Fran­co… ¿elec­to­ra­lis­mo?

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

De­fi­ni­ti­va­men­te Sán­chez ha pues­to pla­zo pa­ra sa­car a Fran­co del Valle de los Caí­dos y, sí, se­rá en pre­cam­pa­ña. Igle­sias ya le ha pe­di­do que no ha­ga elec­to­ra­lis­mo atri­bu­yén­do­se la ex­hu­ma­ción del dic­ta­dor co­mo “mu­ni­ción elec­to­ral”. El PP ha acu­sa­do reite­ra­da­men­te a Sán­chez de ha­cer elec­to­ra­lis­mo con es­to. Ri­ve­ra otro tan­to, acu­sán­do­lo de “ju­gar con los hue­sos de Fran­co”. To­dos pa­re­cen per­sua­di­dos de que la ope­ra­ción, si se con­su­ma, se­rá un éxi­to con ren­ta­bi­li­dad elec­to­ral… de ahí que elec­to­ra­lis­mo y elec­to­ra­lis­ta sean dos tér­mi­nos re­pe­ti­dos in­sis­ten­te­men­te co­mo man­tras pa­ra des­acre­di­tar ese éxi­to.

To­do lo que ha­ce es­te Go­bierno, va­ya por de­lan­te, só­lo pue­de ser elec­to­ra­lis­mo. Y la ra­zón es sim­ple: des­de que con­vo­có las elec­cio­nes del 28-A, allá por el 15 de fe­bre­ro, to­da­vía en in­vierno, to­do ha si­do pe­río­do preelec­to­ral, elec­to­ral, post­elec­to­ral, y vuel­ta a em­pe­zar con la ci­ta del 10-N. Con se­gu­ri­dad, el ci­clo elec­to­ral va a pro­lon­gar­se has­ta el nue­vo in­vierno. La mi­tad del tiem­po que lle­va Sán­chez en La Mon­cloa, des­de que cam­bió el col­chón pa­ra alo­jar­se allí, ha es­ta­do en cam­pa­ña. Así que di­fí­cil­men­te hu­bie­ra po­di­do ha­cer al­go en 2019 que no se pres­ta­ra a la acu­sa­ción de elec­to­ra­lis­mo. Eso sí, no só­lo él. Quie­nes acu­san de elec­to­ra­lis­mo al pre­si­den­te tam­bién es­tán ha­cien­do elec­to­ra­lis­mo. El ci­clo elec­to­ral es pa­ra to­dos.

Sán­chez ha aña­di­do, en to­do ca­so, el error des­ca­ra­do de ac­tuar con elec­to­ra­lis­mo in­ne­ce­sa­rio a pro­pó­si­to de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Sí, era in­ne­ce­sa­rio anun­ciar es­to en un mi­tin. A par­tir de ahí, no que­da mar­gen a la du­da. Por de­cir­lo grá­fi­ca­men­te, o ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te, cual­quier le­tra­do yan­qui di­ría en es­te pun­to: “No hay más pre­gun­tas, se­ño­ría”. El de­ta­lle del mi­tin bas­ta pa­ra acu­sar­lo de elec­to­ra­lis­mo. Una pi­fia tan ma­yús­cu­la se­gu­ra­men­te de­la­ta ner­vios con las en­cues­tas. Más allá que­da el en­re­do de uti­li­zar a la Abo­ga­cía del Es­ta­do pa­ra que la Te­sis del No, cuan­do con­ve­nía co­mo ins­tru­men­to de pre­sión, se con­vir­tie­ra en la Te­sis del Sí, cuan­do con­ve­nía co­mo ins­tru­men­to elec­to­ral.

El elec­to­ra­lis­mo es una pa­to­lo­gía po­lí­ti­ca. Cir­cu­la por ahí una fra­se, atri­bui­da a Bis­marck, que sin­te­ti­za la co­sa: “Un es­ta­dis­ta pien­sa en las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes; un po­lí­ti­co, en las pró­xi­mas elec­cio­nes”. Los es­ta­dis­tas es­ca­sean; en­tre­tan­to, el po­lí­ti­co ac­túa siem­pre ha­cien­do cálcu­los. Y lo ha­cen los go­ber­nan­tes y la opo­si­ción; pe­ro so­bre to­do los go­ber­nan­tes con el BOE. Junc­ker lo de­cía bien: “Sa­be­mos lo que hay que ha­cer, pe­ro no sa­be­mos có­mo ser re­ele­gi­dos des­pués de ha­cer­lo”. Y, cla­ro, ser re­ele­gi­dos es lo pri­me­ro. Por eso no siem­pre se ha­ce lo que hay que ha­cer. De ahí lo su­ce­di­do con la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Pe­ro lo de Fran­co es otra co­sa. Sán­chez as­pi­ra­ba a ha­cer­lo des­de el mi­nu­to uno; y la de­ci­sión se arras­tra con recursos des­de la fe­cha fi­ja­da: 10 de ju­nio. Ha ido por de­re­cho. En es­te pro­ce­so, lo anó­ma­lo no es Sán­chez, sino la es­tra­te­gia de PP y Ciu­da­da­nos en lu­gar de su­mar pa­ra aca­bar con es­to rá­pi­do. En es­to, ¿quién ha ac­tua­do por cálcu­los elec­to­ra­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.