CIEN­CIA SIN FIC­CIÓN To­dos so­mos men­ti­ro­sos

No de­ja de ser pa­ra­dó­ji­co que el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo en­cie­rre una gran ver­dad que la cien­cia y el aná­li­sis de gran­des da­tos han de­mos­tra­do. ¿Por qué fa­llan tan­to las en­cues­tas? Qui­zás la cau­sa sea que, por muy bien que ha­ga­mos el mues­treo, la gen­te no

El País - El País Semanal - - SUMARIO - POR J. M. MU­LET / ILUS­TRA­CIÓN DE SE­ÑOR SALME

EN 1950, la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se de Den­ver al­ber­gó un es­tu­dio pio­ne­ro pa­ra tra­tar de cuan­ti­fi­car la men­ti­ra en las en­cues­tas. Se pre­gun­tó a la po­bla­ción en qué por­cen­ta­je vo­ta­ba, do­na­ba di­ne­ro a or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas y era so­cia de una bi­blio­te­ca, y lue­go se cru­za­ron los da­tos con las ci­fras ofi­cia­les de vo­tan­tes, so­cios de la bi­blio­te­ca y do­na­cio­nes be­né­fi­cas re­gis­tra­das. El re­sul­ta­do fue que, a pe­sar de que la en­cues­ta era anó­ni­ma, la gen­te ha­bía men­ti­do, y mu­cho. Se­gún la en­cues­ta, el 63% ha­bía vo­ta­do en las an­te­rio­res elec­cio­nes ge­ne­ra­les, el 20% era so­cio de una bi­blio­te­ca y el 67% ha­bía rea­li­za­do al­gu­na do­na­ción be­né­fi­ca. Pe­ro los por­cen­ta­jes reales eran muy in­fe­rio­res: 36% de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral, 13% con car­né de la bi­blio­te­ca y 33% con car­né de do­nan­tes. En 70 años la cos­tum­bre no ha cam­bia­do. Una en­cues­ta re­cien­te pre­gun­ta­ba a los gra­dua­dos de la Uni­ver­si­dad de Mary­land si su no­ta me­dia era in­fe­rior a 2,5 y si ha­bían do­na­do di­ne­ro a la Uni­ver­si­dad. Se­gún el son­deo, so­lo un 4% te­nía una no­ta ba­ja y el 44% ha­bía do­na­do di­ne­ro a la Uni­ver­si­dad. La reali­dad era que el 11% te­nía no­ta ba­ja y so­lo el 28% ha­bía do­na­do di­ne­ro. Se­gui­mos min­tien­do en las en­cues­tas.

La cues­tión es que tam­bién nos men­ti­mos a no­so­tros mis­mos. La ma­yo­ría de las pla­ta­for­mas de ví­deo uti­li­zan he­rra­mien­tas pa­ra que pa­se­mos el má­xi­mo tiem­po po­si­ble en­gan­cha­dos a la pan­ta­lla. Una de es­tas he­rra­mien­tas con­sis­te en que pue­das ha­cer una lis­ta de lo que quie­res ver, y que al vol­ver a co­nec­tar­te te lo re­cuer­de. En Net­flix se die­ron cuen­ta de que la gen­te ha­cía lis­tas lar­guí­si­mas pe­ro no las uti­li­za­ba. ¿Cuál era el pro­ble­ma? Cuan­do Net­flix pre­gun­ta­ba a los usua­rios, siem­pre ele­gían se­su­dos do­cu­men­ta­les de his­to­ria o la pe­lí­cu­la che­ca en blan­co y ne­gro que ha­bía triun­fa­do en Can­nes, pe­ro cuan­do se sen­ta­ban y Net­flix les re­cor­da­ba que te­nían una pe­lí­cu­la che­ca en lis­ta de es­pe­ra, los usua­rios aca­ba­ban ig­no­ran­do la su­ge­ren­cia y po­nien­do Re­sa­cón en Las Ve­gas o Spi­der­man 35. Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de las pla­ta­for­mas, ade­más de pre­gun­tar, uti­li­zan un al­go­rit­mo que su­gie­re pe­lí­cu­las o do­cu­men­ta­les en fun­ción de lo que has vis­to y no de lo que has di­cho que ibas a ver. A ve­ces la au­to­men­ti­ra es más su­til. Por ejem­plo, en re­des so­cia­les. Com­pa­re­mos dos re­vis­tas ame­ri­ca­nas. La re­vis­ta men­sual pa­ra in­te­lec­tua­les The Atlan­tic y la re­vis­ta sen­sa­cio­na­lis­ta y de chis­mo­rreos The Na­tio­nal In­qui­rer. El ana­lis­ta de da­tos Seth Step­hens-Da­vi­do­witz las com­pa­ró por­que te­nían ti­ra­das muy pa­re­ci­das. Sin em­bar­go, la pá­gi­na de Fa­ce­book de The Atlan­tic te­nía 27 ve­ces más me gus­ta que la de The Na­tio­nal En­qui­rer. Po­dría ar­gu­men­tar­se que el per­fil del lec­tor de una re­vis­ta de co­ti­lleos es di­fe­ren­te al de una re­vis­ta in­te­lec­tual y que es­te es más ac­ti­vo en In­ter­net y en re­des so­cia­les, pe­ro no es el ca­so.

La gen­te bus­ca­ba ar­tícu­los de esas dos pu­bli­ca­cio­nes de for­ma muy si­mi­lar por In­ter­net, pe­ro so­lo le da­ban al me gus­ta en el ca­so de la re­vis­ta in­te­lec­tual.

Por úl­ti­mo, si us­ted es lur­ker en las re­des so­cia­les (per­so­nas que mi­ran y no par­ti­ci­pan) y sue­le co­ti­llear per­fi­les de gen­te que le re­sul­tan in­tere­san­tes, sien­to de­cep­cio­nar­le. En las re­des, la gen­te no mien­te mu­cho sino mu­chí­si­mo. Y no ha­bla de su vi­da, sino de la que le gus­ta­ría te­ner. El ana­lis­ta de da­tos men­cio­na­do an­te­rior­men­te hi­zo una bús­que­da de las pa­la­bras más re­pe­ti­das de mu­je­res que ha­blan de sus ma­ri­dos en es­tos ám­bi­tos. En Fa­ce­book e Ins­ta­gram, la pa­la­bra “ma­ri­do” sue­le ir acom­pa­ña­da de “me­jor, ami­go, as, in­creí­ble y mono”. Sin em­bar­go, ¿qué di­cen las bús­que­das en In­ter­net? Cuan­do al­guien uti­li­za la pa­la­bra “ma­ri­do” en Bing, Goo­gle o cual­quier otro bus­ca­dor, ¿cuá­les son las que sue­len acom­pa­ñar­la? Aquí la reali­dad se mues­tra muy cruel. Por es­te or­den: “Ho­mo­se­xual, im­bé­cil, in­creí­ble, mo­les­to y ta­ca­ño”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.