NA­VE­GAR AL DES­VÍO Por Ma­nuel Ri­vas

El sec­tor aé­reo se en­fren­ta a la ver­güen­za de to­mar el avión. Un mo­vi­mien­to por el de­cre­ci­mien­to en la avia­ción pa­ra fre­nar el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

El País - El País Semanal - - SUMARIO - Ma­nuel Ri­vas

NO ES mie­do a vo­lar. Por suer­te, nun­ca he sen­ti­do vértigo ni náu­seas, ni tam­po­co pen­sa­mien­tos lú­gu­bres, ni si­quie­ra aquel día, con gran­des tur­bu­len­cias, en que un pa­sa­je­ro, con los ner­vios ro­tos, se echó a reír a car­ca­ja­das y gri­ta­ba con an­gus­tio­sa ale­gría pro­fé­ti­ca: “¡Nos va­mos a caer! ¡Nos va­mos a caer!”. No es desa­so­sie­go por la fal­ta de es­pa­cio, aun­que tam­bién. Ca­da día más en­ca­jo­na­do, con las ro­di­llas hin­ca­das en el asien­to an­te­rior. Esa sos­pe­cha de que ca­da no­che, en el hangar de los ajus­tes, al­guien ator­ni­lla un mi­lí­me­tro me­nos. No, lo que sien­to lo ex­pre­sa con pre­ci­sión el ti­tu­lar del pe­rió­di­co que ho­jeo en las al­tu­ras: “El sec­tor aé­reo se en­fren­ta a la ‘ver­güen­za de to­mar el avión” (Le Mon­de, 4 de ju­nio de 2019).

En Sue­cia, don­de más se ha po­pu­la­ri­za­do, tie­ne ya un nom­bre pro­pio: Flygs­kam. La ver­güen­za de vo­lar. Es un mo­vi­mien­to en rá­pi­da ex­pan­sión. Un ac­ti­vis­mo de la ver­güen­za que se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do con la crea­ción de la pla­ta­for­ma Stay Groun­ded, con el sig­ni­fi­ca­do de “que­dar­se o per­ma­ne­cer en tie­rra”, aun­que la red es co­no­ci­da tam­bién, en es­pa­ñol, por la tra­duc­ción li­te­ral, que su­gie­re una po­si­ción con­vin­cen­te: con los pies en el sue­lo. Qué mag­ní­fi­co nom­bre pa­ra po­ner al­go en mar­cha. O pa­rar­lo. En Stay Groun­ded par­ti­ci­pan más de 100 aso­cia­cio­nes am­bien­ta­lis­tas con el pro­pó­si­to de ela­bo­rar me­di­das y es­tra­te­gias pa­ra cam­biar el ac­tual mo­de­lo de trans­por­te aé­reo, al­ta­men­te con­ta­mi­nan­te, y lo­grar su de­cre­ci­mien­to. Ese es el tí­tu­lo, De­cre­ci­mien­to de la avia­ción, de la con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal que se ce­le­bra­rá en Bar­ce­lo­na a me­dia­dos de ju­lio. Un en­cuen­tro que se rea­li­za­rá sin vue­los. En lar­gas dis­tan­cias, la par­ti­ci­pa­ción se­rá por In­ter­net.

En su gi­ra por Eu­ro­pa, la muy jo­ven ac­ti­vis­ta Gre­ta Thun­berg se ne­gó a via­jar en otro me­dio que no fue­se el fe­rro­ca­rril. Hay quien mi­ra a es­ta ado­les­cen­te co­mo a un ex­tra­ño ser de Orión, pe­ro más bien re­cuer­da a los ni­ños y ni­ñas pro­di­gio del Re­na­ci­mien­to ita­liano que de­ja­ban pas­ma­dos a pa­pas y prín­ci­pes acon­se­ján­do­les en la­tín y grie­go con ver­da­des que “sa­lían del al­ma”. Co­mo nos re­cuer­da el sa­bio Cun­quei­ro, no fal­ta­ron cas­ca­rra­bias que se le­van­ta­ron con­tra es­te “hu­ma­nis­mo in­fan­til” re­na­cen­tis­ta

y de­nun­cia­ron a es­tas vo­ces del al­ma co­mo “ele­men­tos per­tur­ba­do­res”. El ca­so de Gre­ta no de­ja de ser la re­pre­sen­ta­ción con­tem­po­rá­nea del cuen­to de El tra­je nue­vo del em­pe­ra­dor, de An­der­sen. Unos es­ta­fa­do­res con­ven­cie­ron al mo­nar­ca de que vis­tie­ra una ro­pa inexis­ten­te ha­cién­do­le creer que era un tra­je ma­ra­vi­llo­so. Cor­te­sa­nos y súb­di­tos si­guie­ron la bo­la. Has­ta que un ni­ño gri­to: “¡Pe­ro si va des­nu­do!”. Y es­to es lo que es­tá pa­san­do con el eu­fe­mis­mo de “cam­bio cli­má­ti­co”.

El tra­je he­cho has­ta aho­ra pa­ra los em­pe­ra­do­res del si­glo XXI es otra es­ta­fa. Van des­nu­dos. Pa­re­ce que so­lo se dan cuen­ta los ni­ños y ado­les­cen­tes. Una ge­ne­ra­ción que se es­tá echan­do a la ca­lle con pa­la­bras que sa­len del al­ma de la tie­rra. Una mues­tra de la es­ta­fa del tra­je del em­pe­ra­dor es que en el Acuer­do de Pa­rís de 2015 se de­ja­ron asom­bro­sa­men­te de la­do las emi­sio­nes del trans­por­te aé­reo. Su­po­nen, en­tre dió­xi­do de car­bono y otros ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, un 5% de las emi­sio­nes da­ñi­nas en el pla­ne­ta, y van en cre­ci­mien­to. La hue­lla de car­bono en un vue­lo de ida y vuel­ta en­tre Pa­rís y Pe­kín es de 1.239 ki­los de emi­sio­nes de CO2 por pa­sa­je­ro. Pue­de equi­va­ler a tres me­tros cua­dra­dos de cas­que­te po­lar ár­ti­co de­rre­ti­dos.

El ca­len­ta­mien­to glo­bal no es ya una ame­na­za real. Es la reali­dad. Es­ta­mos tras­pa­san­do la lí­nea ro­ja y vi­vien­do los efec­tos de es­ta gue­rra su­cia, no de­cla­ra­da, con­tra la na­tu­ra­le­za. Se­gún un in­for­me de la Unión Eu­ro­pea, se cal­cu­la que 258 mi­llo­nes de per­so­nas han te­ni­do que mi­grar por cau­sas am­bien­ta­les.

La on­da ex­pan­si­va del Flygs­kam sue­co, de la ver­güen­za de vo­lar, ha sa­cu­di­do el con­gre­so anual de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal del Trans­por­te Aé­reo (IA­TA), ce­le­bra­do a prin­ci­pios de es­te mes en Seúl. El di­rec­tor ge­ne­ral de es­ta or­ga­ni­za­ción que agru­pa a las com­pa­ñías aé­reas, Ale­xan­dre de Ju­niac, se ha te­ni­do que re­fe­rir por vez pri­me­ra a es­te mo­vi­mien­to de la ver­güen­za a vo­lar: “Nos in­quie­ta”. Se­ría pre­fe­ri­ble oír­le de­cir: “Nos aver­güen­za”.

Yo ten­go es­pe­ran­za en el sen­ti­mien­to de ver­güen­za. Una ex­tra­or­di­na­ria apli­ca­ción in­cor­po­ra­da, he­re­da­da, que no de­be­ría­mos des­ac­ti­var nun­ca. El pri­mer pa­so pa­ra la to­ma de con­cien­cia. En­tre otras, sien­to mi pro­pia ver­güen­za de vo­lar. La ne­ce­si­dad de po­ner un to­pe. Con los pies en el sue­lo, no nos que­da otra que des­an­dar las hue­llas del desas­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.