Mis­te­rio per­pe­tuo

El País (País Vasco) - - BABELIA LIBROS CRÍTICAS - POR JE­SÚS RUIZ MANTILLA

Des­de la crí­ti­ca li­te­ra­ria, Geor­ge Stei­ner ha sa­bi­do cons­truir un sis­te­ma fi­lo­só­fi­co. Esa es su gran con­tri­bu­ción al pen­sa­mien­to con­tem­po­rá­neo, don­de el maes­tro de tan­tas co­sas ha lo­gra­do un lu­gar pro­mi­nen­te. No ex­tra­ña que esa ob­se­sión por el len­gua­je y la crea­ción de las pa­la­bras la tras­la­de a la mú­si­ca. En es­te ca­so, co­mo una ten­sión. Co­mo dos fuer­zas que co­rren pa­ra­le­las, pe­ro muy ra­ra­men­te se to­can.

To­do ese eje vi­bra en Ne­ce­si­dad de mú­si­ca, el vo­lu­men de es­cri­tos que ha reuni­do Ra­fael Vargas Es­ca­lan­te pa­ra la editorial Grano de Sal. Un con­jun­to de re­se­ñas, ar­tícu­los y con­fe­ren­cias en las que Stei­ner des­gra­na su vi­sión de va­rios com­po­si­to­res en­tre crí­ti­cas de con­cier­tos, ópe­ras o apuntes de li­bros. La mú­si­ca ha ocu­pa­do un lu­gar cen­tral en su obra. Co­mo tra­ma y sub­tra­ma. En cual­quie­ra de sus tex­tos flu­ye co­mo una cons­tan­te: un hi­lo de so­ni­do me­dian­te el cual se apo­ya pa­ra ex­pli­car­nos el mun­do y de ma­ne­ra par­ti­cu­lar su pro­pia vi­sión de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal.

Di­ce que tu­vo suer­te de que sus pa­dres in­tro­du­je­ran la mú­si­ca en su vi­da des­de que na­ció. Y de acu­dir a con­cier­tos y ópe­ras ya muy pe­que­ño. Con­fie­sa su in­ca­pa­ci­dad pa­ra to­car al­gún ins­tru­men­to. Qui­zás de ahí naz­ca su ad­mi­ra­ción ha­cia el vir­tuo­sis­mo de quie­nes lo do­mi­nan con na­tu­ra­li­dad o lo crean co­mo un len­gua­je a tra­vés del cual ofre­cen su concepción del mun­do.

En to­do mo­men­to, Stei­ner nos ayuda a en­ten­der la sin­gu­la­ri­dad de la mú­si­ca co­mo vehícu­lo de emo­cio­nes uni­ver­sa­les pa­ra­le­las en ten­den­cia a las de­más ar­tes. Pe­ro con un ca­rác­ter de au­to­su­fi­cien­cia es­pe­cí­fi­co: co­mo si be­bie­ra de ellas, pe­ro no las ne­ce­si­ta­ra pa­ra de­li­mi­tar su pro­pio ca­mino ya que la mú­si­ca sos­tie­ne, en pa­ra­le­lo a las ma­te­má­ti­cas y tal co­mo ima­gi­nó Pi­tá­go­ras, la cla­ve de bó­ve­da del uni­ver­so.

Las co­ne­xio­nes más va­lio­sas nos las ofre­ce Stei­ner res­pec­to a la li­te­ra­tu­ra y la fi­lo­so­fía. De ahí, jun­to a ca­da bri­llan­te ex­pli­ca­ción de las fuen­tes de pen­sa­mien­to de las que be­ben Beet­ho­ven, Ver­di, Wag­ner, Liszt, Mah­ler, Shos­ta­kó­vich, Schoen­berg y la es­cue­la de Viena —es cons­tan­te su de­fen­sa de la mú­si­ca de van­guar­dia—, nos co­lo­ca fren­te a es­pe­jos con­tem­po­rá­neos o de fu­tu­ro.

Plan­tea, por ejem­plo, có­mo es­te ar­te re­sul­ta­ra siem­pre un con­sue­lo res­pec­to a la vi­sión cam­bian­te a la que nues­tras so­cie­da­des se en­fren­tan res­pec­to a la idea de la muer­te. O lan­za al vue­lo ideas pa­ra li­bros que ne­ce­si­tan ser es­cri­tos: co­mo aquel que ana­li­ce has­ta qué pun­to bue­na par­te de la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea oc­ci­den­tal se asien­ta so­bre los des­po­jos crea­ti­vos que de­jó tras de sí el Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro.

Wag­ner co­mo maes­tro del ab­so­lu­to, hi­jo de Só­fo­cles y Es­qui­lo; Ver­di a la al­tu­ra de Sha­kes­pea­re, in­clu­so en­gran­de­cién­do­lo con un ta­len­to equi­pa­ra­ble al del in­glés pa­ra la dra­ma­tur­gia; We­bern en su cáp­su­la de pu­re­za pe­ro sin ais­lar­se com­ple­ta­men­te del aro­ma crea­ti­vo de Viena a prin­ci­pios del XX; Liszt su­pers­tar, en su ca­mino de la eclo­sión ero­ti­za­da y fa­ná­ti­ca de los es­ce­na­rios a su re­ti­ro mo­na­cal; Shos­ta­kó­vich pre­so de una cár­cel to­ta­li­ta­ria a la que re­tó pa­ra la pos­te­ri­dad con la li­ber­tad del dis­cur­so de sus sin­fo­nías, con­cier­tos o cuar­te­tos; Brit­ten en su ne­ce­si­dad lor­quia­na de gri­tar su iden­ti­dad ho­mo­se­xual a tra­vés de las no­tas de sus ópe­ras…

En torno a ese mis­te­rio de la am­bi­güe­dad pa­ra lo su­bli­me y lo exe­cra­ble que po­see la mú­si­ca, Stei­ner plan­tea sis­te­má­ti­ca­men­te pa­ra no re­sol­ver có­mo las pa­la­bras del al­fa­be­to sir­ven pa­ra en­cu­brir nues­tras men­ti­ras y el len­gua­je que cons­ta en los pen­ta­gra­mas nos acer­ca a la ver­dad.

Ne­ce­si­dad de mú­si­ca

Geor­ge Stei­ner

Se­lec­ción, tra­duc­ción y pró­lo­go de Ra­fael Vargas Es­ca­lan­te Grano de Sal, 2019. 280 pá­gi­nas. 19 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.