“Es­toy re­cu­pe­ran­do el tiem­po per­di­do”

La ex­com­po­nen­te de So­nic Youth pu­bli­ca No Ho­me Record, un es­tu­dio so­bre la ba­na­li­dad del pre­sen­te a par­tir de imá­ge­nes re­co­gi­das en las ca­lles de Los Án­ge­les

El País (País Vasco) - - BABELIA MÚSICA - POR ÁLEX VI­CEN­TE

Los ca­mi­nos de Kim Gordon (Ro­ches­ter, Nue­va York, 1953) son ines­cru­ta­bles. La can­tan­te es un es­pec­tro, au­sen­te pe­se a es­tar sen­ta­da a po­cos cen­tí­me­tros en su dis­co­grá­fi­ca pa­ri­sien­se, que pa­re­ce con­ge­la­da en aquel tiem­po, ya le­jano, en el que So­nic Youth reinó so­bre la mú­si­ca al­ter­na­ti­va. Gordon es una es­fin­ge, hie­rá­ti­ca e im­po­nen­te, cu­yo au­tis­mo in­ter­mi­ten­te so­lo lo­gra in­te­rrum­pir una ri­sa ca­si ado­les­cen­te que de­ja al des­cu­bier­to su con­di­ción de mor­tal. “Se sue­le ol­vi­dar que Los Án­ge­les es una ciu­dad cons­trui­da en me­dio del de­sier­to. To­do lo ver­de es fal­so. Es una na­tu­ra­le­za omi­no­sa que re­mi­te a una idea fic­ti­cia del pa­raí­so”, di­rá Gordon, al arran­car, so­bre la ur­be que ha ins­pi­ra­do su úl­ti­mo pro­yec­to. De su mur­mu­llo inin­te­li­gi­ble sur­ge, de vez en cuan­do, una fra­se ora­cu­lar con la que to­do cobra sen­ti­do. Pe­ro no se­rán mu­chas: los de­sig­nios di­vi­nos es­tán, des­pués de to­do, fue­ra del al­can­ce hu­mano.

Gordon aca­ba de pu­bli­car su pri­mer dis­co en so­li­ta­rio, No Ho­me Record (Ma­ta­dor/Ever­las­ting), un ál­bum de rit­mos in­dus­tria­les, con el des­afi­na­do co­mo pos­tu­ra es­té­ti­ca y la di­so­nan­cia co­mo pre­cep­to mo­ral, que pa­re­ce un co­men­ta­rio so­bre la ba­na­li­dad del pre­sen­te. Lo de­mues­tra su lis­ta de can­cio­nes. ‘Airbnb’ ha­bla de la pa­sión con­tem­po­rá­nea por esos ho­ga­res pro­vi­sio­na­les. ‘Hungry Baby’ tra­ta del aco­so se­xual. ‘Don’t Play It’, de la gen­tri­fi­ca­ción ga­lo­pan­te. En el ví­deo de ‘Sketch Ar­tist’, la can­tan­te in­ter­pre­ta a una con­duc­to­ra de Uber. Y ‘Get your Li­fe Back’ es una glo­sa so­bre “el fi­nal del ca­pi­ta­lis­mo”. Su pun­to de vis­ta es crí­ti­co. “Pe­ro tan crí­ti­co co­mo pue­de ser­lo el ar­te: ha­cien­do pre­gun­tas”, tem­pe­ra su res­pon­sa­ble. A Gordon le apasiona el ar­te po­ve­ra y su ma­ne­ra de enal­te­cer ma­te­ria­les co­ti­dia­nos, cha­ta­rras y por­que­rías. El dis­co com­par­te esa mis­ma poé­ti­ca: es una su­ma de imá­ge­nes ba­na­les re­co­gi­das mien­tras Gordon con­du­cía sin des­tino por Los Án­ge­les, la ciu­dad don­de cre­ció y a la que ha vuel­to pa­ra que­dar­se.

“Se sue­le creer que es una ciu­dad muy pu­li­da y holly­woo­dien­se. Yo lo veo co­mo un lu­gar os­cu­ro. Es un lu­gar de trán­si­to, don­de abun­dan la ci­ru­gía es­té­ti­ca y las per­so­nas sin ho­gar”, di­ce Gordon. La can­tan­te se ins­cri­be en el linaje de esos ar­tis­tas california­nos que prefiriero­n man­te­ner una tez mor­te­ci­na mien­tras los de­más se tos­ta­ban ba­jo un sol que ellos veían de co­lor ne­gro, co­mo Mi­ke Ke­lley, con quien en­ta­bló amis­tad en sus co­mien­zos, o Ray­mond Pet­ti­bon, que fir­mó la por­ta­da del mí­ti­co Goo. Se hi­cie­ron ma­yo­res en los años en­ca­ja­dos en­tre la re­nun­cia de Ni­xon y la elec­ción de Rea­gan, y ha­bla­ron de ra­za y de gé­ne­ro an­tes de que es­tu­vie­ra de mo­da, anun­cian­do la pos­mo­der­ni­dad y el ar­te des­pro­vis­to de es­tu­dio (y de es­tu­dios). Gordon des­cien­de de una fa­mi­lia de pio­ne­ros que lle­ga­ron a Ca­li­for­nia en ple­na fie­bre del oro. “La gen­te se ins­ta­la­ba aquí pa­ra rein­ven­tar­se. Su­pon­go que yo tam­bién, aun­que no sé en qué con­sis­te mi pro­yec­to”, afir­ma. ¿Tal vez en ex­pre­sar co­sas que has­ta aho­ra no le ha­bían de­ja­do de­cir? “Sí, pe­ro por fal­ta de tiem­po,

“Se sue­le creer que es una ciu­dad muy pu­li­da y holly­woo­dien­se. Yo la veo co­mo un lu­gar muy os­cu­ro”

“Quien di­ga que de­je de ex­pe­ri­men­tar con el ar­te no me co­no­ce. Soy, an­te to­do, una ar­tis­ta vi­sual”

NA­TA­LIA MANTINI

Re­tra­to de la ar­tis­ta Kim Gordon, es­te mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.