Los fa­llos más preo­cu­pan­tes

El País (País Vasco) - - EL MOTOR EN PORTADA MERCADO DE SEGUNDA MANO -

Hay una se­rie de sín­to­mas y se­ña­les de alar­ma que, de apre­ciar­se, es me­jor desis­tir de la com­pra del vehícu­lo. Son as­pec­tos evi­den­tes, de fá­cil iden­ti­fi­ca­ción, co­mo la pre­sen­cia de hu­mos que sa­len por el es­ca­pe. Si es ne­gro, in­di­ca una ma­la com­bus­tión en el mo­tor; si tie­ne una to­na­li­dad azu­la­da, que se es­tá que­man­do acei­te y, si es blan­co, que el lí­qui­do re­fri­ge­ran­te es­tá en­tran­do en los cilindros. Pue­de ser un pro­ble­ma me­nor (en los dos pri­me­ros su­pues­tos) o muy gra­ve (el ter­ce­ro), pe­ro el ries­go es su­fi­cien­te­men­te ele­va­do co­mo pa­ra no ex­po­ner­se.

La pre­sen­cia de acei­te, lí­qui­do re­fri­ge­ran­te o hi­dráu­li­co, o car­bu­ran­te, en el sue­lo ba­jo el vehícu­lo, es otro mo­ti­vo de hui­da. Pue­de ser una ave­ría sen­ci­lla de re­pa­rar o to­do lo con­tra­rio, por lo que tam­po­co com­pen­sa ju­gár­se­la.

Óxi­dos en la ca­rro­ce­ría. Más de lo mis­mo. Aun­que no es muy ha­bi­tual, la pre­sen­cia de he­rrum­bre en cual­quier par­te de la ca­rro­ce­ría de­be­ría mar­car otro pun­to y apar­te. Aten­ción es­pe­cial al sue­lo (del ha­bi­tácu­lo y el ma­le­te­ro), la par­te in­te­rior de los pa­sos de rue­das, las unio­nes del te­cho con la ca­rro­ce­ría y los mar­cos de las ven­ta­ni­llas. El óxi­do sue­le apa­re­cer en mo­de­los muy an­ti­guos o que ha­yan cir­cu­la­do to­da su vi­da en en­tor­nos cos­te­ros o de al­ta hu­me­dad. Si la he­rrum­bre es­tá muy fo­ca­li­za­da po­dría re­pa­rar­se con un cos­te ra­zo­na­ble, pe­ro co­mo se men­cio­na­ba an­te­rior­men­te, ¿pa­ra qué ex­po­ner­se?

Des­gas­te anor­mal de neu­má­ti­cos. Aler­tan de que el co­che no pi­sa bien, por­que la sus­pen­sión es­tá des­a­li­nea­da, o al­gu­nos de sus com­po­nen­tes (ta­cos de go­ma, ró­tu­las…), en mal es­ta­do. Tam­bién pue­de in­di­car de­fec­tos es­truc­tu­ra­les de ma­yor gra­ve­dad, co­mo un ac­ci­den­te mal re­pa­ra­do, por ejem­plo. La mo­ra­le­ja es si­mi­lar a la an­te­rior: fue­ra, tam­po­co in­tere­sa.

Dos se­ña­les de alar­ma: des­gas­te irre­gu­lar en las rue­das y hu­mos por el es­ca­pe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.