Arran­que, mo­tor y cam­bio, pri­me­ros ele­men­tos a va­lo­rar

El País (País Vasco) - - EL MOTOR EN PORTADA MERCADO DE SEGUNDA MANO -

Lle­ga el mo­men­to de con­du­cir el co­che ele­gi­do. Y lo pri­me­ro en lo que hay que fi­jar­se es que arran­que con sol­tu­ra. Se gi­ra la lla­ve, o se aprie­ta el bo­tón, y lis­to. De­be po­ner­se en mar­cha sin ti­tu­beos y en, co­mo mu­cho, po­co más de un se­gun­do. De no ha­cer­lo, los sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les son un mo­tor de arran­que en mal es­ta­do, fa­llos en los com­po­nen­tes del sis­te­ma de ali­men­ta­ción (in­yec­to­res, bom­ba de com­bus­ti­ble…) o una lar­ga lis­ta de po­si­bles pro­ble­mas eléc­tri­cos. Pue­de ser una re­pa­ra­ción ase­qui­ble o muy cos­to­sa, pe­ro no me­re­ce la pe­na arries­gar­se. Bus­car me­jor otro co­che.

Si­guien­te pun­to, el mo­tor. Re­sul­ta com­pli­ca­do eva­luar, sin dis­po­ner de he­rra­mien­tas es­pe­cia­li­za­das (co­mo las de un ta­ller), el es­ta­do de un mo­tor. Pe­ro si sue­na bien, no pre­sen­ta fu­gas de lí­qui­do ni echa hu­mos por el es­ca­pe, se­rá un buen co­mien­zo. Asi­mis­mo, y su­pe­ra­da esa pri­me­ra fa­se, hay una prue­ba que si­gue dan­do pis­tas, por­que per­mi­te ha­cer­se una idea de su com­pre­sión y fun­cio­na­mien­to ge­ne­ral. Se in­ser­ta una mar­cha lar­ga (quin­ta, sex­ta…), se dejan caer las re­vo­lu­cio­nes ca­si has­ta el ra­len­tí y se ace­le­ra a fon­do: el co­che de­be ir ga­nan­do vuel­tas y ve­lo­ci­dad con pro­gre­si­vi­dad, sin vi­brar ni dar ti­ro­nes. Pue­de que tar­de mu­cho o po­co, se­gún su po­ten­cia, pe­ro más que el tiem­po, hay que cer­cio­rar­se de que la res­pues­ta sea li­neal y cre­cien­te.

El co­che arran­ca y no pre­sen­ta rui­dos anor­ma­les. Bue­na no­ti­cia. Nue­vo pa­so, el em­bra­gue. Y hay una sen­ci­lla ma­nio­bra pa­ra com­pro­bar su es­ta­do, al me­nos en au­to­mó­vi­les con cam­bio ma­nual. En te­rreno llano y con el vehícu­lo en­cen­di­do, se me­te la mar­cha más lar­ga de la que dis­pon­ga y se suel­ta el pe­dal de gol­pe. El vehícu­lo de­be ca­lar­se al ins­tan­te. De no ha­cer­lo, in­di­ca que el dis­co de em­bra­gue em­pie­za a pa­ti­nar, y su sustitució­n es ca­ra. Así que, a por otro co­che.

El cam­bio exi­ge tam­bién una aten­ción es­pe­cial, por­que es otro de los com­po­nen­tes que exi­gen re­pa­ra­cio­nes es­pe­cial­men­te cos­to­sas y que sue­len alar­gar­se en el tiem­po. Por eso, al me­nor sín­to­ma de mal fun­cio­na­mien­to, me­jor no se­guir. En los mo­de­los ma­nua­les, la pa­lan­ca no de­be pre­sen­tar hol­gu­ras y las mar­chas tie­nen que in­ser­tar­se con fa­ci­li­dad. Tam­po­co de­ben sa­lir­se una vez in­ser­ta­das ni ras­car al re­du­cir. Y en los mo­de­los au­to­má­ti­cos, con­vie­ne com­pro­bar que el sis­te­ma pue­de ac­cio­nar to­das las mar­chas, tan­to en mo­do automático co­mo en se­cuen­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.