‘Wish You We­re He­re’, el equi­li­brio en­tre van­guar­dia y sen­ti­mien­to

El dis­co de Pink Floyd lo­gró el nú­me­ro uno en Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos

El País (País Vasco) - - LAS COLECCIONE­S DE EL PAÍS - EL PAÍS,

Da­vid Gil­mour to­ca un riff que ha com­pues­to ha­ce al­gún tiem­po, en­tre con­cier­to y con­cier­to. Roger Wa­ters le di­ce al­go así co­mo: “Vuel­ve a to­car­lo, pe­ro más len­to”. Los dos miem­bros de Pink Floyd sa­ben que tie­nen al­go bueno. Era 1974 y fue el ini­cio de Wish you we­re he­re . El ál­bum es la ter­ce­ra en­tre­ga de la co­lec­ción Pink Floyd, que lle­ga ma­ña­na a los quios­cos con EL PAÍS. Tam­bién es­tá dis­po­ni­ble en la pá­gi­na web de Co­lec­cio­nes (co­lec­cio­nes.el­pais.com).

La ban­da ve­nía de pu­bli­car The Dark Si­de of the Moon en 1973 y ex­pe­ri­men­tar la ex­plo­sión de su po­pu­la­ri­dad. Du­ran­te el pro­ce­so de crea­ción y pre­sen­ta­ción de es­te tra­ba­jo ha­bían des­car­ta­do al­gu­nas pie­zas y com­pues­to al­gu­nas lí­neas me­ló­di­cas que aca­ba­ron vol­ca­das en Wish you we­re he­re, don­de vol­vie­ron a apos­tar por un ál­bum con­cep­tual. El 6 de enero de 1975 en­tra­ron en los es­tu­dios Ab­bey Road pa­ra comenzar una gra­ba­ción in­ter­mi­ten­te.

Los pro­ble­mas men­ta­les y la fal­ta de co­ne­xión con el mun­do real y con las per­so­nas que­ri­das son una cons­tan­te en el dis­co. Ha­cen re­fe­ren­cia tan­to a Syd Ba­rrett, pri­mer can­tan­te del gru­po aque­ja­do de es­qui­zo­fre­nia, co­mo a la si­tua­ción del gru­po, im­bui­do en la es­pi­ral de la fa­ma mun­dial. Cu­rio­sa­men­te, Ba­rrett apa­re­ció en una de las se­sio­nes de gra­ba­ción tras años ale­ja­do de los miem­bros de la ban­da.

El tiem­po que no es­ta­ban gra­ban­do, es­ta­ban de gi­ra por Nor­tea­mé­ri­ca con al­gu­nos es­pec­tácu­los épi­cos, co­mo el que ofre­cie­ron el 7 de ju­nio en Ha­mil­ton, On­ta­rio, don­de de­to­na­ron tal car­ga de pi­ro­tec­nia que es­ta­lló el mar­ca­dor del es­ta­dio. En es­tos con­cier­tos in­clu­ye­ron al­gu­nas can­cio­nes del dis­co en mar­cha, co­mo Shi­ne On You Crazy Dia­mond, pe­ro no fue has­ta sep­tiem­bre cuan­do edi­ta­ron el ál­bum, que lle­gó a nú­me­ro uno en Es­ta­dos Uni­dos y Reino Uni­do.

La por­ta­da

Pink Floyd es co­no­ci­do por sus por­ta­das es­pec­ta­cu­la­res. No des­cui­da­ba ni la es­té­ti­ca ni el sig­ni­fi­ca­do de las mis­mas. Wish you we­re he­re se pre­sen­tó den­tro de un en­vol­to­rio ne­gro que ahon­da­ba en la idea de la inexis­ten­cia, la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. Una pe­ga­ti­na con la ima­gen de dos ma­nos ro­bó­ti­cas que se dan la mano an­ti­ci­pan los cua­tro ele­men­tos que en los que in­da­gan las imá­ge­nes in­te­rio­res.

En la por­ta­da, un hom­bre tra­jea­do ar­de en lla­mas mien­tras es­tre­cha la mano de otro. Pa­ra es­ta ima­gen vis­tie­ron a un es­pe­cia­lis­ta con ro­pa ig­ní­fu­ga ba­jo el tra­je y la pe­lu­ca. Lle­ga­ron a pren­der­le fue­go has­ta 15 ve­ces. A los la­dos de los pro­ta­go­nis­tas, fue­ra del en­cua­dre, se apos­ta­ba el per­so­nal con los ex­tin­to­res. El hom­bre en lla­mas es un ven­de­dor de dis­cos que, se­gún re­la­tó el es­tu­dio en­car­ga­do, Hipg­no­sis, “es­tá mo­ral­men­te au­sen­te y ca­re­ce de in­te­gri­dad”, sím­bo­lo de la vo­ra­ci­dad de la in­dus­tria.

El res­to de imá­ge­nes pa­san por el agua, la tie­rra y el ai­re con hom­bres sin ros­tro ins­pi­ra­dos en la obra del ar­tis­ta su­rrea­lis­ta René Ma­grit­te.

/ REUTERS/STEFAN WERMUTH

Unos vi­si­tan­tes se fo­to­gra­fían en la ex­po­si­ción de­di­ca­da a Pink Floyd en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.