AU­DA­CES John Adams, el po­der de la ópe­ra

La ópe­ra es po­der

El País - El País Semanal - - SUMARIO - POR PA­BLO XI­MÉ­NEZ DE SAN­DO­VAL FO­TO­GRA­FÍA DE CAR­LOS CHA­VA­RRÍA

Es un re­fe­ren­te del mi­ni­ma­lis­mo que re­co­ge­rá en Bil­bao el Pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to del BBVA. Nos re­ci­be pa­ra ha­blar so­bre el ar­te y su país, EE UU.

YO QUE­RÍA to­mar el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de Es­ta­dos Unidos y con­ver­tir­lo en mú­si­ca”. Si esa fra­se la fir­ma cual­quier otro, pen­sa­ría­mos en can­ción pro­tes­ta, en rock o en country. John Adams es­tá ha­blan­do de ópe­ra. “Me in­tere­sa mu­cho ex­pre­sar mi vi­da co­mo nor­te­ame­ri­cano y la ópe­ra es un vehícu­lo ex­tra­ño. Com­bi­na tex­to, mú­si­ca, ges­to, es­ce­no­gra­fía, to­dos los

ele­men­tos de las ar­tes y de la dan­za, crea una ex­pe­rien­cia má­gi­ca y mi­to­ló­gi­ca que nin­gu­na otra for­ma de ar­te, ni el ci­ne ni el tea­tro, pue­de al­can­zar”.

John Adams (Wor­ces­ter, Mas­sa­chu­setts, 1947) ha si­do ga­lar­do­na­do es­te año con el Pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to del BBVA en la ca­te­go­ría de Mú­si­ca por una ca­rre­ra en la que ha com­bi­na­do la ex­ce­len­cia clá­si­ca con la ca­pa­ci­dad de la ver­tien­te po­pu­lar pa­ra co­nec­tar con pú­bli­cos am­plios y re­fle­jar pro­ble­mas ac­tua­les. No ha pa­sa­do mu­cho tiem­po de con­ver­sa­ción en su ca­sa de Ber­ke­ley, Ca­li­for­nia, cuan­do rue­ga: “No quie­ro ha­blar de Trump. Siem­pre aca­ba sien­do el ti­tu­lar”. Com­pren­si­ble. Trump sal­drá, cla­ro, pe­ro lo pri­me­ro es la mú­si­ca.

Co­mo ca­si siem­pre, to­do em­pie­za con un pro­fe­sor. “Cuan­do te­nía nue­ve años fue el 200º aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Mo­zart. Un pro­fe­sor nos le­yó una bio­gra­fía de él. Se­gu­ro que a la ma­yo­ría los abu­rrió, pe­ro a mí me en­can­tó la idea del ni­ño com­po­si­tor. Vol­ví a ca­sa, aga­rré pa­pel y lá­piz y em­pe­cé a in­ten­tar com

po­ner. Mis pa­dres aca­ba­ron bus­can­do un pro­fe­sor”.

El pa­dre de Adams era un via­jan­te con afi­ción por la mú­si­ca y te­nía un sa­lón de bai­le. “Allí to­có la ban­da de Du­ke Elling­ton mu­chas ve­ces. Los es­cu­ché a la mis­ma dis­tan­cia que es­toy de us­ted aho­ra. Eso tu­vo una in­fluen­cia muy pro­fun­da en mí”. Benny Good­man y Mi­les Da­vis tam­bién en­tra­ron en la ecua­ción. Des­pués, Leo­nard Berns­tein, el com­po­si­tor más im­por­tan­te de la ado­les­cen­cia de Adams y su “ma­yor ins­pi­ra­ción”.

Adams pa­só su ado­les­cen­cia en los cin­cuen­ta ig­no­ran­do el sur­gi­mien­to del rock a su al­re­de­dor. Ase­gu­ra que, fue­ra del jazz, no es­cu­chó mú­si­ca po­pu­lar has­ta que fue a la uni­ver­si­dad. “Nues­tra edu­ca­ción mu­si­cal es­ta­ba orien­ta­da a los clá­si­cos y nues­tros pro­fe­so­res no en­ten­dían el pop ni te­nían re­la­ción con él”. Es­ta­ba en Har­vard. En­ton­ces apa­re­cie­ron en su vi­da los Beatles, Bob Dy­lan, Aret­ha Fran­klin. “Tu­ve una cri­sis tan se­ve­ra que me fui a Ca­li­for­nia. Ha­bía leí­do so­bre Ca­li­for­nia, có­mo aquí no ha­bía or­to­do­xia, mi­ra­ba a Asia y ha­bla­ba es­pa­ñol”. Era el fi­nal de los se­sen­ta y des­de en­ton­ces ha vi­vi­do en San Fran­cis­co.

A Adams se le re­co­no­ce co­mo uno de los gran­des del mi­ni­ma­lis­mo. Aun­que re­cha­za de plano que se le apli­que esa eti­que­ta, re­co­no­ce que ha si­do una de sus in­fluen­cias. “El mi­ni­ma­lis­mo ha si­do muy im­por­tan­te pa­ra la mú­si­ca en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, más que pa­ra el res­to de las ar­tes”, ex­pli­ca. “La mú­si­ca clá­si­ca se ha­bía vuel­to tan di­so­nan­te y com­ple­ja que na­die la po­día com­pren­der, ni

si­quie­ra los com­po­si­to­res. El mi­ni­ma­lis­mo lo vo­ló to­do por los ai­res e hi­zo que em­pe­za­ra de nue­vo, con un pul­so bá­si­co y re­pe­ti­cio­nes”.

De to­da su obra, han si­do sus ópe­ras las que le han he­cho más fa­mo­so. Ni­xon en Chi­na sur­gió en 1985 de una idea del dra­ma­tur­go Pe­ter Se­llars. La vi­si­ta de Es­ta­do en 1972 del pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon al pre­si­den­te Mao Ze­dong se con­vier­te en un es­pec­tácu­lo de ópe­ra. Dos hom­bres con abri­go can­tán­do­se a los pies del Air For­ce One. “En­ton­ces era im­pen­sa­ble es­cri­bir so­bre al­go de ac­tua­li­dad”. La obra se hi­zo tan fa­mo­sa co­mo con­tro­ver­ti­da. “Ha­bía mu­chos ele­men­tos in­tere­san­tes. Mao y Ni­xon ha­bían crea­do am­bos su pro­pia ima­gen pú­bli­ca. Mao era un in­te­lec­tual de cla­se me­dia que se ha­cía pa­sar por cam­pe­sino. Y Ni­xon era el ma­yor ejem­plo del hom­bre de ne­go­cios ame­ri­cano de pue­blo, no del to­do ho­nes­to. Por su­pues­to, na­da com­pa­ra­ble con lo de aho­ra”. Años des­pués de la muer­te de Ni­xon, Adams coin­ci­dió en una en­tre­vis­ta con el abo­ga­do per­so­nal del ex­pre­si­den­te y le pre­gun­tó si ha­bía vis­to la obra. “¡Por su­pues­to! ¡Lo le­yó to­do!”.

Des­de en­ton­ces, Adams ha se­gui­do en­con­tran­do per­so­na­jes dig­nos de una ópe­ra en la po­lí­ti­ca nor­tea­me­ri­ca­na. Qui­zá la más po­lé­mi­ca fue The Death of Kling­hof­fer, una obra en la que re­la­ta el ase­si­na­to de un pa­sa­je­ro ju­dío del cru­ce­ro Achi­lle Lau­ro a ma­nos de los te­rro­ris­tas pa­les­ti­nos que se­cues­tra­ron el bar­co en 1985. “Es un ac­to te­rro­ris­ta, pe­ro las ra­zo­nes por las que es­tos jó­ve­nes se­cues­tran y ma­tan son com­ple­jas y se re­mon­tan a tiem­pos de la Bi­blia”. Él que­ría ex­plo­rar la “mi­to­lo­gía re­tor­ci­da” que lle­va a con­ven­cer­se de que “ma­tar inocen­tes es al­go bueno”.

En Doc­tor Ato­mic, el pro­ta­go­nis­ta es Ro­bert Op­pen­hei­mer, di­rec­tor del Pro­yec­to Man­hat­tan y pa­dre de la bom­ba ató­mi­ca. Otro per­so­na­je fascinante pa­ra sa­lir al es­ce­na­rio y re­la­tar su con­flic­to in­te­rior can­tan­do. “La ópe­ra es una for­ma de ar­te ex­tre­ma­da­men­te emo­ti­va”, ra­zo­na. “Tie­nes que con­tar his­to­rias que real­men­te ten­gan un sig­ni­fi­ca­do pa­ra los per­so­na­jes y pa­ra el pú­bli­co. En el ca­so de Doc­tor Ato­mic, se tra­ta de un cien­tí­fi­co muy preo­cu­pa­do por lo que se va a ha­cer con es­ta ar­ma. Se con­vier­te en una idea exis­ten­cial muy in­ten­sa. Ade­más, es­tá esa idea de la hu­ma­ni­dad lle­gan­do a un pun­to en el que ha lo­gra­do crear un ar­ma con la que pue­de des­truir el pla­ne­ta”.

“Nun­ca qui­se uti­li­zar mi ar­te pa­ra ex­pre­sar una opi­nión po­lí­ti­ca”, ra­zo­na Adams en es­ta tar­de per­fec­ta de la bahía de San Fran­cis­co. “Me in­tere­sa el ele­men­to hu­mano. Es­ta­ba co­nec­tan­do con te­mas que son par­te de la ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va. Cuan­do me di­cen que soy un com­po­si­tor po­lí­ti­co me in­co­mo­da, por­que to­do es po­lí­ti­ca. La po­lí­ti­ca es po­der. Una obra de Ibsen es po­lí­ti­ca, por­que ha­bla de po­der en­tre hom­bres y mu­je­res. La di­fe­ren­cia es si ocu­rre en la me­sa de la co­ci­na o en la Ca­sa Blan­ca”.

“La mú­si­ca clá­si­ca se ha­bía vuel­to tan com­ple­ja que na­die la po­día com­pren­der. El mi­ni­ma­lis­mo vo­ló to­do eso por los ai­res”

A la iz­quier­da, John Adams, en su ca­sa en Ber­ke­ley. Arri­ba, su piano con un li­bro so­bre el com­po­si­tor afro­ame­ri­cano Harry T. Bur­leigh.

AU­DA­CES / JOHN ADAMS

En la pá­gi­na an­te­rior, li­bros en una me­si­lla de la ca­sa; en el cen­tro, Adams, en su es­tu­dio. En es­ta pá­gi­na, un te­cla­do y par­ti­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.