Su úni­co de­fec­to es que se sa­be tan su­pe­rior que a ve­ces comete erro­res im­pro­pios

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

mi­ra­das, el cen­tro del mun­do. Por­que es pre­ci­sa­men­te al mun­do al que le quie­re de­mos­trar de qué pas­ta es­tá he­cho, y eli­ge el pe­nal­ti más bur­lón y arries­ga­do del mues­tra­rio pa­ra de­cir­nos que el mie­do no se hi­zo pa­ra él. “No se­rá ca­paz de vol­ver­lo a re­pe­tir”, nos de­ci­mos. Pe­ro sí, las ve­ces que sean ne­ce­sa­rias pa­ra que no lo con­fun­da­mos con un mar­ca­dor

Po­cas ve­ces he co­no­ci­do a un ju­ga­dor con tan­ta con­fian­za en sí mis­mo, un ras­go al que le de­be mu­chas de sus vir­tu­des y un úni­co de­fec­to: se sa­be de­ma­sia­do bueno has­ta sen­tir­se su­pe­rior, lo que pro­vo­ca con­ta­dos erro­res, pe­ro im­pro­pios de su ca­te­go­ría. Bas­ta con ver­lo ju­gar pa­ra en­ten­der esa fe en sí mis­mo. Cuan­do sal­ta, cuan­do co­rre, cuan­do dispu­ta, cuan­do jue­ga, hay al­go abu­si­vo en su mis­ma fi­gu­ra que ha­ce has­ta ob­via tan­ta se­gu­ri­dad. Co­mo a to­do líder, tam­bién le de­fi­ne su va­len­tía: la fí­si­ca, pa­ra me­ter la pier­na en cual­quier si­tio (po­bre del que se ani­me a me­ter­la en el mis­mo lu­gar); y la mo­ral, pa­ra ha­cer fren­te a las pre­sio­nes me­diá­ti­cas, a los me­mes o a las crisis pe­rió­di­cas que ace­chan al Ma­drid. En esos mo­men­tos su áni­mo pa­re­ce de amian­to y en el ves­tua­rio se eri­ge, co­mo el ca­pi­tán que es, en re­fu­gio o en dis­pa­ra­dor de la plan­ti­lla en­te­ra. Pe­ro no so­lo de ex­ce­sos vi­ve su fút­bol. El tiem­po ha ido mo­du­lan­do tam­bién su téc­ni­ca, ca­da día más com­ple­ta pa­ra sa­car el ba­lón des­de atrás con la pre­ci­sión, el cri­te­rio y la ca­te­go­ría

Ni lo sue­ñen. Fue un la­te­ral al que la fun­ción le re­sul­ta­ba in­su­fi­cien­te, por lo que de­ci­dió ha­cer­se cen­tral pa­ra en­san­char el te­rri­to­rio y su je­rar­quía. Es un de­fen­sa que mar­ca go­les, así que un día, co­mo si la he­roi­ci­dad fue­se una ru­ti­na, de­ci­dió ha­cer el gol más im­por­tan­te y agó­ni­co de los úl­ti­mos 50 años de la his­to­ria del Ma­drid. Go­la­zo con­tra el Atlé­ti­co en Lisboa que, de pa­so, lo pin­ta co­mo uno de los me­jo­res ca­be­cea­do­res de la his­to­ria. Ya que exis­te un pre­mio FIFA al me­jor ju­ga­dor de la tem­po­ra­da por pues­to, lo ga­nó 10 ve­ces pa­ra que no que­da­ran du­das suel­tas. Ya que es fa­mo­so hi­zo una bo­da holly­woo­dien­se a la que no le fal­tó nin­gún ex­ce­so y le cuen­ta a Ama­zon lo es­tu­pen­da que es su vi­da pa­ra que no lo con­fun­da­mos con una per­so­na cual­quie­ra. Y ya que es in­ter­na­cio­nal, es­ta no­che lle­ga­rá al lu­gar al que no lle­gó nun­ca na­die en Es­pa­ña. ¿Es­pa­ña? Si­tio de lle­ga­da y de par­ti­da por­que ya sa­ben, to­do le re­sul­ta in­su­fi­cien­te a su am­bi­ción. Ya que lle­gó has­ta aquí, no ten­drá más re­me­dio que comenzar la con­quis­ta del mun­do. Se­gui­re­mos in­for­man­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.