La for­ja del ma­go Yun­ke

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Al ama­ne­cer so­na­ba lo pri­me­ro el yun­que del herrero. Lue­go es­ta­ban las cam­pa­nas que lla­ma­ban a mi­sa. A me­dia ma­ña­na, en el si­len­cio del pue­blo se oía el gri­to de al­gún buho­ne­ro, la flau­ta del afi­la­dor, tal vez el re­buzno de un asno, el re­lin­cho de al­gún ca­ba­llo y la can­ti­ne­la de la ta­bla de mul­ti­pli­car que sa­lía por los ven­ta­na­les de la es­cue­la. Eran los so­ni­dos na­tu­ra­les de es­te pue­blo, Vi­la­ve­lla, en tiem­pos ya le­ja­nos. Cuan­do la cam­pa­na ta­ñía pa­ra avi­sar de que en mi­sa se es­ta­ba al­zan­do a Dios, los ca­rros de la­bran­za, que iban al cam­po, se de­te­nían; en el la­va­de­ro pú­bli­co las mu­je­res de­ja­ban de fre­gar la ro­pa; los ci­clis­tas se apea­ban de la bi­ci­cle­ta; en la ca­lle los vian­dan­tes que­da­ban pa­ra­li­za­dos y des­pués de un mi­nu­to de re­co­gi­mien­to la gen­te se san­ti­gua­ba y vol­vía a po­ner­se en mar­cha, co­mo si por ar­te de ma­gia al­guien le hu­bie­ra da­do cuer­da a un en­gra­na­je co­lec­ti­vo. Lo úni­co que en me­dio de ese si­len­cio re­li­gio­so no ha­bía de­ja­do de so­nar era el yun­que del herrero, el abue­lo de es­te ma­go.

En aque­llos años, en la he­rre­ría de Jo­sé María el Ca­me­ño, de bue­na ma­ña­na se afi­la­ban las aza­das de los jor­na­le­ros y se he­rra­ba a los ca­ba­llos. Car­men, su hi­ja pe­que­ña, co­la­bo­ra­ba es­pan­tán­do­le las mos­cas al ani­mal con un tra­po pa­ra evi­tar que sol­ta­ra una coz. Olía a uña que­ma­da el ai­re de al­re­de­dor y era ma­ra­vi­llo­sa la for­ma con que el herrero for­ja­ba en el yun­que a mar­ti­lla­zos la he­rra­du­ra, que me­tía y sa­ca­ba de la fra­gua os­cu­ra.

En el pue­blo vi­vía al­qui­la­do en la plan­ta su­pe­rior de la he­rre­ría un prac­ti­can­te, el se­ñor Mus, un ti­po ba­ro­jiano, quien so­lía ali­viar­se el ham­bre ha­cien­do jue­gos de ma­nos y pe­que­ños tru­cos de ma­gia a los ba­ñis­tas del bal­nea­rio. Al mo­rir, el pi­so fue ocu­pa­do por Car­men, la hi­ja, re­cién ca­sa­da, y po­co des­pués allí na­ció, en 1975, un ni­ño pe­li­rro­jo, que fue bau­ti­za­do con el nom­bre de Sal­va­dor. Te­nía cua­tro años cuan­do un día el ni­ño pe­li­rro­jo abrió un ar­ma­rio y se en­con­tró con al­gu­nos ex­tra­ños ar­ti­lu­gios de ma­gia que el se­ñor Mus, el prac­ti­can­te pres­ti­di­gi­ta­dor, ha­bía ol­vi­da­do an­tes de ir­se al otro mun­do: unas ba­ra­jas, una bo­te­lla de fal­so cris­tal, al­gu­nas go­mas de co­lo­res, una car­te­ra con dos cuer­pos, ca­jas de do­ble fon­do. El ni­ño pe­li­rro­jo co­men­zó a ju­gar con aque­llos ex­tra­ños ar­ti­lu­gios co­mo si fue­ran la úni­ca reali­dad po­si­ble, de mo­do que al lle­gar al uso de ra­zón la ma­gia ya era su ló­gi­ca.

Cuan­do lle­gó a la ado­les­cen­cia, po­seí­do de una ex­tra­ña sen­si­bi­li­dad pa­ra ver el do­ble fon­do que tie­nen to­das las co­sas de es­te mun­do, co­men­zó a di­ver­tir­se con la ha­bi­li­dad de sus ma­nos. Tra­ba­ja­ba en una fá­bri­ca de azu­le­jos y so­lo pa­ra sor­pren­der a sus com­pa­ñe­ros ha­cía des­apa­re­cer pie­zas en la ca­de­na de mon­ta­je. El en­car­ga­do le de­cía: “Sal­va, no ha­gas ton­te­rías, que tú de es­tas gi­li­po­lle­ces no vas a vi­vir”. Su ma­dre mu­rió muy jo­ven. No lle­gó a ver sus pri­me­ros éxi­tos an­te el pú­bli­co, pe­ro con­fe­sa­ba a sus ami­gas: “El meu ro­get fa­rà co­ses molt grans en es­ta vi­da. (Mi pe­que­ño pe­li­rro­jo ha­rá gran­des co­sas en es­ta vi­da)”.

Pues­to que exis­ten fuer­zas mis­te­rio­sas que se con­ci­tan, hu­bo un ma­go de Vi­la-real, quien al co­no­cer las ex­tra­or­di­na­rias fa­cul­ta­des de es­te pe­li­rro­jo, an­tes de re­ti­rar­se del ofi­cio, le regaló to­dos los tru­cos y le en­se­ñó a ejer­cer la ilu­sión an­te el pú­bli­co. El pe­li­rro­jo se di­ver­tía ha­cien­do jue­gos de ma­nos en las fies­tas, en bo­das y bau­ti­zos del pue­blo, ex­ci­ta­do por la fe­li­ci­dad y el asom­bro que cau­sa­ba. Así fue to­man­do al­tu­ra has­ta con­ver­tir­se en un crea­dor de tru­cos, dis­cí­pu­lo pre­di­lec­to y su­ce­sor de Ta­ma­rit y de Da­vid Cop­per­field. Con más de 200 ac­tua­cio­nes al año en cual­quier ciu­dad del mun­do, hoy sir­ve de atrac­ción en los con­gre­sos mun­dia­les de ma­gos y aca­ba de ga­nar el Cam­peo­na­to Mun­dial de Ma­gia, or­ga­ni­za­do en Co­rea por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de So­cie­da­des Má­gi­cas.

En la fra­gua de su abue­lo su­ce­día que a me­di­da que se apli­ca­ba más ca­lor, el hie­rro iba pa­san­do del co­lor ro­jo al anaran­ja­do y fi­nal­men­te al blan­co in­can­des­cen­te. Aho­ra se sa­be que con el ca­lor los áto­mos del me­tal ad­quie­ren una vi­bra­ción que se con­vier­te en una ener­gía lu­mí­ni­ca.

Ha­cia 1880, Tho­mas Edi­son apli­có es­te fe­nó­meno ru­di­men­ta­ria­men­te al fi­la­men­to de la bom­bi­lla eléc­tri­ca y Max Planck, en 1900, al ana­li­zar es­te in­ven­to des­cu­brió que la luz no era un flui­do con­ti­nuo, sino que se trans­mi­tía me­dian­te par­tí­cu­las, a las que lla­mó quan­tum. La fí­si­ca cuán­ti­ca per­mi­te a una par­tí­cu­la es­tar en dos si­tios a la vez, ir de un lu­gar a otro sin pa­sar por el me­dio, ba­jar ha­cia arri­ba y su­bir ha­cia aba­jo. Eso es exac­ta­men­te lo que ha­ce el ma­go Yun­ke, es­tar y no es­tar, es­ca­par a tra­vés de una pa­red, par­tir en dos el cuer­po hu­mano y re­com­po­ner­lo a su an­to­jo, en­tre otros mi­la­gros. De aquel yun­que de su abue­lo, que so­na­ba en el si­len­cio má­gi­co del pue­blo se ha forjado es­te Yun­ke, cam­peón mun­dial de ma­gia.

/ JOR­DI SOCÍAS

El ma­go Yun­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.