Un cui­da­dor por ca­da 17 cui­da­do­ras

Más de 7,7 mi­llo­nes de eu­ro­peas no tra­ba­jan pa­ra ha­cer­se car­go de fa­mi­lia­res fren­te a ca­si me­dio mi­llón de hom­bres, lo que agra­va la bre­cha sa­la­rial y de pen­sio­nes “Es un esfuerzo in­vi­si­ble en lo eco­nó­mi­co”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PI­LAR ÁL­VA­REZ,

Ha­ce mu­cho que de­jó de ser ma­yo­ri­ta­rio el pa­no­ra­ma en el que la mu­jer, ama de ca­sa, se que­da con los ni­ños y es­pe­ra al marido con las pan­tu­flas y la ce­na pre­pa­ra­das. Pe­ro los cui­da­dos si­guen sien­do co­sa de mu­je­res de for­ma abru­ma­do­ra en Eu­ro­pa. Más de 7,7 mi­llo­nes de eu­ro­peas o no bus­ca­ron tra­ba­jo o de­ja­ron el que te­nían en 2018 pa­ra cui­dar de fa­mi­lia­res —me­no­res, en­fer­mos o ma­yo­res— fren­te a ca­si me­dio mi­llón de hom­bres. Así lo re­fle­jan da­tos cru­za­dos de Eu­ros­tat con ciu­da­da­nos de 20 a 64 años. Es de­cir, ellas si­guen apar­can­do su pro­gre­sión pro­fe­sio­nal con mu­cha más asi­dui­dad. En Eu­ro­pa hay un hom­bre de­di­ca­do a cui­dar a los su­yos por ca­da 17 mu­je­res.

Una de ellas es María Gar­cía, de 45 años, que renunció dos ve­ces. Pri­me­ro de­jó su em­pleo en una em­pre­sa de me­dio am­bien­te in­dus­trial pa­ra lle­var des­de ca­sa un ne­go­cio de ju­gue­tes eco­ló­gi­cos y po­der cui­dar de sus dos hi­jos. Y en­ton­ces, al pe­que­ño le diag­nos­ti­ca­ron una leu­ce­mia: “Aca­ba­ba de em­pe­zar. La mis­ma no­che del diag­nós­ti­co me di­je­ron: ‘Su hi­jo se pue­de mo­rir’. Mi ca­be­za no es­ta­ba en el mar­ke­ting”. Co­mo ella era au­tó­no­ma, su marido, Mi­guel, co­gió la re­duc­ción de jor­na­da por te­ner un hi­jo con cán­cer. Am­bos pa­sa­ron un año al pie de la ca­ma de un hos­pi­tal, él con re­mu­ne­ra­ción y ella sin na­da: “Cuan­do to­do se cal­mó, Mi­guel se pu­so a tra­ba­jar y yo co­gí par­te de esa ba­ja. Se­guía pa­gan­do la cuo­ta de au­tó­no­mos”. Aho­ra que el pe­que­ño ha vuel­to al co­le, la ma­dri­le­ña ha re­to­ma­do su pro­yec­to, aun­que acep­ta­ría en­can­ta­da un tra­ba­jo con ho­ra­rio fle­xi­ble que le per­mi­tie­ra pa­sar to­do el tiem­po po­si­ble con sus hi­jos y le ga­ran­ti­za­ra más in­gre­sos. Du­da de po­der En % so­bre el to­tal de tra­ba­ja­do­res de en­tre 20 y 64 años. Año 2018. HOM­BRES

Es­lo­va­quia R. Che­ca Hun­gría Ir­lan­da Es­to­nia Reino Uni­do Po­lo­nia Ita­lia Bul­ga­ria UE-28 Mal­ta Fran­cia Ale­ma­nia Chi­pre Es­pa­ña Fin­lan­dia Lu­xem­bur­go Bél­gi­ca Gre­cia Aus­tria Ho­lan­da Croa­cia Le­to­nia Por­tu­gal Li­tua­nia Ru­ma­nia Es­lo­ve­nia Sue­cia Di­na­mar­ca MU­JE­RES en­con­trar­lo. Y sa­be que to­do es­to le pa­sa­rá fac­tu­ra, con lo que ga­na aho­ra y con la pen­sión que le va a que­dar.

La bre­cha sa­la­rial en Eu­ro­pa es del 16% y la de las pen­sio­nes su­pera el 30%. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal con­si­de­ra que no se va a po­der al­can­zar la igualdad has­ta que pa­se ca­si un si­glo: en el año 2117.

La evo­lu­ción, efec­ti­va­men­te, es len­ta. El por­cen­ta­je anual de eu­ro­peas que aban­do­na­ron su em­pleo pa­ra cui­dar de la fa­mi­lia ape­nas se ha mo­vi­do del 5% del to­tal en ca­si en una dé­ca­da, des­de que Eu­ro­pa es­ta­ba su­mi­da en ple­na El di­ne­ro y el esfuerzo que se em­plea en cui­dar “es in­vi­si­ble por­que no es­tá tra­du­ci­do a tér­mi­nos eco­nó­mi­cos”, de­nun­cia Ana Fer­nán­dez des­de el Lobby Eu­ro­peo de Mu­je­res. “Se­ría ne­ce­sa­rio que Eu­ros­tat lo re­co­pi­la­ra en re­la­ción con el tiem­po pa­ga­do y no pa­ga­do de mu­je­res y hom­bres, pa­ra ver la si­tua­ción con­cre­ta en ca­da país a lo lar­go del tiem­po y la com­pa­ra­ción en­tre paí­ses”, aña­de. La so­ció­lo­ga María Án­ge­les Du­rán hi­zo el cálcu­lo en Es­pa­ña. Su es­ti­ma­ción es que esa ocu­pa­ción que des­can­sa nor­mal­men­te so­bre las es­pal­das de es­po­sas o ma­dres que atien­den a en­fer­mos o me­no­res equi­val­dría a 28 mi­llo­nes de em­pleos.

Du­rán ve di­fí­cil tras­la­dar­lo a tér­mi­nos eu­ro­peos por la fal­ta de da­tos y la di­fe­ren­cia de pre­cios en los cui­da­dos re­mu­ne­ra­dos. Pe­ro cree que hay que ha­cer­lo y tam­bién cen­trar el esfuerzo en los ma­yo­res, con una po­bla­ción en Eu­ro­pa cu­ya es­pe­ran­za de vi­da au­men­ta tres me­ses ca­da año.

crisis en 2009. Y el de hom­bres tam­po­co ha os­ci­la­do de­ma­sia­do. La si­tua­ción en Es­pa­ña ha me­jo­ra­do un po­co más en el por­cen­ta­je to­tal —del 4,8 al 3,9% de las mu­je­res, se­gún los da­tos de Eu­ros­tat—. Pe­ro el des­fa­se en­tre ellos y ellas es aún ma­yor aquí: ca­si 20 ve­ces más. Son 554.000 es­pa­ño­las que no tra­ba­jan fue­ra de ca­sa pa­ra cui­dar fren­te a 28.000 es­pa­ño­les.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea lle­va año re­co­men­dan­do cla­ves, co­mo el tra­ba­jo fle­xi­ble pa­ra fa­vo­re­cer los cui­da­dos que fa­ci­li­ta­ría la ca­rre­ra a mu­je­res co­mo María Gar­cía. Re­co­mien­da per­mi­sos igua­les de ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad —que Es­pa­ña al­can­za­rá en 2021 y que es­tán le­jos de ser ho­mo­gé­neos en Eu­ro­pa— y la me­jo­ra de la red de es­cue­las in­fan­ti­les. “En mu­chos Es­ta­dos miem­bros hay gran fal­ta de guar­de­rías. Es po­si­ble des­ti­nar fon­dos eu­ro­peos y fi­nan­cia­ción pa­ra es­tos cen­tros. Lo más im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res cuan­do tie­nen hi­jos y quie­ren tra­ba­jar es que se que­den tran­qui­las so­bre dón­de es­tán sus hi­jos”, va­lo­ra la di­rec­to­ra ge­ne­ral de Jus­ti­cia y Con­su­mo de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Tii­na As­to­la, du­ran­te las jor­na­das ¿Eu­ro­pa por la igualdad de gé­ne­ro?, or­ga­ni­za­das en Hel­sin­ki por el Ins­ti­tu­to Eu­ro­peo de Igualdad de Gé­ne­ro (EIGE), a las que fue in­vi­ta­do EL PAÍS. As­to­la ve ne­ce­sa­rios pla­zos y pla­nos de ac­ción: “Es im­por­tan­te”.

Pe­ro hay un pa­so pre­vio. “Ha­ce fal­ta un cam­bio de men­ta­li­dad”, sub­ra­ya Án­ge­les Gui­sa­do, otra ma­dre es­pa­ño­la que de­jó de la­do su tra­ba­jo pa­ra cui­dar y que aho­ra reivin­di­ca un cam­bio des­de la aso­cia­ción #Ma­miCon­ci­lia. Gui­sa­do, de 37 años, es abo­ga­da pe­ro de­jó el des­pa­cho en el que tra­ba­ja­ba al te­ner al pri­me­ro de sus dos hi­jos: “De­ci­dí ir­me por­que cuan­do co­mu­ni­qué el em­ba­ra­zo no re­ci­bie­ron la no­ti­cia con al­ga­ra­bía”. Es­tu­vo un año cui­dan­do de su hi­jo ma­yor y, cuan­do em­pe­zó a bus­car otro em­pleo, se que­dó em­ba­ra­za­da de la se­gun­da: “Era im­po­si­ble pre­sen­tar­me en un pues­to y de­cir: ‘Hola, es­toy em­ba­ra­za­da”. Gui­sa­do aún re­cuer­da cuan­do, tras to­mar un año de ba­ja, le pre­gun­tó una co­no­ci­da: “¿Có­mo pre­ten­des que al­guien te to­me en se­rio aho­ra des­pués de un año?”. Aún se re­vuel­ve.

La so­ció­lo­ga del CSIC María Án­ge­les Du­rán, una de las gran­des es­tu­dio­sas de los cui­da­dos en Es­pa­ña, avi­sa tam­bién de que “sin una opinión pú­bli­ca a fa­vor no se van a mo­ver las le­yes”. Y aña­de que lo que sir­ve en un país pue­de no ha­cer­lo en otro: “De­pen­de del con­jun­to. To­me­mos dos paí­ses su­per­de­sa­rro­lla­dos, co­mo Sue­cia y Ale­ma­nia, don­de el ideal de vi­da es to­tal­men­te dis­tin­to. En Sue­cia no se ve mal una mu­jer de­ci­de no cui­dar a sus hi­jos o a sus pa­dres. En Ale­ma­nia se ve bien con los ma­yo­res, pe­ro se con­si­de­ra que una mu­jer que de­ja a su cria­tu­ra es una ma­la ma­dre”.

“La bre­cha del cui­da­do es el prin­ci­pio del res­to de bre­chas”, con­si­de­ra Ana So­fía Fer­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­ta del Lobby Eu­ro­peo de Mu­je­res. Fer­nán­dez advierte de que mo­ver esas bre­chas lo po­co que aho­ra se mue­ven de­pen­de “del esfuerzo in­hu­mano de mu­je­res que no res­pi­ran, que a lo me­jor con­si­guen no aban­do­nar su tra­ba­jo a cos­ta de ha­cer­lo en sá­ba­dos y con mu­cho esfuerzo”. Lo que se lla­ma la ter­ce­ra jor­na­da. Ellas de­di­can 13 ho­ras se­ma­na­les más de me­dia que los hom­bres a cui­da­dos y ta­reas do­més­ti­cas no re­mu­ne­ra­das, co­mo la lim­pie­za o la co­ci­na. To­do un mes al año, el equi­va­len­te a unas va­ca­cio­nes en­te­ras cui­dan­do de otros.

/ SA­MUEL SÁN­CHEZ

Una ma­dre cui­da de su hi­jo en­fer­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.