Mil clien­tes ba­jo el ra­dar de los in­ves­ti­ga­do­res

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Los in­ves­ti­ga­do­res del ca­so BPA han pues­to el fo­co en las so­cie­da­des y paí­ses men­cio­na­dos en el in­for­me del Fi­nan­cial Cri­me En­for­ce­ment Net­works (Fi­nCEN). El do­cu­men­to de es­te or­ga­nis­mo del Te­so­ro de EE UU, que re­sul­tó cla­ve pa­ra in­ter­ve­nir el ban­co en mar­zo de 2015, acu­sa­ba a la en­ti­dad de fa­vo­re­cer el blan­queo de ca­pi­ta­les pro­ce­den­te del cri­men or­ga­ni­za­do.

Un in­for­me de la Po­li­cía de An­do­rra de abril de 2016 ras­trea las transac­cio­nes del ban­co con clien­tes de Ve­ne­zue­la, EE UU, Mé­xi­co, Pa­na­má, Uru­guay. Y tam­bién las cuentas re­la­cio­na­das con las in­ves­ti­ga­cio­nes del clan Pu­jol, PDVSA o Gao Ping, que se sal­dó en 2015.

Los clien­tes de la BPA fue­ron des­nu­da­dos fi­nan­cie­ra­men­te tras la in­ter­ven­ción del ban­co. La con­sul­to­ra PwC con­clu­yó un año des­pués del cie­rre de la en­ti­dad que 923 de los 29.000 clien­tes (3% del to­tal) po­dían ha­ber co­me­ti­do blan­queo de ca­pi­ta­les. El sal­do de los clien­tes ba­jo sos­pe­cha su­ma­ba en­ton­ces 1.000 mi­llo­nes, se­gún PwC. de Mariano Ra­joy en abril de 2012. El me­ca­nis­mo del Eje­cu­ti­vo del PP per­mi­tió a par­ti­cu­la­res y em­pre­sas blan­quear di­ne­ro ne­gro a cam­bio del pa­go del 10%, una ta­sa muy in­fe­rior a los im­pues­tos no abo­na­dos en su día.

El con­se­je­ro de­le­ga­do, Joan Pau Mi­quel, in­for­mó en ju­lio de 2013 que 30 mi­llo­nes re­gu­la­ri­za­dos por los clien­tes ha­bían aflo­ra­do a raíz de in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les. Y pu­so co­mo ejem­plo los de­pó­si­tos abier­tos en la BPA por la tra­ma del ca­so Em­pe­ra­dor ,la pre­sun­ta red de pi­lo­ta­da por el asiá­ti­co Gao Ping.

Di­ne­ro opaco

Mi­quel, el hom­bre que re­por­ta­ba al con­se­jo es­tas in­for­ma­cio­nes, en­car­gó en ju­nio de 2012 un in­for­me al bu­fe­te de abo­ga­dos ca­ta­lán Mo­lins y Sil­va. El tra­ba­jo cos­tó 82.000 eu­ros y abor­dó los ries­gos pe­na­les a los que se aso­ma­ban el pro­pio Mi­quel y los miem­bros de los ór­ga­nos de go­bierno de la BPA y su filial en Es­pa­ña, Ban­co Ma­drid. Hoy, el eje­cu­ti­vo es­tá pro­ce­sa­do por ayu­dar su­pues­ta­men­te a ocul­tar el bo­tín de otro gru­po de clien­tes “de ries­go”: la tra­ma de ex­mi­nis­tros de Hu­go Chávez que ex­po­lió 2.000 mi­llo­nes de Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la SA (PDVSA). Y ocul­tó su bo­tín a tra­vés de una in­trin­ca­da te­la­ra­ña de cuentas.

Las ac­tas son una ra­dio­gra­fía cer­te­ra. Una de es­tas re­se­ñas de ju­nio de 2013 men­cio­na que ese mes se abrie­ron 240 cuentas, que 27 clien­tes fue­ron ca­ta­lo­ga­dos de “al­to ries­go” y que una au­di­to­ría in­ter­na re­ve­ló que no exis­tía “nin­gún con­trol” de vi­si­tas a las ca­jas de se­gu­ri­dad pa­ra la pre­ven­ción del frau­de y el blan­queo. Otra ac­ta in­di­ca que la BPA con­tra­tó un in­for­me a una con­sul­to­ra pa­ra ras­trear el ori­gen de la fil­tra­ción pe­rio­dís­ti­ca de las cuentas del clan Pu­jol.

El pri­mer do­cu­men­to que re­lle­nan los clien­tes cuan­do des­em­bar­can en la BPA, el know your cus­to­mer (co­noz­ca a su clien­te, en in­glés), una suer­te de ter­cer gra­do de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra pa­ra de­ter­mi­nar el ori­gen de los fon­dos, el be­ne­fi­cia­rio real de la cuen­ta o la iden­ti­dad de sus re­pre­sen­tan­tes, fue ob­je­to de con­tro­ver­sia en ju­lio de 2013. Un in­for­me de la co­mi­sión de au­di­to­ría de la en­ti­dad re­co­gió en­ton­ces que el 57% de es­tos for­mu­la­rios te­nían irre­gu­la­ri­da­des. Y que la ma­yo­ría de es­tas in­ci­den­cias (78%) es­ta­ban re­la­cio­na­das con la fal­ta de in­for­ma­ción so­bre los ti­tu­la­res o re­pre­sen­tan­tes reales de las cuentas. Ade­más, se­gún el ac­ta, los em­plea­dos del ban­co no eva­lua­ban bien el po­ten­cial ries­go de sus clien­tes en el 9% de los ca­sos.

Las con­duc­tas irre­gu­la­res de la plan­ti­lla de es­te ban­co, que en mar­zo de 2013 em­plea­ba a 574 tra­ba­ja­do­res, cen­tra­ron par­te de las preo­cu­pa­cio­nes del con­se­jo. Un ac­ta de sep­tiem­bre de 2007 re­co­ge la sustitució­n del en­ton­ces re­pre­sen­tan­te le­gal de la ofi­ci­na en Mé­xi­co tras ver­se en­vuel­to en un es­cán­da­lo de co­bro de co­mi­sio­nes ile­ga­les. Otra re­se­ña in­di­ca que otro tra­ba­ja­dor de es­ta de­le­ga­ción ha “cau­sa­do ba­ja” por “con­duc­ta inapro­pia­da”. Y en otra ac­ta de no­viem­bre de 2011 se abor­da la “in­fi­de­li­dad” de un ter­cer em­plea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.