Fi­ló­so­fo de la in­quie­tud

Ben­ja­min Fon­da­ne, un clá­si­co mo­derno iné­di­to en cas­te­llano, pro­pug­na que la fi­lo­so­fía de­be cen­trar­se en los se­res in­di­vi­dua­les y ol­vi­dar­se de bus­car con­sue­los tras­cen­den­tes

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR LUIS FERNANDO MORENO CLA­ROS

Fich­te afir­ma­ba que el ti­po de fi­lo­so­fía que uno eli­ge de­pen­de de la cla­se de hom­bre que se es, del ca­rác­ter. Kant, de tem­pe­ra­men­to tem­pla­do, ins­tau­ró una fi­lo­so­fía es­tric­ta­men­te ra­cio­nal; y el bom­bás­ti­co He­gel, la glo­ri­fi­ca­ción de lo ab­so­lu­to: lo real es ra­cio­nal, y lo ra­cio­nal real. El sa­tur­niano Scho­pen­hauer fue pe­si­mis­ta cós­mi­co, e ima­gi­nó una vo­lun­tad irra­cio­nal que nos domina mien­tras nos ma­sa­cra­mos unos a otros: la ra­zón no evi­ta el su­fri­mien­to, que es lo ra­di­cal, por­que exis­ti­mos su­fri­mos. En es­ta lí­nea pro­si­guie­ron Kier­ke­gaard y Nietzs­che, que vie­ron en la exis­ten­cia an­gus­tia y tra­ge­dia. El poe­ta, dra­ma­tur­go y fi­ló­so­fo Ben­ja­min Fon­da­ne (Wechs­ler de na­ci­mien­to, 1898-1944), ju­dío ru­mano, le­yó con pa­sión a es­tos dos ico­no­clas­tas de la ra­zón, y que­dó se­du­ci­do por su lu­ci­dez trá­gi­ca. Con 25 años Fon­da­ne se ins­ta­ló en Pa­rís, se ca­só con la fran­ce­sa Ge­ne­viè­ve Tis­sier y, en 1938, ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad ga­la. Aun­que em­pe­zó a es­cri­bir en ru­mano ba­jo el seu­dó­ni­mo de B. Fun­doia­nu, más tar­de es­cri­bió siem­pre en fran­cés. Tra­tó con da­daís­tas, su­rrea­lis­tas y ar­tis­tas de to­do gé­ne­ro (Man Ray lo in­mor­ta­li­zó en un re­tra­to da­dá). Fun­dó una com­pa­ñía de tea­tro y es­tu­vo al fren­te de una re­vis­ta li­te­ra­ria. Fue tra­duc­tor, crí­ti­co de ci­ne y has­ta di­ri­gió una pe­lí­cu­la su­rrea­lis­ta (Ta­ra­ri­ra) du­ran­te una es­tan­cia en Ar­gen­ti­na.

In­tere­sa­do en la fi­lo­so­fía, sin ser un aca­dé­mi­co, ga­nó fa­ma co­mo po­le­mis­ta. Su en­cuen­tro con el fi­ló­so­fo ru­so Lev Shes­tov (Ate­nas y Je­ru­sa­lén, Apo­teo­sis de lo in­fun­da­do) fue de­ci­si­vo. A raíz de co­no­cer­lo se con­vir­tió en su dis­cí­pu­lo más acé­rri­mo. En Shes­tov, vio Fon­da­ne la en­car­na­ción del exis­ten­cia­lis­mo más pu­ro, de esa “tra­di­ción ocul­ta de la fi­lo­so­fía”, co­mo la de­no­mi­na el ex­ce­len­te tra­duc­tor Gon­za­lo Tor­né en su es­cla­re­ce­dor pró­lo­go, a la que só­lo han per­te­ne­ci­do los ra­ros del pen­sa­mien­to.

La “fi­lo­so­fía de la exis­ten­cia” o exis­ten­cia­lis­mo se for­jó con ideas de pen­sa­do­res co­mo Pas­cal, Kier­ke­gaard, Nietzs­che y Shes­tov; au­to­res na­da “com­pla­cien­tes” con la ra­zón, pues veían al ser hu­mano co­mo una cria­tu­ra des­di­cha­da y con­fu­sa, tam­ba­leán­do­se al bor­de del abis­mo. A ellos se unen Sha­kes­pea­re, Kaf­ka y Dos­toievs­ki, que tam­po­co fue­ron me­ros es­cri­to­res, sino ade­más fi­ló­so­fos de la con­di­ción hu­ma­na. El bar­do in­glés veía el mun­do co­mo “un cuen­to con­ta­do por un idio­ta, lleno de rui­do y de fu­ria, que no sig­ni­fi­ca na­da”. Kaf­ka en­tre­vió la rue­da de mo­ler in­di­vi­duos de la má­qui­na to­ta­li­ta­ria del Es­ta­do, y Dos­toievs­ki, un Dios cruel que per­mi­te la pre­emi­nen­cia del mal.

Fon­da­ne re­fle­xio­nó a par­tir de las ideas de to­dos ellos, y con ab­so­lu­ta cla­ri­dad o “ne­gra lu­mi­no­si­dad” (Tor­né) ad­vir­tió que la fi­lo­so­fía tie­ne que cen­trar­se en los se­res in­di­vi­dua­les que su­fren, y ol­vi­dar­se de bus­car con­sue­los tras­cen­den­tes. He­gel y Kant, Platón o Des­car­tes ig­no­ra­ron el mal en sí que aso­la a la hu­ma­ni­dad. Las fi­lo­so­fías que en­se­ñan con fría ló­gi­ca ob­je­ti­va que el mal es al­go in­trín­se­co al mun­do y que hay que con­for­mar­se con él no iban con Fon­da­ne. Él se si­túa al la­do de Job que, llo­ro­so y co­lé­ri­co, in­cre­pa a Dio, desafián­do­lo pa­ra que le ex­pli­que el ab­sur­do de su do­lo­ro­so cas­ti­go.

Fon­da­ne fue muy crí­ti­co con aque­llos que til­dó de fal­sos exis­ten­cia­lis­tas, co­mo Hei­deg­ger, Jas­pers, Ca­mus… Sos­te­nía que se apar­ta­ban de los fi­ló­so­fos fun­da­do­res, Kier­ke­gaard y Nietzs­che, por con­si­de­rar­los “mo­les­tos”, por­que nin­guno ofre­cía píl­do­ras sal­va­do­ras pa­ra so­bre­lle­var el pe­sar de la exis­ten­cia. De ca­rác­ter in­quie­to, él an­he­la­ba una fi­lo­so­fía que re­mo­vie­ra y per­tur­ba­ra al ser hu­mano, que lo des­per­ta­ra de su dor­mi­tar en la co­mo­di­dad de los sis­te­mas ra­cio­na­les, de esa fal­sa se­gu­ri­dad y pre­po­ten­cia de la cien­cia to­do­po­de­ro­sa o de la san­tu­rro­na re­sig­na­ción re­li­gio­sa fren­te al su­fri­mien­to de ca­da in­di­vi­duo.

En cas­te­llano con­ta­mos con la poe­sía com­ple­ta de Fon­da­ne (El mal de los fan­tas­mas, Mal­do­ror, 2010), pe­ro aún fal­tan sus obras más co­no­ci­das, La con­cien­cia des­di­cha­da y En­cuen­tros con Shes­tov. Los cua­tro tex­tos reuni­dos en el vo­lu­men dan cuen­ta ca­bal de sus prin­ci­pa­les ideas. Da­tan de los años te­rri­bles de 1936 a 1944. De es­te úl­ti­mo año es el mag­ní­fi­co en­sa­yo que da tí­tu­lo al li­bro, en el que Fon­da­ne de­fien­de apa­sio­na­da­men­te a Shes­tov al tiem­po que ex­po­ne su pro­pia vi­sión de la fi­lo­so­fía: la que per­tur­ba y no cal­ma, la que nos si­túa de ca­ra al sin­sen­ti­do de la exis­ten­cia. En otro de los tex­tos, so­bre Kier­ke­gaard y la fi­lo­so­fía exis­ten­cial, pro­si­gue con la apo­lo­gía cons­tan­te de su maes­tro. Y en los dos ar­tícu­los res­tan­tes, de me­nor ex­ten­sión, tra­ta asun­tos hoy tan ac­tua­les co­mo el fra­ca­so de los in­ten­tos co­lec­ti­vis­tas (mar­xis­tas) de “arre­glar el mun­do” y ali­viar la si­tua­ción de ex­tre­ma pre­ca­rie­dad de la exis­ten­cia hu­ma­na. Ade­más, acu­sa a la fi­lo­so­fía ab­so­lu­ta y com­pla­cien­te con la ra­zón om­ni­po­ten­te (co­mo la he­ge­lia­na) de con­tri­buir a la ges­ta­ción del na­zis­mo.

Fon­da­ne mu­rió en Ausch­witz, de mo­do pa­ra­dó­ji­co co­mo due­ño de su des­tino, pues ha­bién­do­se po­di­do sal­var de la de­por­ta­ción gra­cias a la in­ter­ven­ción de al­gu­nos de sus ami­gos (en­tre ellos, el fi­ló­so­fo Cio­ran) y de su es­po­sa, de re­li­gión ca­tó­li­ca, pre­fi­rió per­ma­ne­cer jun­to a su her­ma­na, pre­sa de la Ges­ta­po, y mo­rir con ella. Su mu­jer anotó en su dia­rio: “Él me de­cía: ‘Si Hitler su­pie­ra que yo exis­to, me ha­ría de­te­ner…’. Y des­pués del arres­to: ‘Si hay en el mun­do un ju­dío au­tén­ti­co, un ju­dío al que Hitler de­be de­te­ner, ese soy yo”. Fon­da­ne vi­vió li­bre­men­te y eli­gió has­ta el fi­nal, tal y co­mo re­za la má­xi­ma más co­no­ci­da del exis­ten­cia­lis­mo.

El lu­nes exis­ten­cial y el do­min­go de la his­to­ria Ben­ja­min Fon­da­ne

Tra­duc­ción de Gon­za­lo Tor­né. Pró­lo­go de Ale­jan­dro Ro­que Hermida y Gon­za­lo Tor­né. Hermida Edi­to­res, 2019 232 pá­gi­nas. 19 eu­ros

HERMIDA EDI­TO­RES

El escritor Ben­ja­min Fon­da­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.