“Se lla­ma mal­va­das a las mu­je­res que in­ten­tan lu­char por su li­ber­tad”

An­ge­li­na Jo­lie, en una con­ver­sa­ción con EL PAÍS en Lon­dres por el es­treno de ‘Ma­lé­fi­ca’, ha­bla de fe­mi­nis­mo y de có­mo sus hi­jos se han con­ver­ti­do en su prio­ri­dad

El País (País Vasco) - - GENTE - VIR­GI­NIA MAR­TÍ­NEZ,

El pa­sa­do mes de agos­to An­ge­li­na Jo­lie gri­tó a los cua­tro vien­tos, en un ar­tícu­lo que es­cri­bió en la re­vis­ta Elle, que el mun­do ne­ce­si­ta­ba “más mu­je­res, mu­je­res mal­va­das”, co­mo una me­tá­fo­ra de mu­jer em­po­de­ra­da que lu­cha con­tra las in­jus­ti­cias y los abu­sos. Por eso era de es­pe­rar que su po­si­ción an­te el fe­mi­nis­mo fue­ra pro­ta­go­nis­ta en el es­treno de su nue­va pe­lí­cu­la, y en una se­ma­na en la que se cum­plen dos años del mo­vi­mien­to Me­Too.

El fil­me, en el que la ac­triz vuel­ve a in­ter­pre­tar pre­ci­sa­men­te el pa­pel de un personaje a prio­ri dia­bó­li­co, Ma­lé­fi­ca, la lle­vó el pa­sa­do jue­ves has­ta Lon­dres, don­de re­ci­bió a EL PAÍS. “Las eti­que­tas de mu­je­res per­ver­sas y mal­va­das sue­len po­ner­se a aque­llas que tratan de so­bre­vi­vir a al­go. Pe­ro no es que sean per­ver­sas o mal­va­das, sino que su­fren e in­ten­tan lu­char por su li­ber­tad, por sus de­re­chos. Co­mo por ejem­plo po­der ir a la es­cue­la o ca­sar­se con quie­nes quie­ran”, de­cla­ró.

Sin em­bar­go, el pa­so al fren­te que la es­ta­dou­ni­den­se, de 44 años, dio ha­ce dos me­ses en de­fen­sa de la igualdad, que­dó en Lon­dres al­go des­ca­fei­na­do con su in­ten­ción de que­rer acla­rar que la “mu­jer no tie­ne que ser más fuer­te que el hom­bre”. “La ma­ne­ra de avan­zar ha­cia ade­lan­te es en­con­trar un equi­li­brio”, sos­tie­ne. Una ma­ti­za­ción que vol­vió a re­pe­tir más tar­de en la rue­da de pren­sa de la pre­sen­ta­ción de Ma­lé­fi­ca: Maes­tra del mal, que se es­tre­na el

pró­xi­mo vier­nes en Es­pa­ña. “Nor­mal­men­te de­ci­mos que una mu­jer fuer­te tie­ne que ven­cer al hom­bre, ser co­mo él o in­clu­so que no le ne­ce­si­ta, pe­ro nos ne­ce­si­ta­mos mu­tua­men­te y apren­de­mos el uno del otro. Así que es­te es el men­sa­je pa­ra las ni­ñas: que en­cuen­tren su pro­pio po­der, pe­ro que ade­más apren­dan de ellos [de los hom­bres]”.

/ ISA­BEL IN­FAN­TES (AFP)

An­ge­li­na Jo­lie, a su lle­ga­da al es­treno de Ma­lé­fi­ca: Maes­tra del mal en Lon­dres el pa­sa­do miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.