Re­gre­so a la ‘bom­bo­ne­ra’ de La­ger­feld

La Vi­gie es un pa­la­cio col­ga­do so­bre el mar que enamo­ró a Karl La­ger­feld y a la prin­ce­sa Ca­ro­li­na, y don­de ses­tean los Gri­mal­di.

El País - El País Semanal - - EL PULSO DOCUMENTOS - JE­SÚS RO­DRÍ­GUEZ

MÁS DI­FÍ­CIL sa­lir de La Vi­gie que lle­gar has­ta esa man­sión be­lle épo­que en­fos­ca­da en to­nos pas­tel y re­cor­ta­da a cu­chi­llo so­bre la bahía de Mó­na­co. Una vez que la ce­na de Karl La­ger­feld se dio por con­clui­da avan­za­da la ma­dru­ga­da, la es­puer­ta de li­tros de cham­pán con­su­mi­do en mag­num du­ran­te la fies­ta co­men­zó a ha­cer es­tra­gos. Y a di­fi­cul­tar el des­cen­so ha­cia la ci­vi­li­za­ción. Jun­to a Ali­ce Springs, su es­po­sa, el fo­tó­gra­fo Hel­mut New­ton se tam­ba­lea­ba y la prin­ce­sa Ca­ro­li­na Gri­mal­di, se­ño­ra del lu­gar, ves­ti­da de Cé­li­ne, es­bo­za­ba una ex­pre­sión de Zel­da Fitz­ge­rald mien­tras re­zon­ga­ba a su chó­fer que la sa­ca­ra de allí y con­du­je­ra a Le Clos Saint-Pie­rre, su ho­gar.

La ca­rre­te­ra que con­du­cía de re­gre­so al co­ra­zón del Prin­ci­pa­do era mor­tal. Una ser­pien­te en­tre acan­ti­la­dos. Allí mis­mo se ha­bía des­pe­ña­do en su Ro­ver ver­de Ra­cing en 1982 Gra­ce Kelly. Los in­vi­ta­dos, a bor­do de Mer­ce­des con ma­trí­cu­las de tres ci­fras, op­ta­ron por ha­cer es­ca­la en el Jimmy’z, don­de un tra­fi­can­te de ar­mas grie­go co­rrió con los gas­tos. En Mó­na­co siem­pre pa­ga al­guien que no sa­bes quién es. Era 1994. Y La­ger­feld ha­bía pre­sen­ta­do a 50 per­so­nas de to­do el mun­do su pri­mer per­fu­me. La pri­me­ra y úl­ti­ma vez que abrió esa ca­sa a los ad­ve­ne­di­zos. Allí aca­ba de ce­le­brar su en­la­ce Car­lo­ta Ca­si­rag­hi, la ma­yor de las hi­jas de Ca­ro­li­na, con to­do el es­plen­dor del rosa al ama­ri­llo de la Co­ro­na me­di­te­rrá­nea. A ma­yor glo­ria del mar­ke­ting del Prin­ci­pa­do.

Di­cen de La Vi­gie que es la man­sión más bella y ais­la­da de la Cos­ta Azul. La cons­tru­yó en 1902 el en­no­ble­ci­do mag­na­te de la pren­sa bri­tá­ni­ca Wi­lliam In­gram. Tras la ocu­pa­ción na­zi, sus es­tu­cos, en­te­la­dos y ter­cio­pe­los ca­ye­ron en des­gra­cia. Fue pa­san­do a un ol­vi­do pa­ra­le­lo al que vi­vía el Prin­ci­pa­do, an­tes de que to­ma­ra en 1950 las rien­das con mano de hie­rro y ai­re de vo­de­vil Ra­nie­ro III. El con­sor­te de Gra­ce re­com­pró a ba­jo pre­cio esa per­la in­mo­bi­lia­ria de la Co­ro­na mo­ne­gas­ca y la in­cor­po­ró a su hol­ding del pla­cer, la So­cié­té des Bains de Mer, de la que la fa­mi­lia Gri­mal­di po­see en torno al 40% de las ac­cio­nes y que es la pro­pie­ta­ria del casino, la ópe­ra, los ho­te­les, res­tau­ran­tes y night clubs más lu­jo­sos; la fór­mu­la 1 de Mó­na­co y las prin­ci­pa­les pro­mo­cio­nes in­mo­bi­lia­rias de ese Es­ta­do más pe­que­ño que Cen­tral Park. Aquí to­do es de los Gri­mal­di: la ban­de­ra lle­va sus co­lo­res; co­bran por los sou­ve­nirs y la emi­sión de se­llos; la ca­te­dral es su tum­ba; y has­ta los co­ches del Mu­seo de Au­to­mó­vi­les del Prin­ci­pa­do son pro­pie­dad de la fa­mi­lia del pi­ra­ta Ma­li­zia.

Du­ran­te tres dé­ca­das, aquel pa­la­ce­te de 600 me­tros cua­dra­dos, con tres al­tu­ras, seis ha­bi­ta­cio­nes, pis­ci­na, en­ci­nas y oli­vos, y una te­rra­za col­ga­da so­bre el mar, fue una rui­na pas­to de los al­ca­tra­ces. En 1986, el re­cién fa­lle­ci­do mo­dis­ta Karl La­ger­feld, rein­ven­tor de Cha­nel y ami­go de Ca­ro­li­na, lle­gó a un acuer­do con los Gri­mal­di: se ha­ría car­go de esa ex­clu­si­va rui­na; la re­cons­trui­ría y de­co­ra­ría de su bol­si­llo y, a cam­bio, pa­ga­ría a la fa­mi­lia un mí­ni­mo al­qui­ler. Lo hi­zo en­tre 1986 y 2000. Di­cen que en­te­rró en es­ta ca­sa 14 mi­llo­nes de eu­ros. Y fue fe­liz. Aquí reali­zó sus me­jo­res fo­to­gra­fías y sus fies­tas más ín­ti­mas (en una de ellas se ins­ta­la­ron 40 ca­mas). Co­mo re­cor­da­ba el pro­pio kái­ser: “La Vi­gie es el lu­gar más se­gu­ro e inac­ce­si­ble del pla­ne­ta. Es im­po­si­ble acer­car­se. No pa­sa por aquí ni una so­la vía pú­bli­ca. Ni si­quie­ra tie­ne di­rec­ción, por lo que na­die pue­de es­cri­bir­me. Es mi pa­raí­so”.

Cuan­do Ca­ro­li­na se em­pa­re­jó con el prín­ci­pe Ernesto de Han­no­ver en 1998, se en­ca­pri­cha­ron de La Vi­gie. La­ger­feld ter­mi­nó su con­tra­to en 2000 y aban­do­nó Mó­na­co. Nun­ca vol­vió. Tras la se­pa­ra­ción de la pa­re­ja Gri­mal­di-Han­no­ver, la bom­bo­ne­ra de La­ger­feld vol­vió a ma­nos de la So­cié­té. Hoy la al­qui­la pa­ra un má­xi­mo de 12 per­so­nas, con sir­vien­tes y ser­vi­cio de tres es­tre­llas. El pre­cio es un se­cre­to, aun­que se exi­ge una fian­za de 15.000 eu­ros. En el sec­tor se su­su­rra que su al­qui­ler es de 50.000 eu­ros dia­rios. Una ci­fra que no pa­gó la prin­ce­sa Ca­ro­li­na ha­ce un par de se­ma­nas pa­ra ce­le­brar la bo­da de una prin­ce­sa de la ca­sa Gri­mal­di. La Vi­gie es su­ya.

Una ima­gen de La Vi­gie co­ro­nan­do Mó­na­co. El re­fu­gio de los Gri­mal­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.