“No es épo­ca fá­cil pa­ra los es­cri­to­res”

OL­GA TO­KAR­CZUK

El País (País Vasco) - - CULTURA - MICHAL NOGAS, Es­cri­to­ra y ga­na­do­ra del Pre­mio No­bel 2018

La na­rra­do­ra po­la­ca Ol­ga To­kar­czuk, 57 años, fue dis­tin­gui­da el jue­ves con el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra de 2018, que no se con­ce­dió el año pa­sa­do por los es­cán­da­los en la Aca­de­mia Sue­ca. Ho­ras des­pués de la no­ti­cia, la au­to­ra eco­lo­gis­ta y fe­mi­nis­ta, en una entrevista, des­cri­be la si­tua­ción po­lí­ti­ca de su país an­te las elec­cio­nes del do­min­go y re­fle­xio­na so­bre la crisis de la Aca­de­mia Sue­ca.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo so­nó la no­ti­cia del No­bel por te­lé­fono?

Res­pues­ta. No me acuer­do, por­que cuan­do me apa­re­ció un nú­me­ro sue­co a la una me­nos cuar­to de la tar­de, tu­ve cla­ro pa­ra qué me lla­ma­ban. Cuan­do me en­te­ré de que lo ha­bía ga­na­do, me di­je que no, que era im­po­si­ble. Al otro la­do del te­lé­fono es­cu­ché: ‘¡Y tan po­si­ble!’.

P. ¿Qué pen­só tras col­gar?

R. Es un es­ta­do di­fí­cil de de­fi­nir. Me de­tu­ve a un la­do de la ca­rre­te­ra, atur­di­da. Sin pa­la­bras, sin­tien­do co­mo un va­cío... Des­pués em­pe­cé a pre­gun­tar­me por su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do.

P. ¿Y ya sa­be qué sig­ni­fi­ca?

R. Cuan­do pien­so en el No­bel se me vie­ne a la men­te una ima­gen de Wis­la­wa Szym­bors­ka [es­cri­to­ra po­la­ca pre­mia­da con es­te ga­lar­dón en 1996]. Ten­go que acos­tum­brar­me al he­cho de que mi nom­bre es­té aso­cia­do a él.

P. ¿Mi­ra­rá aho­ra su ca­rre­ra de otra ma­ne­ra?

R. Sien­to lo que siem­pre he sen­ti­do. Que ca­mi­né a pe­sar de ser cons­cien­te del ries­go de que se rie­ran de mí di­cien­do: ‘Si no hay quien la en­tien­da’.

P. Es­te pre­mio se lo con­ce­den a una es­cri­to­ra po­la­ca que lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res y de las mi­no­rías, los de los re­fu­gia­dos, los de los ani­ma­les...

R. En el mun­do ac­tual, la Aca­de­mia Sue­ca es uno de los po­cos pun­tos de re­fe­ren­cia só­li­dos, un fa­ro que nos per­mi­te na­ve­gar. Me com­pla­ce que ha­yan su­pe­ra­do la crisis mo­ral del año pa­sa­do.

P. El No­bel es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra una es­cri­to­ra que di­ce co­sas que in­co­mo­dan a los po­lí­ti­cos. Usted de­di­có el pre­mio a los

“La Aca­de­mia Sue­ca es uno de los po­cos pun­tos de re­fe­ren­cia só­li­dos”

“Vi­vi­mos un mun­do de cam­bios y no sa­be­mos en qué di­rec­ción pue­den ir”

po­la­cos y nos pi­dió que lu­chá­se­mos por la de­mo­cra­cia.

R. Vi­vi­mos en un mun­do de cam­bios y no en­ten­de­mos exac­ta­men­te en qué di­rec­ción pue­den de­ri­var. Sin em­bar­go, un cen­troeu­ro­peo com­pren­de lo te­rri­bles que pue­den lle­gar a ser, por­que vi­vi­mos en el es­pa­cio don­de tu­vo lu­gar el Ho­lo­caus­to. Un escritor de Eu­ro­pa Cen­tral tie­ne me­mo­ria y sa­be lo que pue­de pa­sar si se per­mi­te que los Go­bier­nos que di­vi­den a la gen­te asu­man el po­der. La elec­ción que ha­re­mos el do­min­go se­rá, con to­da pro­ba­bi­li­dad, ab­so­lu­ta y ci­vi­li­za­do­ra. De­ci­di­re­mos si Po­lo­nia per­ma­ne­ce en el círcu­lo de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal o si se se­pa­ra y avan­za por los ca­mi­nos si­nuo­sos del au­to­ri­ta­ris­mo, o qui­zá de la vio­len­cia.

P. ¿Qué va­lo­res de­ben guiar­nos cuan­do va­ya­mos a vo­tar?

R. An­te to­do, los que unen e in­te­gran a la gen­te, de­mos­tran­do que to­dos so­mos pa­re­ci­dos. Ha­cien­do hin­ca­pié en la co­rres­pon­sa­bi­li­dad pa­ra con los más dé­bi­les y los excluidos. Ideas que di­cen que las per­so­nas son igua­les, que las mu­je­res tie­nen sus de­re­chos, que exis­te la li­ber­tad re­li­gio­sa y que la diversidad es un bien.

P. ¿Cree que aún te­ne­mos esa opor­tu­ni­dad?

R. Ab­so­lu­ta­men­te.

P. Du­ran­te años, mu­cha gen­te la ha in­sul­ta­do, ha di­cho que se com­por­ta in­dig­na­men­te co­mo po­la­ca. Y aho­ra esas mis­mas per­so­nas le ex­pre­san apre­cio y or­gu­llo.

R. Yo, una mu­jer po­la­ca que es­cri­be en po­la­co so­bre asun­tos que a me­nu­do son es­pe­cí­fi­ca­men­te po­la­cos, es­toy co­mo aho­ra, en Ale­ma­nia, ha­blo con gen­te de di­fe­ren­tes paí­ses y veo có­mo se dan cuen­ta de que yo, y lo que es­cri­bo, per­te­ne­ce­mos a un círcu­lo más gran­de que Po­lo­nia. En mi país de­be­ría­mos ser cons­cien­tes de que so­mos par­te de un en­te ma­yor: so­mos eu­ro­peos y ciu­da­da­nos del mun­do.

P. ¿Es cons­cien­te de que pa­ra mu­chas per­so­nas se­rá un orácu­lo y una au­to­ri­dad mo­ral?

R. En pri­mer lu­gar, se­ré es­cri­to­ra. Se tra­ta de una for­ma de co­mu­ni­car­se dis­tin­ta a las de­cla­ra­cio­nes po­lí­ti­cas, y me gus­ta­ría se­guir desem­pe­ñan­do mi pa­pel. Los es­cri­to­res no vi­vi­mos una épo­ca fá­cil en un mun­do que se es­tá des­mo­ro­nan­do an­te nues­tros ojos.

/ MAR­TIN MEISSNER (AP)

La es­cri­to­ra Ol­ga To­kar­czuk, ayer en la rue­da de pren­sa que dio en Düs­sel­dorf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.