PA­LOS DE CIE­GO Por Ja­vier Cercas

Pa­ra los po­lí­ti­cos se­pa­ra­tis­tas, so­lo son ca­ta­la­nes quie­nes se mues­tran fie­les a la pa­tria y vo­tan lo que hay que vo­tar. Los de­más no con­ta­mos.

El País - El País Semanal - - SUMARIO - Ja­vier Cercas

EN UNA de las cró­ni­cas so­bre el jui­cio al pro­cés que se pu­bli­can en es­te pe­rió­di­co, Pa­blo Or­daz na­rra có­mo, du­ran­te una se­sión, los tes­ti­gos se­pa­ra­tis­tas “se eri­gen con to­da na­tu­ra­li­dad en la to­ta­li­dad del pue­blo”: “Aun­que las ur­nas di­gan una y otra vez que el vo­to in­de­pen­den­tis­ta no es ma­yo­ri­ta­rio, el re­la­to de los tes­ti­gos con­si­gue ha­cer in­vi­si­ble a la otra mi­tad”. Y con­clu­ye: “El in­de­pen­den­tis­mo con­si­gue lle­nar to­dos los días el sa­lón de ple­nos de una par­te de Ca­ta­lu­ña que se con­si­de­ra el to­do”.

Esa es la cues­tión. El pac­to cen­tral de la Ca­ta­lu­ña de­mo­crá­ti­ca lo for­mu­ló así su pa­triar­ca, Jor­di Pu­jol: “Es ca­ta­lán to­do aquel que vi­ve y tra­ba­ja en Ca­ta­lu­ña”. Cien­tos de mi­les de emi­gran­tes arri­ba­dos de to­da Es­pa­ña en la pos­gue­rra, gen­te muy hu­mil­de en su in­men­sa ma­yo­ría, se lo cre­ye­ron; mis pa­dres tam­bién se lo cre­ye­ron, y cria­ron a sus hi­jos en con­se­cuen­cia. Es ver­dad que mi ma­dre, que lle­gó ca­si sin es­tu­dios, con más de 30 años y cin­co ni­ños, no ha­bla ca­ta­lán, y por tan­to es de esas per­so­nas a quie­nes el ac­tual pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat lla­mó, en un ar­tícu­lo me­mo­ra­ble, “ca­rro­ñe­ros, es­cor­pio­nes, hie­nas” y “bes­tias con for­ma hu­ma­na”; pe­ro mis her­ma­nas y yo no so­mos co­mo ella. No­so­tros no só­lo vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos en Ca­ta­lu­ña, sino que adop­ta­mos las cos­tum­bres ca­ta­la­nas, nos su­mer­gi­mos en la cul­tu­ra ca­ta­la­na, apren­di­mos ca­ta­lán has­ta vol­ver­nos bi­lin­gües, nos ca­sa­mos con ca­ta­la­nes de pu­ra ce­pa, edu­ca­mos a nues­tros hi­jos en ca­ta­lán e in­clu­so con­tri­bui­mos con nues­tro gra­ni­to de are­na a di­fun­dir la cul­tu­ra ca­ta­la­na. To­do en vano. Aun­que has­ta el úl­ti­mo mo­men­to hi­ci­mos lo po­si­ble por se­guir cre­yen­do que éra­mos ca­ta­la­nes, en sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017, cuan­do to­do es­ta­lló, su­pi­mos sin po­si­bi­li­dad de du­da que no lo éra­mos. Ca­ta­lán, lo que se lla­ma ca­ta­lán, ya só­lo lo era quien que­ría que Ca­ta­lu­ña se se­pa­ra­se de Es­pa­ña; quien no lo que­ría, ya sea por ape­go sen­ti­men­tal a Es­pa­ña o por­que, co­mo yo, es del to­do in­ca­paz de en­ten­der las vir­tu­des de la se­pa­ra­ción y la con­si­de­ra una cau­sa reac­cio­na­ria, in­jus­ta e

in­so­li­da­ria, no compu­taba co­mo ca­ta­lán, al me­nos pa­ra los po­lí­ti­cos se­pa­ra­tis­tas. La prue­ba fla­gran­te de ello es que ta­les po­lí­ti­cos ha­blan por sis­te­ma en nom­bre de Ca­ta­lu­ña y juz­gan que el pro­ble­ma ca­ta­lán es un pro­ble­ma en­tre Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña, y no lo que es: un pro­ble­ma en­tre ca­ta­la­nes, más de la mi­tad de los cua­les he­mos di­cho una y otra vez, en to­do ti­po de elec­cio­nes, por ac­ti­va y por pa­si­va, que no que­re­mos la se­pa­ra­ción. Por eso el na­cio­na­lis­mo es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia: por­que, cuan­do se tra­ta de ele­gir en­tre la de­mo­cra­cia y la na­ción, eli­ge siem­pre la na­ción. Pa­ra los po­lí­ti­cos se­pa­ra­tis­tas en el po­der, los ca­ta­la­nes no so­mos quie­nes vi­vi­mos y tra­ba­ja­mos en Ca­ta­lu­ña, sino só­lo quie­nes, ade­más, son bue­nos ca­ta­la­nes, fie­les a la pa­tria y vo­tan lo que hay que vo­tar. Los de­más no so­mos ca­ta­la­nes, no con­ta­mos, no exis­ti­mos; bas­ta ya de ha­cer­se ilu­sio­nes: pro­ba­ble­men­te nun­ca lo fui­mos, nun­ca con­ta­mos, nun­ca exis­ti­mos. Es­to es lo que es­con­dían las pro­cla­mas una­ni­mis­tas del pro­cés (“Un sol po­ble”, “Els ca­rrers se­ran sem­pre nos­tres”), los dis­ci­pli­na­dos des­fi­les de ca­da 11 de sep­tiem­bre y la son­ri­sa de la revolución de las son­ri­sas: una trai­ción des­co­mu­nal.

La pa­la­bra es du­ra, pe­ro no en­cuen­tro otra: no­so­tros fui­mos lea­les al pac­to que fun­dó la Ca­ta­lu­ña de­mo­crá­ti­ca; los se­pa­ra­tis­tas, no. Que yo se­pa, nin­guno de ellos ha pe­di­do per­dón, y no sé si al­guno ten­drá el va­lor de ha­cer­lo. Lo cual sig­ni­fi­ca que, a me­nos que la de­mo­cra­cia se lo im­pi­da, vol­ve­rán en cuan­to pue­dan a po­ner la na­ción por en­ci­ma de la de­mo­cra­cia. Me ale­gro de que mi pa­dre no ha­ya al­can­za­do a vi­vir es­to, y de que mi ma­dre ape­nas lo en­tien­da. Por lo de­más, men­ti­ría si no aña­die­ra que aho­ra mis­mo mi sen­ti­mien­to fun­da­men­tal es una mez­cla de in­cre­du­li­dad, de hu­mi­lla­ción, de as­co y de ver­güen­za, y que a ve­ces me pre­gun­to si, ade­más de una trai­ción des­co­mu­nal, no ha­brá si­do to­do, des­de que con cua­tro años lle­gué a Ca­ta­lu­ña y el pri­mer día mi pa­dre me di­jo que a par­tir de en­ton­ces iba a ser ca­ta­lán y me en­se­ñó la pri­me­ra fra­se en ca­ta­lán que apren­dí (“M’agra­da molt anar al col·le­gi”), una in­men­sa es­ta­fa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.