Ode­gaard triun­fa en su há­bi­tat na­tu­ral

El ata­can­te no­rue­go bri­lla a los 20 años en la Real So­cie­dad des­pués de cur­tir­se fue­ra de los gran­des fo­cos

El País (País Vasco) - - DEPORTES - JON RIVAS,

Em­pie­za el oto­ño do­nos­tia­rra, pe­ro la Real So­cie­dad flo­re­ce. Has­ta en la de­rro­ta. En Ner­vión, fren­te al Se­vi­lla, ca­yó el equi­po de Ima­nol Al­gua­cil, y tam­bién lo hi­zo an­te el Ge­ta­fe en Anoe­ta, pe­ro en los se­gui­do­res blan­quia­zu­les no se ins­ta­ló, co­mo la tem­po­ra­da an­te­rior, la zo­zo­bra de no sa­ber a qué as­pi­ra­ba su equi­po. Aho­ra la Real jue­ga al son que mar­ca un jo­ven de 20 años, el no­rue­go Mar­tin Ode­gaard, el fut­bo­lis­ta que más ex­pec­ta­ti­vas ha des­per­ta­do en Anoe­ta des­de ha­ce tiem­po, líder tam­bién en su se­lec­ción. “No creo que es­tén preo­cu­pa­dos por mí. Ha­rán su jue­go, a ellos no les afec­ta el ri­val”, di­ce el ata­can­te, que se cru­za­rá con el ca­pi­tán de su club de pro­ce­den­cia, Ser­gio Ra­mos. “Siem­pre es bueno ju­gar con­tra bue­nos ju­ga­do­res co­mo él. El par­ti­do se­rá es­pe­cial”, ase­gu­ra.

En San Se­bas­tián sa­ben que el fut­bo­lis­ta tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad, por­que es­tá ce­di­do dos cur­sos por el Real Ma­drid, pe­ro creen que su fút­bol pue­de ins­pi­rar a un equi­po re­vi­ta­li­za­do. “An­tes de fi­char­lo, ya sa­bía­mos lo que ha­cía y có­mo ju­ga­ba”, di­ce Al­gua­cil del ju­ga­dor más va­lio­so de La­Li­ga en sep­tiem­bre, au­tor de dos go­les y ser­vi­dor de dos asis­ten­cias. “Lo que nos ha sor­pren­di­do es el tra­ba­jo del día a día”, aña­de.

Ode­gaard pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do un mi­cro­cli­ma ideal en San Se­bas­tián, una ciu­dad pe­que­ña, de cos­tum­bres so­se­ga­das. “Es un lu­gar tran­qui­lo, más que Ma­drid. Per­fec­to pa­ra mí. La gen­te es muy res­pe­tuo­sa. Los adul­tos no me pa­ran por la ca­lle, los ni­ños sí me pi­den au­tó­gra­fos, pe­ro eso es­tá bien”, co­men­ta­ba el ju­ga­dor tras el par­ti­do fren­te al Atlé­ti­co.

La Real tu­vo un buen alia­do pa­ra la lle­ga­da del no­rue­go en el re­pre­sen­tan­te del ju­ga­dor, Bjorn To­re Kvar­me, fut­bo­lis­ta del equi­po do­nos­tia­rra en la tem­po­ra­da 2002-03, en la que aca­bó sub­cam­peón. Ha­ce unos días se acer­có a Zu­bie­ta jun­to con el pa­dre de Ode­gaard, que ya no vi­ve con él. La es­tre­lla de la Real com­par­te re­si­den­cia con su her­mano Kris­toff. Su ca­sa, en la que vi­vió an­te­rior­men­te el cen­tral Héc­tor Moreno, es­tá en la zo­na al­ta de San Se­bas­tián, un ba­rrio tran­qui­lo de cha­lets y ado­sa­dos, cer­ca de Anoe­ta y a un cuar­to de ho­ra en co­che de las ins­ta­la­cio­nes de Zu­bie­ta, don­de sue­le que­dar­se a co­mer des­pués de los en­tre­na­mien­tos y de ma­cha­car­se en el gim­na­sio. Allí coin­ci­de a ve­ces con Xabi Alon­so, el en­tre­na­dor del filial, de pa­sa­do ma­dri­dis­ta co­mo él. Ode­gaard, que ha­bla con bas­tan­te flui­dez el cas­te­llano, pre­ten­de do­mi­nar­lo me­jor to­da­vía, así que allí mis­mo, an­tes de re­gre­sar a ca­sa y echar una par­ti­da al Fort­ni­te, acu­de a cla­ses de es­pa­ñol.

Des­pués de de­bu­tar con el Real Ma­drid en ma­yo de 2015, con­vir­tién­do­se en el ju­ga­dor más jo­ven en ves­tir la ca­mi­se­ta blan­ca, con 16 años y 157 días, Ode­gaard se apar­tó de los fo­cos y des­de le­jos pu­do pa­re­cer que de­cli­na­ba su es­tre­lla. En el Cas­ti­lla ju­gó 56 par­ti­dos. Des­pués, su fa­mi­lia pre­fi­rió que re­ca­la­ra co­mo ce­di­do en el fút­bol ho­lan­dés, pri­me­ro en el Hee­ren­veen y la tem­po­ra­da pa­sa­da en el Vi­tes­se. Ha­bía quien ya le da­ba por amor­ti­za­do, pe­se a que en ese pe­rio­do ju­gó 20 ve­ces con la se­lec­ción de No­rue­ga.

“Co­mo un adul­to”

Pe­ro Ode­gaard sin­tió que de­bía dar un pa­so más y re­gre­só a Es­pa­ña, don­de em­pie­za a que­dar cla­ro que su pro­gre­sión ha si­do sa­tis­fac­to­ria. “Lo que le ha­ce es­pe­cial es su com­pro­mi­so con la pro­fe­sión”, ase­gu­ra Ro­ber­to Ola­be, di­rec­tor de­por­ti­vo de la Real, y el hom­bre que se em­pe­ñó en su ce­sión; “su día a día es digno de en­se­ñar a los jó­ve­nes pa­ra que en­tien­dan có­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.