La úl­ti­ma ho­ra con Fran­co

Cien­tos de per­so­nas vi­si­tan la tum­ba del dic­ta­dor por úl­ti­ma vez en el Valle de los Caí­dos

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - M. LE­MA / J. C. ES­PI­NO­SA

A las cin­co de la tar­de, la ba­sí­li­ca de Cuel­ga­mu­ros ce­le­bra su par­ti­cu­lar pro­ce­sión del si­len­cio. Una vein­te­na de per­so­nas mi­ra fi­ja­men­te la ban­de­ra de Es­pa­ña que for­man las flo­res de­ja­das so­bre la tum­ba del dic­ta­dor que di­ri­gió el país du­ran­te cua­tro dé­ca­das. So­lo un guar­dia ci­vil rompe la so­lem­ni­dad del mo­men­to. “¿Hi­zo usted el sa­lu­do fas­cis­ta?”, le pre­gun­ta a una se­ño­ra ma­yor ves­ti­da de lu­to. “Lo van a sa­car. Qué más da ya”, res­pon­de ella, des­pués de le­van­tar el cor­dón que pro­te­ge la tum­ba y aga­char­se pa­ra be­sar la lá­pi­da. Que­da una ho­ra pa­ra ver la tum­ba de Fran­co en el Valle de los Caí­dos y has­ta el más fran­quis­ta acep­ta que es­te es el fi­nal de una ro­me­ría que ha du­ra­do mu­cho tiem­po.

Los pri­me­ros pe­re­gri­nos lle­ga­ron en au­to­bús el 23 de no­viem­bre de 1975, día del fu­ne­ral del dic­ta­dor. Los úl­ti­mos vuel­ven aho­ra por la A-6 en ta­xi, Uber y Ca­bify. Ai­tor Eguía es uno de ellos. Ha ve­ni­do con dos ami­gos pa­ra ce­rrar el ci­clo con un re­zo an­te la tum­ba del que lla­ma­ban Caudillo. Pe­ro él tie­ne cla­ro quién manda en el Valle: “El je­fe es el San­tí­si­mo, lo de­más son aña­di­du­ras”, co­men­ta, mien­tras un ni­ño aplau­de si­gi­lo­sa­men­te, co­mo si qui­sie­se dar­le la ra­zón al prior, San­tia­go Can­te­ra, fren­te a la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

El si­len­cio so­la­men­te se in­te­rrum­pe de vez en cuan­do por las pro­tes­tas de los nos­tál­gi­cos, que in­sis­ten a los agen­tes en ha­cer­le “la úl­ti­ma fo­to”. Mu­chos se van sin esa ins­tan­tá­nea, pe­ro se des­pi­den per­sig­nán­do­se fren­te a la tum­ba de quien ya­ce unos me­tros más aba­jo. “No he vis­to la tum­ba”, se la­men­ta Ana Cris­ti­na Ana­ya, una cos­ta­rri­cen­se de 37 años que ha cam­bia­do su vi­si­ta al Es­co­rial al en­te­rar­se de que ayer era el úl­ti­mo día pa­ra tra­tar de di­vi­sar, en su ca­so sin éxi­to, a Fran­co.

Al­gu­nos llo­ran sin con­sue­lo y mi­ran el re­loj pa­ra sa­ber cuán­to tiem­po que­da an­tes del cie­rre. Otros no se en­te­ran prác­ti­ca­men­te de na­da. Dos jó­ve­nes fran­ce­sas ca­mi­nan ha­cia la sa­li­da; ríen de los ner­vios y, con un fuer­te acen­to, co­men­tan ató­ni­tas: “Es­ta­mos aquí por­que co­no­ce­mos la his­to­ria y nos pi­ca­ba la cu­rio­si­dad, pe­ro no es­ta­mos de acuer­do con el Caudillo”. Su com­pa­ñe­ra la co­rri­ge al ins­tan­te: “¡Per­dón! Es que así le lla­ma­ban to­dos al­re­de­dor”. Es­tas dos es­tu­dian­tes de fi­lo­lo­gía lle­van un par de se­ma­nas en Es­pa­ña y, co­mo mu­chos, se han en­te­ra­do de la ex­hu­ma­ción de ca­mino al Valle. “Nos lo ha di­cho el ta­xis­ta en el tra­yec­to”, ad­mi­ten.

La guar­dia ci­vil da un pri­mer avi­so: que­dan 20 mi­nu­tos pa­ra el cie­rre. Al­gu­nos asis­ten­tes se lo to­man co­mo una gro­se­ría. “Es­to no pue­de es­tar pa­san­do”, co­men­ta in­dig­na­da una mu­jer de edad avan­za­da mien­tras mue­ve la ca­be­za de la­do a la­do en se­ñal de des­apro­ba­ción. Mu­chos de­ci­den mar­char­se. Clau­dio Gómez, de 35 años, es uno de ellos. Su pa­re­ja no quie­re ha­blar: “No pen­séis que so­mos fa­chas”. Am­bos coin­ci­den en el ca­rác­ter his­tó­ri­co del mo­men­to. Pa­ra ellos, no se tra­ta de blan­quear a Fran­co, sino de es­tar ahí y ver una es­ce­na su­pues­ta­men­te his­tó­ri­ca. “Y eso que nos he­mos en­te­ra­do aquí so­bre el cie­rre del lu­gar”. El no­vio cru­za los bra­zos y ba­ja la voz cuan­do no­ta que otros vi­si­tan­tes pa­san a su la­do. Su ac­ti­tud es el me­jor re­fle­jo de la plu­ra­li­dad de los asis­ten­tes.

Ade­más de la mez­cla en­tre es­pon­tá­neos y se­gui­do­res de Fran­co, lla­ma la aten­ción la diversidad de eda­des. “Nos enor­gu­lle­ce ver a tan­to cha­val”, di­ce un an­ciano con ca­mi­sa de ti­ran­tes que no quie­re ser iden­ti­fi­ca­do. Se­ña­la a dos jó­ve­nes al fon­do, an­tes del pasillo que da ac­ce­so al mo­nu­men­to. Se tra­ta de un par de her­ma­nos de So­ria, de 23 y 19 años, que vi­ven su pri­me­ra vez —y úl­ti­ma, tam­bién— en el Valle de los Caí­dos. Ha­cen co­men­ta­rios en con­tra de la ex­hu­ma­ción, pe­ro re­pi­ten ma­cha­co­na­men­te la mis­ma fra­se con un por­te prác­ti­ca­men­te na­po­leó­ni­co: “El que no co­no­ce su his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la”.

Dan las seis de la tar­de; se aca­bó. Ana y Pi­lar ayudan a María Je­sús, que con­si­gue arras­trar su an­da­dor ha­cia el ex­te­rior de la ba­sí­li­ca. Las tres an­cia­nas, asi­duas de Cuel­ga­mu­ros, cie­rran la pro­ce­sión. Un gru­po de jó­ve­nes ha­ce so­nar el Ca­ra el Sol des­de su co­che, mien­tras el as­tro des­apa­re­ce len­ta­men­te por de­trás de la mon­ta­ña que api­la a mi­les de ca­dá­ve­res de la Gue­rra Ci­vil. En es­ta es­pe­cie de af­ter nos­tál­gi­co so­lo im­por­ta uno de esos ca­dá­ve­res. La mú­si­ca ce­sa. Han pa­sa­do la úl­ti­ma ho­ra con Fran­co.

“El je­fe es el San­tí­si­mo, lo de­más son aña­di­du­ras”, co­men­ta un asi­duo

Dos jó­ve­nes: “El que no co­no­ce la his­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la”

/ SAN­TI BUR­GOS

La en­tra­da al Valle de los Caí­dos, ce­rra­da ayer por la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.