Abu­cheos en el es­treno de ‘Gi­se­lle’ en el Tea­tro Real

El País (País Vasco) - - CULTURA - ROGER SA­LAS

Han pa­sa­do 13 años des­de que el En­glish Na­tio­nal Ba­llet (ENB) pa­sa­ra por el es­ce­na­rio del Real ba­jo la di­rec­ción en­ton­ces del ca­na­dien­se Way­ne Ea­gling con un me­dio­cre La­go de los cis­nes, idea­do por De­rek Dea­ne. ENB es­tu­vo des­pués, en 2014, en los Tea­tros del Ca­nal con El cor­sa­rio, ya ba­jo la di­rec­ción de Tamara Ro­jo (Mon­treal, 1974). Aho­ra, con es­ta Gi­se­lle pre­ce­di­da de su im­pac­to me­diá­ti­co y de los pre­mios bri­tá­ni­cos, el asun­to se ha com­pli­ca­do. En el es­treno hu­bo abu­cheos de un sec­tor del pú­bli­co que a pun­to es­tu­vie­ron de in­te­rrum­pir la fun­ción; los mo­ti­vos de la pro­tes­ta fue­ron el so­ni­do elec­tro­acús­ti­co y su des­pia­da­do vo­lu­men, así co­mo la de­fi­cien­te ilu­mi­na­ción. En el se­gun­do ac­to, ya en el in­fra­mun­do, la co­sa re­mon­tó al­go con la tra­ge­dia ar­gu­men­tal.

Des­de siem­pre, el ENB ha si­do una com­pa­ñía por la que “pa­sa gen­te”, una es­pe­cie de trampolín pa­ra mu­chos bue­nos ar­tis­tas. Eso ha­ce que su plan­ti­lla sea muy cam­bian­te, as­pec­to que tie­ne tan­to de po­si­ti­vo co­mo de ne­ga­ti­vo (en­tre los so­bre­vi­vien­tes de la vi­si­ta de 2005 es­tá Ja­mes Stree­ter). Aho­ra el con­jun­to tie­ne un buen ni­vel y cum­ple con es­ta in­mer­sión en un es­ti­lo de bai­le que le es na­tu­ral­men­te ajeno. La pro­pia Ro­jo es­tá en­tre­ga­da a ese via­je, en una ma­du­rez de ca­li­bre, man­te­nien­do su fuer­za. El Al­brecht de Stree­ter fue gris, mien­tras que el Hi­la­rión del nor­te­ame­ri­cano Jef­frey Ci­rio go­zó de intensidad.

Lo de la mú­si­ca es dis­cu­ti­ble; los in­gle­ses po­nen de los ner­vios al mun­do del ba­llet en es­to de “me­jo­rar”, co­mo John Lanch­bery, en­men­dán­do­le la pla­na de or­ques­ta­ción a Her­tel o a Hé­rold, o Richard Bonyn­ge ha­cien­do lo pro­pio con Pug­ni o Dri­go. Tie­ne to­da la ló­gi­ca del mun­do que el co­reó­gra­fo Akram Khan se sien­ta más có­mo­do con La­mag­na que con Adam, pe­ro el re­sul­ta­do es atra­bi­lia­rio, li­te­ral­men­te des­tem­pla­do y vio­len­to. Al prin­ci­pio, unos loops so­bre el mo­ti­vo de las trom­pas (avi­so de la cor­te y ca­ce­ría) y de la co­da del pas de deux del se­gun­do ac­to dan una idea que lue­go se di­lu­ye a mal.

Del ves­tua­rio dí­ga­se que es in­com­pren­si­ble. Es lo que pa­sa cuan­do a un di­se­ña­dor chino de éxi­to le de­jas que in­ter­pre­te a su ai­re una man­tua, ver­da­de­ro ins­tru­men­to ma­nie­ris­ta del lu­jo po­si­sa­be­lino, tan ajeno a su uni­ver­so cul­tu­ral de ori­gen.

So­la­men­te dos bo­ce­tos de for­ma­cio­nes acer­can la plás­ti­ca de aho­ra a la ma­triz: la dia­go­nal de las Wi­llis y ese cru­ce de las ar­tis­tas de la­do a la­do de la es­ce­na, sal­tan­do su de­ses­pe­ra­ción y aca­so su ira. La concepción de las Wi­llis en Khan tie­ne más que ver con Fu­rias de Da Pon­te que con las do­lien­tes áni­mas de Hei­ne, no di­ga­mos ya de re­la­to o ins­pi­ra­ción en el li­bre­to de Théop­hi­le Gau­tier. Y así lle­ga­mos a otras con­si­de­ra­cio­nes y a cier­to prag­ma­tis­mo. Es in­te­li­gen­te por par­te de Ro­jo des­mar­car­se de la in­ve­te­ra­da com­pe­ten­cia con Ro­yal Ba­llet, bus­car su pro­pia sa­li­da, pe­ro al­go es­ta vez ha fa­lla­do. Es ver­dad que cuan­do Mats Ek ideó so­bre Ana Laguna en 1982 su Gi­se­lle mo­der­na en Cull­berg Ba­llet no fue del to­do acep­ta­da, pe­ro hoy ha de­ve­ni­do ejem­plo de qué ha­cer con el re­per­to­rio sin per­der el nor­te, aun mi­ran­do al es­te o al sur.

/ JA­VIER DEL REAL (EFE)

Tamara Ro­jo y Ja­mes Stree­ter, en un en­sa­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.