El ti­tán sin múscu­los ni ga­rras

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - Por úl­ti­mo, el con­sa­bi­do pro­ble­ma de

La afir­ma­ción de la UE co­mo po­ten­cia glo­bal pa­re­ce ser el leit­mo­tiv de la nue­va fa­se de la ex­pe­rien­cia co­mu­ni­ta­ria. Ur­su­la von der Le­yen sos­tie­ne que la su­ya se­rá una Co­mi­sión Eu­ro­pea “geo­po­lí­ti­ca”. Jo­sep Bo­rrell, pró­xi­mo res­pon­sa­ble de Ex­te­rio­res del club, afir­ma­ba ya en una entrevista con­ce­di­da a es­te dia­rio en el pa­sa­do mes de ma­yo que Eu­ro­pa de­be “ju­gar una ló­gi­ca de po­ten­cia fren­te a Es­ta­dos Uni­dos”. El con­cep­to es re­cu­rren­te en de­cla­ra­cio­nes de po­lí­ti­cos y ana­lis­tas. Pe­ro: ¿es­tá real­men­te ca­pa­ci­ta­da la UE pa­ra pe­lear con efi­ca­cia en el ring glo­bal con ac­to­res co­mo EE UU y Chi­na?

En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es no­to­rio que el con­jun­to de la UE es una po­ten­cia in­dis­cu­ti­ble, al re­pre­sen­tar al­go más de un 20% del PIB glo­bal, fren­te a un 24% de EE UU y un 14% de Chi­na, se­gún da­tos en dó­la­res co­rrien­tes del FMI. Sin em­bar­go, es­te es­ta­tus de gi­gan­te eco­nó­mi­co no se tra­du­ce en automático en los atri­bu­tos esen­cia­les pa­ra ejer­cer co­mo po­ten­cia glo­bal efec­ti­va: fuer­za mi­li­tar, tec­no­lo­gía pun­te­ra en sec­to­res es­tra­té­gi­cos, y una uni­dad po­lí­ti­ca que per­mi­ta ac­cio­nes efi­ca­ces. Es­tos atri­bu­tos ni es­tán, ni se les es­pe­ra.

Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Es­to­col­mo de In­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra la Paz, Fran­cia fue en 2018 el quin­to país con ma­yor in­ver­sión en De­fen­sa del mun­do (unos 63.000 mi­llo­nes de dó­la­res), el Reino Uni­do, el sép­ti­mo (50.000), y Ale­ma­nia, el oc­ta­vo (49.000). La dis­tan­cia con las dos prin­ci­pa­les po­ten­cias es abis­mal en el ca­so de EE UU (650.000) y muy gran­de en el de Chi­na (250.000). Las úni­cas fuer­zas ar­ma­das eu­ro­peas con ca­pa­ci­dad de com­ba­te con­si­de­ra­ble son la bri­tá­ni­ca y la fran­ce­sa.

Sin em­bar­go, el Reino Uni­do se dis­po­ne a sa­lir de la UE; y am­bas fuer­zas de­ja­ron evi­den­tes gra­ves lí­mi­tes ope­ra­ti­vos en la in­ter­ven­ción en Li­bia de 2011, en la que que­dó cla­ro que era in­dis­pen­sa­ble el apo­yo de EE UU pe­se a la cer­ca­nía del tea­tro de ope­ra­cio­nes y la de­bi­li­dad del ad­ver­sa­rio. En pa­ra­le­lo, los pla­nes de in­te­gra­ción mi­li­tar eu­ro­pea ape­nas se mue­ven, en me­dio de un cor­to­cir­cui­to en el que Pa­rís quie­re pro­fun­di­zar lazos con gru­pos re­du­ci­dos de paí­ses dis­pues­tos a al­ta ope­ra­ti­vi­dad, mien­tras Ber­lín desea avan­zar to­dos jun­tos a me­nor ve­lo­ci­dad.

La cues­tión mi­li­tar.

La UE dis­po­ne de un en­tra­ma­do in­dus­trial no­ta­bi­lí­si­mo. Sin em­bar­go, se ha­lla muy re­za­ga­da en las tec­no­lo­gías más es­tra­té­gi­cas en

La cues­tión tec­no­ló­gi­ca.

ma­te­ria de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, re­des, ser­vi­cios a los con­su­mi­do­res/ges­tión de da­tos, co­mu­ni­ca­cio­nes. La in­no­va­ción en esos sec­to­res cla­ve, en Eu­ro­pa, es in­su­fi­cien­te co­mo pa­ra sos­te­ner am­bi­cio­nes glo­ba­les. Compañías co­mo Goo­gle, Ap­ple, Fa­ce­book, Mi­cro­soft no so­lo en­ca­be­zan los lis­ta­dos de ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til del mun­do sino abren ca­mi­nos tec­no­ló­gi­cos que re­dun­dan en be­ne­fi­cio de su país de ori­gen. Eu­ro­pa tie­ne gran­des compañías, pe­ro no en esos sec­to­res cla­ve. Es no­ta­ble que esos gi­gan­tes de EE UU sean em­pre­sas re­la­ti­va­men­te jó­ve­nes, mien­tras que Eu­ro­pa es in­ca­paz de alum­brar nue­vos ti­ta­nes: los que tie­nen son clá­si­cos del sec­tor in­dus­trial, far­ma­céu­ti­co, pe­tro­le­ro.

La cues­tión po­lí­ti­ca.

fal­ta de cohe­sión po­lí­ti­ca que en­tor­pe­ce la pro­yec­ción glo­bal. Von der Le­yen pro­pu­so su­pe­rar el re­que­ri­mien­to de la una­ni­mi­dad en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior en su dis­cur­so de pre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. La ver­dad es que no es muy rea­lis­ta pen­sar que la UE pue­da ac­tuar de for­ma cons­tan­te y con­sis­ten­te co­mo un ac­tor cohe­sio­na­do y aser­ti­vo.

Ello no im­pi­de que ha­ya ele­men­tos de vi­gor y éxi­tos. El ta­ma­ño eco­nó­mi­co y las com­pe­ten­cias en ma­te­ria co­mer­cial que os­ten­ta Bru­se­las en nom­bre del blo­que le ofre­cen for­ta­le­za en una de las áreas de cho­ques de po­ten­cias. En ma­te­ria de tec­no­lo­gías ver­des la UE pue­de ser pio­ne­ra. En po­lí­ti­ca ex­te­rior, la ac­ción en la crisis de Ucra­nia pue­de con­si­de­rar­se co­mo re­le­van­te. Pe­ro, en pa­ra­le­lo, es evi­den­te la prác­ti­ca irre­le­van­cia de la UE en tan­tos con­flic­tos y pul­sos, in­clui­dos al­gu­nos tan cer­ca­nos co­mo el si­rio o la cues­tión pa­les­ti­na. Con­vie­ne man­te­ner una mi­ra­da rea­lis­ta so­bre el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

/ D. LEBRUN (GETTY)

Ur­su­la von der Le­yen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.