Ab­suel­tas las par­ti­ci­pan­tes en la pro­ce­sión del co­ño in­su­mi­so

El juez fa­lla que no bus­ca­ron ofen­der los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - EVA SAIZ,

Las tres ac­ti­vis­tas pro­ce­sa­das por par­ti­ci­par en la pro­ce­sión del co­ño in­su­mi­so el pa­sa­do 1 de ma­yo de 2014 en Se­vi­lla han si­do ab­suel­tas del de­li­to de aten­tar con­tra los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, por el que la Fis­ca­lía re­cla­ma­ba una mul­ta de 3.000 eu­ros pa­ra ca­da una de ellas, y de de­li­to de odio, que tam­bién pe­día la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, ejer­ci­da por la aso­cia­ción Abo­ga­dos Cris­tia­nos. El juez cree que la fi­na­li­dad de las mu­je­res al par­ti­ci­par en esa per­for­man­ce no era la de “ofen­der los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos”. En el ca­so del de­li­to de odio, en la sen­ten­cia se es­ta­ble­ce que nin­gu­na de las tres mu­je­res pro­fi­rie­ron du­ran­te la mar­cha “aren­gas o pro­cla­mas” que in­ci­ta­ran “di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te” a ese sen­ti­mien­to.

“Se ha he­cho jus­ti­cia, y es la pri­me­ra con­di­ción pa­ra per­mi­tir el avan­ce de­mo­crá­ti­co y que las mu­je­res po­da­mos ha­cer crí­ti­ca a la Ad­mi­nis­tra­ción”, se fe­li­ci­tó Antonia Áva­los, una de las acu­sa­das. Áva­los, miem­bro de la Aso­cia­ción Mu­je­res Su­per­vi­vien­tes de la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, de­fen­dió en la vis­ta oral, jun­to al res­to de acu­sa­das, Ol­ga L. y Ro­cío B., que su par­ti­ci­pa­ción en lo que se de­no­mi­nó “aque­la­rre fe­mi­nis­ta” te­nía por ob­je­to lla­mar la aten­ción so­bre la de­sigual­dad de la mu­jer, por el he­cho de ser mu­jer, en el ám­bi­to la­bo­ral, reivin­di­can­do sus de­re­chos en el Día del Tra­ba­jo.

Las tres mu­je­res fue­ron las úni­cas a las que la po­li­cía pu­do iden­ti­fi­car en­tre las más de 200 per­so­nas que el 1 de ma­yo de ha­ce cin­co años par­ti­ci­pa­ron en la “pro­ce­sión de la ar­chi­co­fra­día del san­tí­si­mo co­ño in­su­mi­so y santo en­tie­rro de los de­re­chos so­cio­la­bo­ra­les”. En ella se por­tó por el cen­tro de Se­vi­lla una va­gi­na de lá­tex de unos dos me­tros de al­to or­na­men­ta­da co­mo los pa­lios de la Se­ma­na San­ta se­vi­lla­na, pro­fi­rien­do gri­tos co­mo “la Vir­gen María tam­bién abor­ta­ría” o “va­mos a que­mar la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal”. Tam­bién se le­ye­ron ver­sio­nes del Cre­do o del Ave María con pro­cla­mas fe­mi­nis­tas.

El juez en­tien­de pro­ba­do que con esa per­for­man­ce las ac­ti­vis­tas “pre­ten­dían efec­tuar reivindica­ciones so­cia­les, la­bo­ra­les y fe­mi­nis­tas” y, aun­que es crí­ti­co con las for­mas, en­mar­ca la pro­tes­ta en el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra de­fen­der los de­re­chos de las mu­je­res. “Pa­ra en­sal­zar la fe­mi­ni­dad, pa­ra po­ner a la mu­jer en el si­tio que le co­rres­pon­de y que cier­ta­men­te me­re­ce, no es ne­ce­sa­rio sa­car a la ca­lle una va­gi­na de plás­ti­co”, opi­na el ma­gis­tra­do, que a con­ti­nua­ción, aña­de: “Pe­ro la fi­na­li­dad no era ofen­der los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos”. Pa­ra el juez la fal­ta de in­ten­ción es esen­cial pa­ra no con­si­de­rar que se cum­ple el ti­po pe­nal re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 525.1 del Có­di­go Pe­nal, que san­cio­na ese de­li­to.

En la sen­ten­cia re­cuer­da que “no exis­te un lí­mi­te cla­ro y pre­ci­so en la co­li­sión de los de­re­chos [a la li­ber­tad de ex­pre­sión y al sen­ti­mien­to re­li­gio­so] y de­be­rá ser ca­da cues­tión plan­tea­da en jui­cio oral ana­li­za­da de ma­ne­ra de­ta­lla­da y por­me­no­ri­za­da”.

/ PA­CO PUEN­TES

Ma­ni­fes­ta­ción en Se­vi­lla de apo­yo a las acu­sa­das de un de­li­to con­tra el sen­ti­mien­to re­li­gio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.