­de­mo­cra­cia, el cen­troiz­quier­da: una de las pa­tas del bi­par­ti­dis­mo im­pe­ran­te en Eu­ro­pa has­ta la irrup­ción de la crisis y que, a su pa­so por el po­der, ha de­ja­do al­gún que otro lo­gro so­cial y un re­gue­ro de re­tó­ri­ca.

Los ana­lis­tas sub­ra­yan el in­ten­to de abrir­se a la so­cie­dad, en cla­ve eco­lo­gis­ta —el ac­tual ban­de­rín de en­gan­che de las ma­sas—, del nue­vo-vie­jo par­ti­do de Tsi­pras; la mis­ma so­cie­dad a la que de­cep­cio­nó cuan­do su re­tó­ri­ca an­ti­aus­te­ri­dad se dio de bru­ces con la reali­dad: la de los ban­cos, los acree­do­res y las ins­ti­tu­cio­nes.

Una se­cuen­cia de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Cos­ta-Ga­vras, que re­crea de for­ma fi­de­dig­na la fa­lli­da ne­go­cia­ción de aquel Go­bierno con el Eu­ro­gru­po, re­su­me una de­silu­sión can­ta­da. “¡No pa­sa­rán!”, di­ce en cas­te­llano un mi­nis­tro de Sy­ri­za en­fer­vo­ri­za­do al ini­cio del man­da­to. “Siem­pre aca­ban pa­san­do”, le res­pon­de otro, cons­cien­te (y na­da cí­ni­co). Por­que, con es­te gi­ro al cen­tro, la nue­va Sy­ri­za no ha­ce sino res­tau­rar un bi­par­ti­dis­mo fun­cio­nal, co­mo si el te­rre­mo­to po­lí­ti­co que su­pu­so la irrup­ción de nue­vos par­ti­dos ai­ra­dos de­can­ta­se hoy una reali­dad en la que la ter­ce­ra vía —cual­quie­ra que sea su rum­bo— no es una op­ción.

En­tre epi­so­dios de re­fun­da­ción o fias­cos, co­mo el im­po­si­ble acuer­do de go­bierno en Es­pa­ña, la iz­quier­da eu­ro­pea si­gue ca­biz­ba­ja, con la ex­cep­ción del siem­pre mo­ri­ge­ra­do Por­tu­gal, don­de re­pe­ti­rá go­bierno, o Ko­so­vo, don­de ha triun­fa­do una de las re­en­car­na­cio­nes de la iz­quier­da pos­cri­sis: la na­cio­na­lis­ta. No es­ca­sean los ejem­plos, y los fra­ca­sos, de es­ta sen­si­bi­li­dad: el fran­cés Mé­len­chon, el ale­mán La­fon­tai­ne (na­cio­na­lis­ta en tan­to que an­ti­glo­ba­li­za­dor) o, en Gre­cia, la fac­ción ra­di­cal que sa­lió de Sy­ri­za tras el res­ca­te, hoy irre­le­van­te en tér­mi­nos elec­to­ra­les y tan reac­cio­na­ria que se opu­so a la fir­ma del acuer­do con Ma­ce­do­nia del Nor­te, gran lo­gro de Tsi­pras.

Cuan­do la iz­quier­da pa­ta ne­gra aún no ha­bía asi­mi­la­do su adel­ga­za­mien­to ideo­ló­gi­co, se aba­tió co­mo un tsu­na­mi la crisis de la deu­da y el en­tra­ma­do vi­si­ble del es­ta­blish­ment pa­re­ció co­lap­sar. Pe­ro, ver­sio­nan­do li­bre­men­te a Mon­te­rro­so, cuan­do la iz­quier­da des­per­tó del sue­ño, el di­no­sau­rio del es­ta­blish­ment se­guía allí. Por eso, dán­do­le la vuel­ta a la ma­ni­da fra­se de Tols­tói, po­dría de­cir­se que to­das las iz­quier­das se pa­re­cen en la de­rro­ta, y só­lo di­fie­ren cuan­do aca­ri­cian la vic­to­ria (Gre­cia fren­te a Por­tu­gal, y vi­ce­ver­sa). Sy­ri­za es ya más sis­te­ma que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.