Los ico­nos tam­bién llo­ran

El País (País Vasco) - - GENTE -

Pa­ra mí, la en­tre­ga de pre­mios de ICON, una re­vis­ta que ce­le­bra la mas­cu­li­ni­dad evo­lu­cio­na­da, es sin du­da una de las fies­tas del año. Ca­da vez es más rui­do­sa. Juan Cruz amo­nes­tó a los pre­sen­tes pa­ra que ca­lla­ran y es­cu­cha­ran el dis­cur­so de Ma­ri­sa Pa­re­des acep­tan­do su pre­mio por una ca­rre­ra es­te­lar. Con­si­guió amai­nar a las fie­ras pe­ro el ru­gi­do se se­guía es­cu­chan­do, con­fir­man­do que no es una en­tre­ga de pre­mios cual­quie­ra. Es una ce­le­bra­ción que reúne a dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes: yo mis­mo jun­to al jo­ven­cí­si­mo elen­co de Éli­te. O el muy ico­no­clas­ta Bob Pop al la­do de Paul B. Pre­cia­do, que na­ció Bea­triz e in­vi­tó en su dis­cur­so a que bo­rre­mos to­das las fron­te­ras de gé­ne­ro. Una in­vi­ta­ción que po­dría­mos ca­li­fi­car de icó­ni­ca.

En los años no­ven­ta, eras gla­mu­ro­so. Aho­ra, icó­ni­co. ¿Qué es el gla­mur?

Y, ¿qué es icó­ni­co? Am­bas co­sas son apren­di­das y no na­ces con ellas: la ma­yo­ría de las ve­ces ellas te eli­gen y te com­pro­me­tes a ha­cer­las evo­lu­cio­nar, sin de­jar de dis­fru­tar­las. Por eso, el rui­do y la fu­ria de la fies­ta de­mues­tran que a pe­sar de que ser icono te ha­ga sen­tir pe­lín en­va­ra­do, si­gue ha­bien­do mo­vi­mien­to. Vi­da. De los me­jo­res re­cuer­dos que guar­do de esa no­che es cuan­do C. Tan­ga­na vino a re­co­ger su pre­mio ICON de mú­si­ca, ves­ti­do con una ca­mi­sa con el ros­tro de Ma­rilyn Mon­roe. Un sím­bo­lo sexy so­bre otro sím­bo­lo sexy y con me­dio si­glo de di­fe­ren­cia en­tre ellos. Me subió la tem­pe­ra­tu­ra y mi Dries Van No­ten “co­mo de ta­pi­ce­ría”, que es­cri­bió Luz Sán­chez-Me­lla­do, se me en­ta­lló un par de cen­tí­me­tros. “Siem­pre me pier­do en las fies­tas”, avi­só el mú­si­co y yo re­cor­dé una ad­ver­ten­cia de mi pa­dre al prin­ci­pio de mi vi­da amo­ro­sa: “Cui­da­do con los mú­si­cos por­que pen­sar en me­lo­días y le­tras los vuel­ve muy ines­ta­bles”.

Lo ines­ta­ble se trans­for­ma en es­ta­bi­li­dad pa­ra los ico­nos. Me ha en­tris­te­ci­do que dos parejas icó­ni­cas del les­bia­nis­mo ha­yan ro­to en la mis­ma se­ma­na. To­ñi Moreno lo ha de­ja­do con Ro­sa­na y San­dra Bar­ne­da con Na­go­re Ro­bles. Por un mo­men­to, deseé lla­mar­las, con un tono cal­cu­la­do en­tre la tristeza por la se­pa­ra­ción y la im­por­tan­cia del com­pro­mi­so LGTB. Lue­go me di cuen­ta de que no ten­go el nú­me­ro de te­lé­fono de nin­gu­na. San­dra y Na­go­re me en­can­ta­ban por­que eran un po­co co­mo Rubén y yo, dis­tin­tas pe­ro uni­das. Siem­pre apre­cié de Na­go­re su re­la­ción con So­fía Cris­to, con nom­bre de rei­na e hi­ja DJ de Bár­ba­ra Rey. Con To­ñi y Ro­sa­na me sen­tía cóm­pli­ce, dis­fru­to mu­cho con To­ñi en sus en­tre­vis­tas y me ha­bía acos­tum­bra­do a ver a Ro­sa­na apar­car su moto de­lan­te del ins­ti­tu­to de be­lle­za al que acu­do, co­mo si qui­sie­ra es­tar más guapa pa­ra es­ta nue­va re­la­ción. En­tien­do que es bueno guar­dar cier­to lu­to en las se­pa­ra­cio­nes. Ayuda a de­pu­rar­nos y a pre­pa­rar­nos pa­ra, co­mo de­cía Juan Gabriel en Así fue, que es­cri­bió pa­ra Isa­bel Pan­to­ja: “A en­con­trar un buen amor. Y a ol­vi­dar. Y a per­do­nar”.

En la fies­ta de ICON con­fir­mé que las ten­den­cias es­tán, co­mo tan­tas es­pe­cies, en ex­tin­ción. Ya no hay esa pre­sión de que es­te mes hay que po­ner­se tal co­sa. La ten­den­cia se cam­bió por la in­fluen­cia y lo que vi en la fies­ta es que pue­des mez­clar y ha­cer lo que te da la ga­na. Y que quie­ras o no, en el ca­mino pa­ra ha­cer­te un icono tie­nes que des­pren­der­te de ten­den­cias.

Co­mo el amor y ser icono es una mez­cla com­pli­ca­da, he de­ci­di­do apo­yar a Mónica Naranjo des­pués de leer unas con­vul­sio­na­das de­cla­ra­cio­nes de su ex. Mónica es un icono gay pre­ci­sa­men­te por­que en los años no­ven­ta apa­re­ció ella con sus ca­de­nas y su vo­za­rrón can­tan­do De­sá­ta­me y to­dos com­pren­di­mos que ha­bía que desatar­se. Naranjo me in­vi­tó a su pro­gra­ma, Mónica y el se­xo, don­de ha de­cla­ra­do co­sas que han mo­les­ta­do a su ex. Pa­ra mí, al con­tra­rio, acom­pa­ñar­la a ver una es­cue­la de sam­ba en Río de Ja­nei­ro me hi­zo sen­tir la hu­ma­ni­dad del icono. Cuan­do la vi co­lo­cán­do­se el pe­na­cho de plu­mas de una de las bai­la­ri­nas, qui­se agra­de­cer­le las ho­ras de bai­le que vi­ví con sus can­cio­nes en Are­na, una mí­ti­ca dis­co­te­ca de Bar­ce­lo­na. Esos bai­les ayu­da­ron a li­be­rar más mi “lo­ca in­te­rior” e ini­ciar mi ca­mino ha­cia el gay icó­ni­co. Por eso me asom­bra que su ex­ma­ri­do de­cla­re aho­ra que Mónica le da­ba “mie­do”. Al­go que qui­zás dé pie a un nue­vo pro­gra­ma de te­le­vi­sión que se ti­tu­le Los ico­nos tam­bién llo­ran.

To­ñi Moreno lo ha de­ja­do con Ro­sa­na y San­dra Bar­ne­da con Na­go­re Ro­bles

/ GTRES

To­ñi Moreno y Ro­sa­na, en fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.