El prior del Valle no opon­drá re­sis­ten­cia y la fa­mi­lia ame­na­za con más recursos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - JA­VIER CASQUEIRO,

La Mon­cloa te­nía ya muy avan­za­do el ope­ra­ti­vo pa­ra ex­hu­mar los res­tos del úni­co dic­ta­dor fas­cis­ta eu­ro­peo en­te­rra­do en un mau­so­leo de Es­ta­do ba­jo una enor­me cruz vi­si­ble des­de va­rios ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en una de las prin­ci­pa­les ca­rre­te­ras de ac­ce­so y sa­li­da a Ma­drid, la A-6. En­tre el equi­po de Pe­dro Sán­chez ha ha­bi­do mu­cho de­ba­te in­terno so­bre có­mo sa­car­los y so­bre to­do có­mo tras­la­dar­los has­ta Min­go­rru­bio, a 50 ki­ló­me­tros del Valle de los Caí­dos. La idea del he­li­cóp­te­ro, que evi­ta cual­quier cru­ce con ma­ni­fes­tan­tes en las ca­rre­te­ras que co­nec­tan El Valle de los Caí­dos con El Par­do, pa­re­ce ha­ber ga­na­do en­te­ros en los úl­ti­mos días. Las pa­la­bras de la vi­ce­pre­si­den­ta apun­ta­ron en ese sen­ti­do, aun­que ese ca­pí­tu­lo no es­tá ce­rra­do. “No des­car­ta­mos en ab­so­lu­to ese me­dio de trans­por­te”, di­jo cuan­do le preguntaro­n por el he­li­cóp­te­ro.

Con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas

El Go­bierno no qui­so ha­blar de las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de es­ta de­ci­sión, pe­ro se­ña­ló que es “un gran lo­gro que for­ma­rá par­te de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la”. Fuen­tes del PSOE creen que es­te asun­to po­dría ser­vir pa­ra mo­vi­li­zar a la iz­quier­da y so­bre to­do pa­ra lle­gar a las elec­cio­nes con una de las gran­des pro­me­sas de Sán­chez cum­pli­da.

Des­de la opo­si­ción hu­bo si­len­cio; in­clu­so al­gu­na bur­la. “No voy a de­di­car un mi­nu­to a ha­blar de los hue­sos de Fran­co”, se­ña­ló Al­bert Ri­ve­ra (Ciu­da­da­nos). El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP, Teodoro Gar­cía Egea, bro­meó con la idea de que si hay unas ter­ce­ras elec­cio­nes y una nue­va cam­pa­ña elec­to­ral Sán­chez tal vez “se em­pie­ce a me­ter ya con los Re­yes Ca­tó­li­cos”. El PP cree que la ex­hu­ma­ción de Fran­co “no da pa­ra más” y ase­gu­ró que cuan­do los so­cia­lis­tas “se po­nen ner­vio­sos”, re­cu­rren siem­pre a dos co­sas: “Una de ellas es me­ter mie­do con la ul­tra­de­re­cha y la otra re­su­ci­tar cues­tio­nes del pa­sa­do”.

Con crí­ti­cas o sin ellas, la de­ci­sión es fir­me y so­lo que­da un má­xi­mo de dos se­ma­nas pa­ra eje­cu­tar­la. Pe­ro in­clu­so en las fi­las de la iz­quier­da hu­bo crí­ti­cas: “Se­ría in­digno que al­guien pre­ten­da atri­buir­se co­mo mu­ni­ción elec­to­ral al­go que es una le­ví­si­ma res­tau­ra­ción de la dig­ni­dad de­mo­crá­ti­ca”, di­jo Pa­blo Igle­sias en Mur­cia. El prior del Valle de los Caí­dos, San­tia­go Can­te­ra, ha con­fir­ma­do en los úl­ti­mos días que no opon­drá “re­sis­ten­cia fí­si­ca” a la ex­hu­ma­ción de Fran­co ni a la en­tra­da de las per­so­nas que va­yan a tras­la­dar los res­tos del dic­ta­dor en cum­pli­mien­to de las ór­de­nes

San­tia­go Can­te­ra ape­nas se ex­pre­sa ya en pú­bli­co; de he­cho ayer mis­mo anu­ló su par­ti­ci­pa­ción en una con­fe­ren­cia. Pe­ro en oca­sio­nes se acer­ca a los pe­rio­dis­tas que se plan­tan fren­te a la sa­cris­tía de la Ba­sí­li­ca. Fue así co­mo ayer tras­la­dó a re­dac­to­res de la Sex­ta y Te­le 5 que es­ta­ba “tran­qui­lo, aun­que ni op­ti­mis­ta ni pe­si­mis­ta” y aña­dió que so­bre es­te asun­to ha ac­tua­do “en con­cien­cia”. Fuen­tes del monasterio ra­ti­fi­ca­ron a la re­vis­ta ca­tó­li­ca Vi­da Nue­va que ni él ni los 20 mon­jes allí re­si­den­tes se atrin­che­ra­rán ni blo­quea­rán las puer­tas del monasterio ni lle­va­rán su opo­si­ción a la ex­hu­ma­ción has­ta el ex­tre­mo: “La Aba­día no va a rea­li­zar na­da que se sal­ga del mar­co de la le­ga­li­dad, pe­ro no re­nun­cia a los de­re­chos que la ley otor­ga a to­do ciu­da­dano es­pa­ñol”.

En otra de esas char­las con pe­rio­dis­tas, Can­te­ra apro­ve­chó pa­ra re­ba­tir la te­sis de que si­ga sien­do fa­lan­gis­ta. Y se ex­pli­có: “Yo he si­do fa­lan­gis­ta en un mo­men­to pun­tual de mi vi­da y des­de ese mo­men­to se quie­re ex­pli­car to­do”. Y re­tó a sus de­trac­to­res a que lean sus 20 li­bros pu­bli­ca­dos pa­ra co­no­cer su ver­da­de­ro pen­sa­mien­to. Can­te­ra fue can­di­da­to a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 1993 y a las eu­ro­peas de 1994 por Fa­lan­ge Es­pa­ño­la In­de­pen­dien­te, uno de los par­ti­dos que re­co­gie­ron el mo­vi­mien­to fun­da­do por Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra.

Fuen­tes di­rec­tas re­la­cio­na­das con Can­te­ra ra­ti­fi­can a EL PAÍS que el prior nun­ca ha pen­sa­do en ofre­cer nin­gún ti­po de re­sis­ten­cia fí­si­ca a ese plan del Go­bierno, que de­be ejecutarse an­tes del 25 de oc­tu­bre, y que las úni­cas vías que ha de­fen­di­do del Go­bierno. Tan­to la fa­mi­lia Fran­co co­mo los mon­jes de la Aba­día per­sis­ti­rán “has­ta el fi­nal” en la vía le­gal, con recursos in ex­tre­mis an­te el Cons­ti­tu­cio­nal so­bre la ba­se del de­re­cho ca­nó­ni­co. Con­si­de­ran que Cuel­ga­mu­ros es “in­vio­la­ble” y ame­na­zan con re­cu­rrir al Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Humanos. siem­pre son los recursos. El úl­ti­mo, an­te el Cons­ti­tu­cio­nal. El prior di­ce no te­mer una des­au­to­ri­za­ción de sus su­pe­rio­res o del Pa­pa ni que le ce­sen de su ac­tual des­tino.

La de­fen­sa de los Fran­co, que en­ca­be­za el le­tra­do Luis Fe­li­pe Utre­ra-Mo­li­na —y los 20 mon­jes de la Aba­día— sus­ten­tan su re­cha­zo a la ex­hu­ma­ción en su cri­te­rio de la pre­va­len­cia del de­re­cho ca­nó­ni­co, que con­si­de­ra el lu­gar “in­vio­la­ble” por ser un es­pa­cio de cul­to re­li­gio­so fren­te al de­re­cho vi­gen­te en Es­pa­ña y los reales de­cre­tos apro­ba­dos por el Go­bierno, res­pal­da­dos por el Par­la­men­to y re­fren­da­dos por sen­ten­cias del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Y se re­mi­ten a lo es­ti­pu­la­do en el ar­tícu­lo 1.5 del Con­cor­da­to de Es­pa­ña con la San­ta Se­de de 1979 y a dis­tin­tos ar­tícu­los del ca­non del De­re­cho Ca­nó­ni­co (1160, 1154, 1205, 1213) que, en re­su­men, fi­jan que “la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca ejer­ce li­bre­men­te sus po­de­res y fun­cio­nes en los lu­ga­res sa­gra­dos”. Esa teó­ri­ca in­mu­ni­dad otor­ga­ría to­da la au­to­ri­dad so­bre el re­cin­to al prior, con la úni­ca ex­cep­ción del Pa­pa (ca­non 332). El Su­pre­mo, en su sen­ten­cia, es­ta­ble­ció que la prio­ri­dad en es­te ca­so es de los acuer­dos del Con­se­jo de Mi­nis­tros y que el prior de­bía aca­tar­lo sin más.

Pla­zo ago­ta­do

En su pe­núl­ti­mo re­cur­so, re­gis­tra­do en el Cons­ti­tu­cio­nal el jue­ves, los Fran­co cues­tio­nan el su­pues­to ca­rác­ter de ley de ca­so úni­co de es­te real de­cre­to de ex­hu­ma­ción, de­nun­cia­ron una po­si­ble vul­ne­ra­ción del prin­ci­pio de igualdad (por­que ha­bría otros 192 res­tos mor­ta­les en si­tua­ción si­mi­lar), ale­ga­ron el de­re­cho en exclusiva de los nie­tos a dis­po­ner de los res­tos de su abue­lo y re­ba­tie­ron que se hu­bie­ra ago­ta­do el pla­zo pa­ra de­sig­nar otro lu­gar pa­ra la rein­hu­ma­ción.

El abo­ga­do de los Fran­co re­gis­tró ayer un úl­ti­mo re­cur­so de am­pa­ro en el Cons­ti­tu­cio­nal en el que exi­ge a su sa­la pri­me­ra que se pro­nun­cie en 24 ho­ras so­bre las me­di­das cau­te­la­rí­si­mas con­tra la ex­hu­ma­ción. Y en tono con­mi­na­to­rio plan­tea que si el tri­bu­nal no lo ha­ce en­ten­de­rá “ago­ta­da la vía in­ter­na” y na­cio­nal de sus recursos y so­li­ci­ta­rá “la tu­te­la cau­te­lar an­te el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos Humanos” de Estrasburg­o.

/ ÁN­GE­LES VISDÓMINE (EFE)

El prior San­tia­go Can­te­ra, el pa­sa­do di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.