Nar­ci­sis­mos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Es­toy se­gu­ro de que Jon Bien­zo­bas, el ase­sino, en­tre otros, del pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Fran­cis­co To­más y Va­lien­te, y Mar­cial Gómez Se­quei­ra, el mé­di­co y em­pre­sa­rio ma­dri­le­ño (ex­pre­si­den­te de Sa­ni­tas) que pre­su­me de ha­ber ma­ta­do mi­les de ani­ma­les de has­ta 420 es­pe­cies di­fe­ren­tes, va­rias de ellas en pe­li­gro de ex­tin­ción, se creen en las an­tí­po­das ideo­ló­gi­cas, pe­ro no es­tán tan le­jos. Les une el des­pre­cio por la vi­da, ya sea la de quien pien­sa de for­ma dis­tin­ta a él (Bien­zo­bas), ya sea la de los que con­si­de­ra se­res in­fe­rio­res (Gómez Se­quei­ra).

Ya sé que no es lo mis­mo ma­tar per­so­nas que ani­ma­les. Pe­ro el ac­to de ma­tar es el mis­mo en am­bos ca­sos, por más que el ca­za­dor lo jus­ti­fi­que con ar­gu­men­tos de to­do ti­po, des­de el de­por­te a la tra­di­ción ve­na­to­ria, tan an­ti­gua co­mo la hu­ma­ni­dad. En el fon­do de ese ac­to de vio­len­cia que es des­po­jar de la vi­da a otro ser hay un pro­fun­do ins­tin­to ani­mal que ha­ce que quien lo eje­cu­ta se sien­ta su­pe­rior al otro. Y más cuan­do se rea­li­za sin ne­ce­si­dad, pues no es en de­fen­sa pro­pia ni pa­ra co­mer.

Pe­ro es que hay ade­más otra co­sa que une a Bien­zo­bas y a Gómez Se­quei­ra pe­se a que uno sea eta­rra y el otro fran­quis­ta, uno ase­sino y el otro ca­za­dor de bi­chos. Y es el nar­ci­sis­mo con el que am­bos se ma­ni­fies­tan, el pri­me­ro atre­vién­do­se a ex­po­ner su “obra ar­tís­ti­ca” car­ce­la­ria (pin­tu­ras y es­cul­tu­ras que pro­du­cen ver­güen­za aje­na in­de­pen­dien­te­men­te del pa­sa­do de su au­tor) y el otro po­san­do or­gu­llo­so ro­dea­do de sus tro­feos ci­ne­gé­ti­cos, que al pa­re­cer pre­ten­de ex­po­ner en un mu­seo en Ex­tre­ma­du­ra. Vien­do la “obra” pic­tó­ri­ca de Bien­zo­bas y el mu­seo de los ho­rro­res que al­ber­gan los pa­be­llo­nes de la man­sión ma­dri­le­ña del mé­di­co co­lec­cio­nis­ta de ta­xi­der­mia uno com­pren­de me­jor sus pa­to­lo­gías, en las que el nar­ci­sis­mo jue­ga un pa­pel im­por­tan­te ¿O qué, si no, mue­ve a los dos per­so­na­jes a mos­trar sus “obras” y a pre­su­mir de ellas sin arre­pen­ti­mien­to; al con­tra­rio, jac­tán­do­se, uno, de su pa­sa­do co­mo te­rro­ris­ta y el otro, de ha­ber em­plea­do “11 años y tres me­ses de mi vi­da, 24 ho­ras al día, sin pa­rar, pe­gan­do ti­ros” (EL PAÍS, 6/10/2019)?

En am­bos ca­sos, no obs­tan­te y con­tra lo que po­dría es­pe­rar­se, su nar­ci­sis­mo ha en­con­tra­do eco en ins­tan­cias pú­bli­cas que, pe­se a la dis­tan­cia ideo­ló­gi­ca en­tre sus di­ri­gen­tes (el Ayun­ta­mien­to de Gal­da­kao, en ma­nos de EH Bil­du, y la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, so­cia­lis­ta), han coin­ci­di­do en con­si­de­rar dig­nas de in­te­rés am­bas co­lec­cio­nes, la de pin­tu­ra y es­cul­tu­ra del te­rro­ris­ta pre­so y la de ani­ma­les di­se­ca­dos del com­pul­si­vo ca­za­dor ma­dri­le­ño. Se com­pren­de en el ca­so del pri­me­ro (por más que di­ga, EH Bil­du si­gue sien­do el bra­zo po­lí­ti­co de ETA, o de lo que que­da de la or­ga­ni­za­ción), pe­ro se en­tien­de me­nos en el del se­gun­do, esa Jun­ta ex­tre­me­ña so­cia­lis­ta a la que ideo­ló­gi­ca­men­te se la po­dría su­po­ner a años luz del ca­za­dor que, jun­to a sus tro­feos ci­ne­gé­ti­cos, cuel­ga un re­tra­to al óleo de Fran­co del ta­ma­ño del ñu do­ra­do que ma­tó en Su­dá­fri­ca en una de sus “cru­za­das”, co­mo lla­ma a sus ca­ce­rías Se­quei­ra.

De­cía el na­tu­ra­lis­ta Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te que el hom­bre que dis­fru­ta ma­tan­do ani­ma­les aca­ba sien­do pe­li­gro­so pa­ra los de su es­pe­cie. Del que ya lo es po­co hay que de­cir, co­mo no sea que de­be es­tar a re­cau­do de la jus­ti­cia. En am­bos ca­sos, es­ta­ría bien que su nar­ci­sis­mo no tras­pa­sa­ra el ám­bi­to de la pri­va­ci­dad y me­nos con di­ne­ro pú­bli­co. La obs­ce­ni­dad mo­ral que su­po­ne no hay na­da que pue­da jus­ti­fi­car­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.