Có­mo eva­luar a los pro­fe­so­res, se­gún los pro­fe­so­res

El Fo­ro de Educación de EL PAÍS ana­li­za un cam­po de la en­se­ñan­za en el que Es­pa­ña es­tá a la co­la de la OCDE

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - IGNACIO ZA­FRA,

¿Hay que eva­luar a los pro­fe­so­res? La pre­gun­ta plan­tea­da es­ta se­ma­na por el Fo­ro de Educación de EL PAÍS ha re­ci­bi­do más de 250 res­pues­tas de miem­bros de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, prin­ci­pal­men­te do­cen­tes, que se in­cli­nan ma­yo­ri­ta­ria­men­te por ha­cer­lo co­mo for­ma de me­jo­rar la ca­li­dad del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Es­pa­ña es aho­ra uno de los paí­ses de la OCDE don­de me­nos se eva­lúa al pro­fe­so­ra­do. El Go­bierno anun­ció en no­viem­bre su in­ten­ción de in­tro­du­cir un sis­te­ma de eva­lua­ción al que los pro­fe­so­res pue­dan su­mar­se vo­lun­ta­ria­men­te.

Un sec­tor de los do­cen­tes que han par­ti­ci­pa­do en el de­ba­te plan­tea­do por es­te pe­rió­di­co en su web se mues­tra en con­tra con dos ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les: les qui­ta­ría tiem­po pa­ra pre­pa­rar las cla­ses y aten­der a los alum­nos, co­mo di­ce, en­tre otras, María Án­ge­les Sán­chez, pro­fe­so­ra en Me­li­lla; y no se­ría jus­to eva­luar so­lo al pro­fe­so­ra­do y no al res­to de em­plea­dos pú­bli­cos, co­mo mé­di­cos, jue­ces y otros fun­cio­na­rios, se­ña­la Ca­ta­li­na Roig, do­cen­te de Se­cun­da­ria en Ibiza.

Las res­pues­tas afir­ma­ti­vas per­fi­lan los ele­men­tos que, se­gún la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va, de­be­rían for­mar par­te de la eva­lua­ción. Son los si­guien­tes:

Los do­cen­tes pi­den que se en­car­guen per­so­nas que ha­yan pa­sa­do por las au­las

El dato más re­pe­ti­do a te­ner en cuen­ta es el re­sul­ta­do aca­dé­mi­co de los alum­nos del pro­fe­sor eva­lua­do a cor­to y me­dio pla­zo (es­to es, cuan­do ya no es­tán a su car­go). Do­cen­tes co­mo Mi­riam Arrio­la y Lara Cres­po men­cio­nan otros, co­mo el gra­do de co­la­bo­ra­ción que el pro­fe­sor ten­ga con sus com­pa­ñe­ros del claus­tro, su im­pli­ca­ción

Qué eva­luar.

en el cen­tro y su tra­ba­jo con las fa­mi­lias.

Los pro­fe­so­res se ma­ni­fies­tan muy ma­yo­ri­ta­ria­men­te a fa­vor de que los eva­lúen otros pro­fe­so­res, ins­pec­to­res edu­ca­ti­vos o, en to­do ca­so, pro­fe­sio­na­les que ten­gan años de ex­pe­rien­cia en las au­las y co­noz­can los con­te­ni­dos de la asig­na­tu­ra. Vo­ces co­mo la de la maes­tra San­dra Ruiz abo­gan por que lo ha­ga per­so­nal que no per­te­nez­ca al cen­tro. Otros, co­mo Pe­dro Jo­sé Mar­tí­nez, pro­fe­sor en Mur­cia, reclaman que se res­pe­te la “diversidad del pro­fe­so­ra­do”; es de­cir, que un pro­fe­sor pue­de ser bueno tan­to apo­yán­do­se mu­cho en las nue­vas tec­no­lo­gías co­mo ha­cién­do­lo en la ex­po­si­ción oral y la pi­za­rra.

Quién de­be ha­cer­lo. Con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas.

Los re­sul­ta­dos de la eva­lua­ción de­ben te­ner, se­gún par­te de las res­pues­tas, re­fle­jo en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal —de he­cho, de­be­ría ser­vir pa­ra ar­ti­cu­lar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal que hoy no exis­te, des­ta­ca Joa­quín Gar­cía An­drés, pro­fe­sor en Bur­gos— y por tan­to te­ner di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con­se­cuen­cias sa­la­ria­les. Con to­do, mu­chos pro­fe­so­res creen que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la eva­lua­ción de­ber ser el de ayu­dar al do­cen­te, mos­trán­do­le en qué de­be me­jo­rar.

Quie­nes se opo­nen ven in­jus­to que no se ana­li­ce tam­bién a otros fun­cio­na­rios

La eva­lua­ción de­be te­ner en cuen­ta el con­tex­to so­cio­eco­nó­mi­co en el que el pro­fe­sio­nal desa­rro­lla su tra­ba­jo, se­ña­la, en­tre otros, Víc­tor Ma­nuel Ro­drí­guez, di­rec­tor edu­ca­ti­vo de la fun­da­ción Fuhem. El ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, re­sal­tan, no es igual en un co­le­gio don­de pre­do­mi­nan los alum­nos cu­yos pa­dres tie­nen es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios que en otro con un ele­va­do ín­di­ce de ex­clu­sión.

Va­lo­rar el con­tex­to.

Va­rias res­pues­tas creen ne­ce­sa­rio eva­luar no so­lo a los pro­fe­so­res, sino tam­bién la ges­tión del cen­tro. Héc­tor Va­len­cia, maes­tro en Le­xing­ton (Ken­tucky), plan­tea “ana­li­zar los da­tos ob­te­ni­dos por cur­sos y a es­ca­la de to­da la es­cue­la pa­ra ha­llar las for­ta­le­zas del cen­tro y las áreas de me­jo­ra”.

Eva­luar la di­rec­ción.

Va­rios pa­dres de­fien­den que los es­tu­dian­tes in­ter­ven­gan en la eva­lua­ción. Los pro­fe­so­res, en ge­ne­ral, lo re­cha­zan, al con­si­de­rar que pre­mia­rían so­bre to­do a los do­cen­tes que fue­ran ge­ne­ro­sos con las no­tas. Fran­cis­co Tes­tón, je­fe de es­tu­dios en Sa­la­man­ca, afir­ma que su cen­tro lle­va años ha­cien­do en­cues­tas a los alum­nos y que los re­sul­ta­dos les re­sul­tan úti­les.

El pa­pel de los alum­nos.

El Fo­ro de Educación de EL PAÍS plan­tea­rá el lu­nes una nue­va pre­gun­ta en su web: Ex­traes­co­la­res: ¿cuán­tas son de­ma­sia­das?

/ ULY MARTÍN

Cla­se de Ma­te­má­ti­cas en un ins­ti­tu­to de Za­mo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.