Ma­cron en­ca­ja mal su peor re­vés en la UE

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MARC BASSETS,

Emmanuel Ma­cron es­tá po­co acos­tum­bra­do a per­der. Y me­nos en su te­rreno pre­di­lec­to: la Unión Eu­ro­pea. El pre­si­den­te de la República ha en­ca­ja­do mal el re­cha­zo de la Eu­ro­cá­ma­ra a Syl­vie Gou­lard, la can­di­da­ta fran­ce­sa a uno de los car­gos con más po­der en la Co­mi­sión Eu­ro­pea. “Vi­vi­mos un mo­men­to ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te y sen­si­ble en Eu­ro­pa”, di­jo ayer en una com­pa­re­cen­cia en el Elí­seo jun­to al pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán. “Hay una nue­va Co­mi­sión, un nue­vo Par­la­men­to que se po­nen en mar­cha y que afron­tan, en am­bos ca­sos, una crisis que no de­be­mos per­mi­tir que se ins­ta­le ni que se desa­rro­lle”.

Ma­cron con­si­de­ra que el no a Gou­lard —de mé­ri­tos re­co­no­ci­dos pe­ro so­me­ti­da a una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial en Fran­cia y ba­jo sos­pe­cha por ha­ber co­bra­do un ge­ne­ro­so suel­do de un la­bo­ra­to­rio de ideas— abre una crisis en el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes.

El jue­ves, tras co­no­cer­se el ve­to por 82 vo­tos a fa­vor y 29 en con­tra, el pre­si­den­te fran­cés car­gó con­tra los eu­ro­dipu­tados. E in­di­rec­ta­men­te res­pon­sa­bi­li­zó a la nue­va pre­si­den­ta de la Co­mi­sión, Ur­su­la von der Le­yen —cu­yo nom­bra­mien­to él im­pul­só—, de la de­sig­na­ción frus­tra­da de Gou­lard.

Ma­cron di­jo que Von der Le­yen ha­bía ex­pre­sa­do su pre­fe­ren­cia por Gou­lard an­te otros can­di­da­tos fran­ce­ses. Aña­dió que le ha­bía garantizad­o que con­ta­ba con

El he­cho re­ve­la más que una ‘ven­det­ta’ par­la­men­ta­ria; es un cho­que cul­tu­ral

el res­pal­do de los je­fes de los dos gran­des gru­pos en la Eu­ro­cá­ma­ra, el con­ser­va­dor y el so­cia­lis­ta. Des­pués vo­ta­ron en con­tra.

“Per­de­dor, y mal per­de­dor”, sen­ten­cia Gui­llau­me Ta­bard, edi­to­ria­lis­ta del con­ser­va­dor Le Fi­ga­ro, que ve en es­te epi­so­dio “un gol­pe a la ima­gen de Ma­cron ‘El Eu­ro­peo”. Es de­cir, el pre­si­den­te fran­cés eu­ro­peís­ta y líder de he­cho de la UE.

Nun­ca el Par­la­men­to Eu­ro­peo ha­bía re­cha­za­do a un can­di­da­to fran­cés a la Co­mi­sión. La dam­ni­fi­ca­da di­rec­ta es Gou­lard, que no po­drá ser co­mi­sa­ria de In­dus­tria, De­fen­sa, Cul­tu­ra y Au­dio­vi­sual. Pe­ro el ob­je­ti­vo real era Ma­cron. Tras col­gar­se medallas su­ce­si­vas en los úl­ti­mos me­ses en la UE, el fran­cés ha acu­mu­la­do ad­ver­sa­rios con cuentas que ajus­tar.

El in­ci­den­te va más allá de una ven­det­ta par­la­men­ta­ria: re­ve­la un cho­que cul­tu­ral. En­fren­ta la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta co­mo el fran­cés con el sis­te­ma de la UE: una mez­cla del par­la­men­ta­ris­mo ale­mán con los con­tra­po­de­res de EE UU, don­de, co­mo en Bru­se­las, los car­gos se so­me­ten al exa­men del Se­na­do.

Fran­cia es otro mun­do. Los con­tra­po­de­res son dé­bi­les en la V República que es­ta­ble­ció Char­les De Gau­lle en 1958. Ma­cron ha re­for­za­do el pre­si­den­cia­lis­mo. Ha ejer­ci­do el po­der de una ma­ne­ra ver­ti­cal, con es­ca­sos mi­nis­tros que le ha­gan som­bra y una dis­ci­pli­na par­la­men­ta­ria fé­rrea. No es­tá acos­tum­bra­do a un Par­la­men­to que va­ya por li­bre, co­mo des­ve­ló él mis­mo al ex­tra­ñar­se de que Von der Le­yen hu­bie­se acor­da­do el sí a Gou­lard con los je­fes par­la­men­ta­rios (que lue­go ne­ga­ron tal acuer­do) y que des­pués sus tro­pas hu­bie­sen des­obe­de­ci­do.

El ca­so Gou­lard re­abre el de­ba­te so­bre “el ta­len­to [de Ma­cron] co­mo di­rec­tor de recursos humanos”, es­cri­be Lau­rent Jof­frin, di­rec­tor del pro­gre­sis­ta Li­bé­ra­tion. Es de­cir, su ca­pa­ci­dad pa­ra con­tra­tar a las per­so­nas ade­cua­das pa­ra ca­da car­go. En Fran­cia se le re­pro­cha la de­bi­li­dad de mi­nis­tros co­mo el del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner. O el nom­bra­mien­to co­mo can­di­da­ta en las eu­ro­peas de Nat­ha­lie Loi­seau, sin pe­ga­da elec­to­ral. Gou­lard se­ría el úl­ti­mo ca­so. Aho­ra Ma­cron bus­ca una al­ter­na­ti­va. El fin de se­ma­na pre­vé ha­blar por te­lé­fono con Von der Le­yen an­tes de ce­nar el do­min­go con la canciller An­ge­la Mer­kel. En los pró­xi­mos días, pre­sen­ta­rá un nom­bre.

Es­tá en cues­tión su “ta­len­to co­mo je­fe de recursos humanos”, di­ce un pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.