RE­POR­TA­JE La ju­ga­da maes­tra del aje­drez

El País - El País Semanal - - SUMARIO - por Leontxo Gar­cia fo­to­gra­fia de Oliver Haupt

Es­te es un via­je por la Es­pa­ña que jue­ga al aje­drez. Y la que se edu­ca con es­te de­por­te. Y la que en­cuen­tra una te­ra­pia en­tre peo­nes y re­yes. El cro­nis­ta del dia­rio EL PAÍS en la es­pe­cia­li­dad re­co­rre en­cla­ves que han con­ver­ti­do a es­te país en el que más tor­neos in­ter­na­cio­na­les or­ga­ni­za y en can­te­ra de cam­peo­nes.

LI­NA­RES Y Se­vi­lla son cla­ves pa­ra en­ten­der por qué so­lo Ar­me­nia (don­de el aje­drez es más po­pu­lar que el fút­bol) su­pera a Es­pa­ña en el uso del jue­go-cien­cia en las au­las. El tor­neo Ciu­dad de Li­na­res (1978-2010) se con­vir­tió en el Wim­ble­don del aje­drez gra­cias a un co­mer­cian­te lo­cal, Luis Ren­te­ro (1922-2015), me­ce­nas que con­vir­tió su ciu­dad (60.000 ha­bi­tan­tes) en la ci­ta anual obli­ga­da de los me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do has­ta que el Ayun­ta­mien­to se hi­zo con las rien­das. El cam­peón Ga­ri Kas­pá­rov, que ca­da año de­ja­ba una al­moha­da, un ter­mo y otras per­te­nen­cias en el ho­tel Aní­bal —don­de la sui­te prin­ci­pal con­ser­va su nom­bre por­que da­ba por se­gu­ra su pre­sen­cia al año si­guien­te—, se re­ti­ró en Li­na­res, en 2005.

Juan Fer­nán­dez, al­cal­de des­de 1999 has­ta el mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas, es­tá muy or­gu­llo­so de aque­llo: “Du­ran­te mu­cho tiem­po no fui­mos cons­cien­tes de la enor­me tras­cen­den­cia que im­pli­ca­ba or­ga­ni­zar el tor­neo más im­por­tan­te del mun­do. El aje­drez nos si­tuó en el ma­pa es­pa­ñol y mun­dial. Hoy se po­ne de mo­da otra vez por su gran uti­li­dad so­cial y edu­ca­ti­va, y veo con or­gu­llo que no­so­tros pu­si­mos la pri­me­ra pie­dra”. El tor­neo ce­só por­que la cri­sis eco­nó­mi­ca fue do­ble en Li­na­res, de­bi­do al cie­rre de la fábrica San­ta­na Mo­tor, pul­món de la co­mar­ca; el des­em­pleo lle­gó al 50%. Pe­ro la ciu­dad si­gue or­ga­ni­zan­do los cam­peo­na­tos de Es­pa­ña ca­da ve­rano, que son una fuen­te de in­gre­sos muy ne­ce­sa­rios.

Li­na­res ins­pi­ró a otro hom­bre de pa­sión sin lí­mi­te, Ra­fael Cid (1940-2012), pre­si­den­te en­ton­ces de la Fe­de­ra­ción An­da­lu­za de Aje­drez, pa­ra mo­vi­li­zar a las fuer­zas vi­vas de Se­vi­lla y lo­grar la se­de del Mun­dial 1987 Kas­pá­rov-Kár­pov, que se ju­gó —con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de pu­bli­ci­tar la Ex­po Uni­ver­sal de 1992— du­ran­te dos me­ses y me­dio en el tea­tro Lo­pe de Vega y en el ad­ya­cen­te edi­fi­cio del Casino de la Ex­po­si­ción. Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, que pro­du­cía un pro­gra­ma dia­rio es­pe­cial, re­trans­mi­tió en di­rec­to la úl­ti­ma par­ti­da, que tu­vo 13 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res (de ellos, es muy pro­ba­ble que el 90% no en­ten­die­ran na­da de aje­drez, pe­ro ne­ce­si­ta­ban sa­ber quién ga­na­ba).

Es­pa­ña se con­vir­tió así en el país fa­vo­ri­to de Kár­pov y Kas­pá­rov y en el que más tor­neos in­ter­na­cio­na­les or­ga­ni­za ca­da año des­de 1988: 445 en 2018. En­tre los de éli­te, se man­tie­ne el Ciu­dad de León, cu­ya 32ª edi­ción se dispu­tará del 5 al 7 de ju­lio. Hay mu­chos con fi­nes de tu­ris­mo cul­tu­ral, co­mo los de Be­nas­que (Pi­ri­neo de Hues­ca), Benidorm o Sit­ges, con cen­te­na­res de ju­ga­do­res y acom­pa­ñan­tes. Y en­tre los más mo­des­tos, uno de gran mé­ri­to: el de Al­cu­bie­rre (Hues­ca), pue­blo de 437 ha­bi­tan­tes por el que ya han pa­sa­do —co­mo in­vi­ta­dos es­pe­cia­les— cin­co cam­peo­nes del mun­do y otras sie­te gran­des es­tre­llas.

Ter­mi­na­da la gran ri­va­li­dad Kár­pov-Kas­pá­rov, la ma­yor en la his­to­ria de to­dos los de­por­tes, el aje­drez ape­nas sa­lía ya en la pren­sa es­pa­ño­la. Pe­ro era un mag­ma si­len­cio­so que se ex­ten­día por mu­chos pue­blos y ciu­da­des de­bi­do a esa pro­li­fe­ra­ción de tor­neos, so­bre to­do en ve­rano. Y así fue cre­cien­do la per­cep­ción de que es mu­cho más que un jue­go o de­por­te. Es­pe­cial­men­te en Ca­ta­lu­ña —don­de su rai­gam­bre so­cial co­men­zó ha­ce más de un si­glo—, que siem­pre pro­du­jo gran can­ti­dad de ju­ga­do­res de al­to ni­vel. Las com­pe­ti­cio­nes ca­ta­la­nas mue­ven hoy más de 7.000 en las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías. En ese con­tex­to lle­gó (mar­zo de 2012) la de­ci­sión del Par­la­men­to Eu­ro­peo, con 415 eu­ro­dipu­tados a fa­vor, de re­co­men­dar el aje­drez por su con­tri­bu­ción a “(…) la in­te­gra­ción so­cial, la lu­cha con­tra la dis­cri­mi­na­ción, la re­duc­ción de las ta­sas de de­lin­cuen­cia e in­clu­so la lu­cha con­tra di­fe­ren­tes adic­cio­nes”, ade­más de que “(…) pue­de me­jo­rar la con­cen­tra­ción, pa­cien­cia y per­sis­ten­cia, y pue­de ayu­dar [a los ni­ños de cual­quier edad] a desa­rro­llar el sen­ti­do de la crea­ti­vi­dad, la in­tui­ción, la me­mo­ria y las com­pe­ten­cias, tan­to ana­lí­ti­cas co­mo de to­ma de de­ci­sio­nes”. Pa­ra en­ton­ces, el co­le­gio pri­va­do Mon­tse­rrat de Bar­ce­lo­na y los otros nue­ve cen­tros es­pa­ño­les (5.400 alum­nos en to­tal) del gru­po re­li­gio­so Na­za­ret ya ha­bían for­ma­do a sus do­cen­tes pa­ra uti­li­zar el aje­drez co­mo he­rra­mien­ta trans­ver­sal (jun­to a la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal) e in­ter­dis

ci­pli­nar (en cla­se de ma­te­má­ti­cas, len­gua, his­to­ria, tec­no­lo­gía…) si­guien­do el mé­to­do de la co­lom­bia­na Adria­na Sa­la­zar, quien apli­ca las teo­rías de edu­ca­ción in­no­va­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Har­vard (EE UU); lo uti­li­zan unos 300 co­le­gios es­pa­ño­les.

La Ge­ne­ra­li­tat im­pul­só de in­me­dia­to una ex­pe­rien­cia pi­lo­to con cri­te­rios si­mi­la­res, y ade­más la Uni­ver­si­tat de Gi­ro­na creó un ob­ser­va­to­rio de se­gui­mien­to, con es­tu­dios cien­tí­fi­cos que com­pa­ran a los alum­nos. Los dos rea­li­za­dos (sie­te cur­sos y unas 500 es­cue­las im­pli­ca­das, sin con­tar va­rios cien­tos más don­de la ma­te­ria se im­par­te por em­pre­sas pri­va­das) dan re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos que coin­ci­den, a gran­des ras­gos, con otros si­mi­la­res rea­li­za­dos en Ale­ma­nia y Di­na­mar­ca: los alum­nos aje­dre­cis­tas desa­rro­llan más su in­te­li­gen­cia en ge­ne­ral y au­men­tan su ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, so­bre to­do en ma­te­má­ti­cas y com­pren­sión lec­to­ra, los dos pa­rá­me­tros don­de los ni­ños es­pa­ño­les sue­len fa­llar más en el in­for­me PI­SA.

La je­fa de ser­vi­cio del Cu­rrícu­lo de In­fan­til y Pri­ma­ria del De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, Mon­tse­rrat Pa­yés, es­ti­ma que el gra­do de sa­tis­fac­ción de los do­cen­tes “su­pera el 80%, un ni­vel muy al­to si lo com­pa­ra­mos con otros pro­yec­tos de edu­ca­ción in­no­va­do­ra”. La maes­tra Mar­ta Ami­gó, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to y for­ma­do­ra de do­cen­tes jun­to a Jo­sep Se­rra, po­ne el acen­to en “la im­por­tan­cia de for­mar a los do­cen­tes de plan­ti­lla por­que eso per­mi­te uti­li­zar el aje­drez en cual­quier pue­blo”, sin de­pen­der de los mo­ni­to­res, más apro­pia­dos pa­ra la ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar. “La otra gran con­clu­sión", re­sal­ta Ami­gó, "es que el aje­drez, uti­li­za­do trans­ver­sal­men­te, po­ten­cia la en­se­ñan­za en to­das las áreas y va­lo­res por­que con­sis­te en ju­gar apren­dien­do y apren­der ju­gan­do”.

La ve­ra­ci­dad de esa fra­se se hi­zo cris­ta­li­na cuan­do vi­si­ta­mos la es­cue­la Jau­me Bal­mes, en El Prat de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na), dis­tin­gui­da por la Ge­ne­ra­li­tat por sus lo­gros en la edu­ca­ción in­no­va­do­ra a tra­vés del aje­drez. Se uti­li­za en to­das las áreas, in­clui­da la edu­ca­ción fí­si­ca, des­de ha­ce cin­co años, tan­to en in­fan­til co­mo en pri­ma­ria. To­dos los do­cen­tes con quie­nes ha­bla­mos du­ran­te la vi­si­ta irra­dian en­tu­sias­mo, y la di­rec­to­ra, Pie­tat Bo­de­lón, aña­de: “Ade­más de los usos cu­rri­cu­la­res, nos per­mi­te tra­ba­jar va­lo­res co­mo el res­pe­to en­tre las di­fe­ren­tes et­nias y re­li­gio­nes, sa­ber per­der, con­trol del pri­mer im­pul­so…”. Asi­mis­mo pu­di­mos com­pro­bar que las ac­ti­vi­da­des del pa­tio, fue­ra de las ho­ras de cla­se, tam­bién sue­len es­tar re­la­cio­na­das. “Y mu­chos pi­den un jue­go de aje­drez a los Re­yes Ma­gos, y así, ade­más, im­pli­ca­mos a los pa­dres”, se­ña­la Mó­ni­ca Ta­boa­da, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to.

To­do ello ha con­ver­ti­do a la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de Aje­drez en una de las po­cas del mun­do cu­ya ac­ti­vi­dad no se li­mi­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te a la com­pe­ti­ción. Su pre­si­den­te es Pe­po Vi­ñas: “El fu­tu­ro del aje­drez co­mo de­por­te

de­pen­de en gran me­di­da de su éxi­to co­mo he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va y so­cial de pri­me­ra mag­ni­tud. Nin­gu­na otra dis­ci­pli­na per­mi­te jun­tar en un mis­mo tor­neo a una ni­ña de 6 años con un se­ñor de 97; ni in­cluir a cie­gos y otros dis­ca­pa­ci­ta­dos de to­do ti­po ju­gan­do en las mis­mas con­di­cio­nes. Igua­la a gen­tes de to­das las et­nias, ri­cos y po­bres, ni­ños y ma­yo­res… y, por su­pues­to, a hom­bres y mu­je­res”.

La gran es­ca­sez de mu­je­res en el aje­drez —so­lo hay una en­tre los cien me­jo­res del mun­do— es un te­ma apa­sio­nan­te pa­ra pro­fun­dos es­tu­dios so­cio­ló­gi­cos. El Peo­na i Peó es un club muy es­pe­cial del ba­rrio bar­ce­lo­nés de Gui­nar­dó, cu­ya se­ña de iden­ti­dad prin­ci­pal des­de 1994 son las chi­cas (un 25% de los miem­bros, que sig­ni­fi­ca el cuá­dru­ple de lo ha­bi­tual), aun­que su ac­ti­vi­dad fun­da­men­tal es dar cla­ses a unos 120 alum­nos de to­das las eda­des en el club y a mu­chos más (así co­mo a maes­tros) en unos 50 co­le­gios de la ciu­dad, den­tro de un pro­yec­to coor­di­na­do por el Ayun­ta­mien­to. Su pre­si­den­te, Pep Me­len­dres, es­tá con­ven­ci­do de que la cau­sa de es­ca­sez de ju­ga­do­ras en el mun­do es la edu­ca­ción se­xis­ta: “An­tes de fun­dar el club vi con cla­ri­dad que el aje­drez era un mun­do or­ga­ni­za­do por hom­bres pa­ra hom­bres, y de­ci­dí cam­biar eso en la me­di­da que pu­die­se”. En con­se­cuen­cia, las chi­cas del club tie­nen un pro­ta­go­nis­mo es­pe­cial. “Por ejem­plo, si mon­ta­mos una ex­hi­bi­ción de par­ti­das si­mul­tá­neas en las ca­lles del ba­rrio, pro­cu­ra­mos que quie­nes las den sean mu­je­res”. El tra­ba­jo del Peo­na i Peó du­ran­te 25 años ha cau­sa­do arrai­go: “Al prin­ci­pio, bue­na par­te de los aje­dre­cis­tas nos des­de­ña­ban, al­gu­nos ca­si se reían de no­so­tros; aho­ra so­mos uno de los clu­bes con más vi­da so­cial, a pe­sar del au­ge de ju­gar al aje­drez por In­ter­net des­de ca­sa”. Pe­ro el pro­ble­ma de la es­ca­sez de mu­je­res es­tá aún muy le­jos de arre­glar­se, co­mo se­ña­la Pe­re Du­ran, uno de los pro­fe­so­res del club: “Cuan­do pre­gun­ta­mos a las ni­ñas quién les en­se­ñó a ju­gar, so­lo un 3% nos di­ce que fue una mu­jer”.

Hay gen­te tan vol­ca­da ha­cia el aje­drez edu­ca­ti­vo co­mo Me­len­dres y su equi­po en mu­chas par­tes de Es­pa­ña, pe­ro qui­zá no exis­ta un ca­so si­mi­lar al del maes­tro En­ri­que Sán­chez, quien con­vir­tió a su co­le­gio, el Mar­cos Fre­chín (si­tua­do en el mo­des­to ba­rrio za­ra­go­zano de Las Fuen­tes), en cam­peón de Es­pa­ña es­co­lar en 2018. Lle­va 36 años im­par­tien­do aje­drez en ho­ra­rio ex­tra­es­co­lar en su es­cue­la y for­man­do ade­más en la mo­da­li­dad edu­ca­ti­va a más de 1.000 maes­tros ara­go­ne­ses. Su mo­des­tia es tan gran­de que en su co­le­gio no va­lo­ran la enor­mi­dad de su mé­ri­to: gra­cias a él y a Mi­riam Mon­real, la maes­tra que to­mó ha­ce dos años —cuan­do Sán­chez se ju­bi­ló— el tes

EN 2015, TO­DOS LOS PAR­TI­DOS SE PU­SIE­RON DE ACUER­DO EN AL­GO EN EL CON­GRE­SO DE LOS DIPU­TADOS: APO­YAR EL AJE­DREZ CO­MO HE­RRA­MIEN­TA PEDAGOGICA

ti­go de la coor­di­na­ción del pro­yec­to pa­ra el Go­bierno de Ara­gón, es­ta co­mu­ni­dad se ha con­ver­ti­do en una de las re­fe­ren­cias mun­dia­les de ma­yor ca­li­dad, con 186 cen­tros, unos 600 do­cen­tes (sin con­tar los mo­ni­to­res que tra­ba­jan en ho­ra­rio ex­tra­es­co­lar) y más de 60.000 alum­nos im­pli­ca­dos en el pro­gra­ma Aje­drez a la Es­cue­la. Pe­ro en el Mar­cos Fre­chín si­gue sien­do ex­tra­es­co­lar a pe­sar de to­do.

Na­da me­jor pa­ra plas­mar en imá­ge­nes ese au­ge que la fies­ta del aje­drez es­co­lar ara­go­nés que vi­vi­mos en el po­li­de­por­ti­vo de Ca­ri­ñe­na el pa­sa­do 27 de mar­zo: mil ni­ños (con una enor­me lis­ta de es­pe­ra, por­que no ca­bían más) y sus do­cen­tes ju­ga­ron par­ti­das y dis­fru­ta­ron de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des du­ran­te seis ho­ras se­gui­das. La con­se­je­ra de Edu­ca­ción, May­te Pé­rez, im­pre­sio­na­da por lo que es­ta­ba vien­do, anun­ció an­te las cá­ma­ras su in­ten­ción de re­for­zar el pro­yec­to, tan­to en in­fan­til co­mo en pri­ma­ria, des­de el pró­xi­mo cur­so, aun­que es­tá por ver si el Go­bierno que sal­ga de las re­cien­tes elec­cio­nes lo man­ten­drá.

Si los res­pon­sa­bles de esa de­ci­sión tie­nen al­gu­na du­da, ca­be su­ge­rir­les que pa­sen una ho­ra en el co­le­gio Zal­fo­na­da de Za­ra­go­za, y so­bre to­do en el au­la de in­fan­til. Allí tra­ba­ja la coor­di­na­do­ra Mon­real con ni­ños de tres a cin­co años uti­li­zan­do un ta­ble­ro gi­gan­te, com­bi­na­do con mú­si­ca. Un mun­do má­gi­co don­de los do­cen­tes tra­ba­jan los va­lo­res y ha­bi­li­da­des más im­por­tan­tes a esa edad: se­ria­ción, cla­si­fi­ca­ción, la­te­ra­li­dad, psi­co­mo­tri­ci­dad, aten­ción, con­cen­tra­ción, me­mo­ria, res­pe­to por las nor­mas y los com­pa­ñe­ros, geo­me­tría ele­men­tal (ho­ri­zon­tal, ver­ti­cal y dia­go­nal), con­trol del pri­mer im­pul­so… Quien es­cri­be es­tas lí­neas no ha co­no­ci­do nin­gu­na maes­tra (en esa eta­pa, ca­si siem­pre son mu­je­res) de nin­gún país que ha­ya uti­li­za­do el aje­drez en in­fan­til y no es­té muy sa­tis­fe­cha.

Las de­ci­sio­nes de los otros sie­te Go­bier­nos au­to­nó­mi­cos en fa­vor del aje­drez edu­ca­ti­vo se pro­du­je­ron tras el mi­la­gro del 11 de fe­bre­ro de 2015 en el Con­gre­so de los Dipu­tados. To­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les se pu­sie­ron de acuer­do en al­go: apo­yar el aje­drez co­mo he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca. La ex­pe­rien­cia de Ca­na­rias re­sul­ta de es­pe­cial in­te­rés, a pe­sar de que no pue­de equi­pa­rar­se en nú­me­ros con Ca­ta­lu­ña, Ara­gón o An­da­lu­cía, por su ca­li­dad. La coor­di­na­do­ra del pro­yec­to del Go­bierno re­gio­nal, Lo­re­na Gar­cía, psi­co­pe­da­go­ga, in­ves­ti­ga­do­ra y do­cen­te muy ex­pe­ri­men­ta­da, es coau­to­ra de un es­tu­dio cien­tí­fi­co pu­bli­ca­do en 2012 por la Uni­ver­si­dad de La La­gu­na (Te­ne­ri­fe) en el que por pri­me­ra vez se con­clu­ye que el aje­drez no so­lo desa­rro­lla la in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va (eso ya se sa­bía), sino tam­bién la emo­cio­nal, un ám­bi­to muy

im­por­tan­te en la edu­ca­ción in­no­va­do­ra. Com­pa­ra­ron a alum­nos aje­dre­cis­tas con otros que a la mis­ma ho­ra ju­ga­ban al fút­bol y al ba­lon­ces­to (de­por­tes de equi­po, en teo­ría más ade­cua­dos pa­ra desa­rro­llar cua­li­da­des so­cio-afec­ti­vas), y los re­sul­ta­dos fue­ron sor­pren­den­tes: los del pri­mer gru­po des­ta­ca­ron más en cam­pos co­mo au­to­es­ti­ma, mo­ti­va­ción, dis­ci­pli­na, bue­na re­la­ción con los pro­fe­so­res, gus­to por el es­tu­dio, res­pe­to por las nor­mas, so­cia­bi­li­dad, to­ma de de­ci­sio­nes… El pro­gra­ma Edu­can­do Per­so­ni­tas, no Cam­peo­nes es­tá ya ex­ten­di­do por las sie­te is­las en su ter­cer cur­so, to­do in­di­ca que con­ti­nua­rá cre­cien­do y el ín­di­ce de sa­tis­fac­ción cap­ta­do por el Go­bierno es su­pe­rior al 80%, si­mi­lar al de Ca­ta­lu­ña.

Qui­zá por­que los res­col­dos de Li­na­res y Se­vi­lla aún no se han apa­ga­do, el Go­bierno au­to­nó­mi­co más sor­pren­di­do cuan­do lan­zó el pro­yec­to fue el de An­da­lu­cía. La res­pues­ta fue ma­si­va: en su 2º cur­so, el pro­gra­ma Au­laD­ja­que im­pli­ca a más de 500 es­cue­las, 6.000 do­cen­tes y 100.000 alum­nos. Su coor­di­na­dor, Ma­nuel Azua­ga, des­ta­ca: “Por pri­me­ra vez un jue­go ha en­tra­do en el au­la en ho­ra­rio lec­ti­vo. Au­laD­ja­que apues­ta por en­fo­ques trans­ver­sa­les que fa­vo­rez­can el desa­rro­llo de un pen­sa­mien­to crí­ti­co y es­tra­té­gi­co, una me­jor to­ma de de­ci­sio­nes o in­clu­so có­mo pre­ve­nir el aco­so es­co­lar, siem­pre des­de un en­fo­que lú­di­co e in­te­gra­dor. Pa­ra lle­var to­do es­to a la prác­ti­ca se ne­ce­si­ta la con­vic­ción de los do­cen­tes”. Una de las con­clu­sio­nes prin­ci­pa­les de es­te re­por­ta­je es lo bien que fun­cio­na el aje­drez co­mo in­te­gra­dor

en co­le­gios di­fí­ci­les, de ba­rrios con gran mez­cla ét­ni­ca y so­cial. En An­da­lu­cía vi­si­ta­mos dos, el San Jor­ge (in­fan­til y pri­ma­ria), en Pa­los de la Fron­te­ra (Huel­va), y el Ma­nuel Al­cán­ta­ra (se­cun­da­ria), en Má­la­ga. To­más Es­tra­da, di­rec­tor del pri­me­ro, es un eterno bus­ca­dor de he­rra­mien­tas in­no­va­do­ras: “Em­pe­za­mos con la Chess­room [au­la de aje­drez] y en­se­gui­da vi­mos que tan­to los ni­ños co­mo —muy im­por­tan­te— las ni­ñas res­pon­dían muy bien y ade­más nos pe­dían que les en­se­ñá­ra­mos más. Lo in­tro­du­ji­mos en cien­cias so­cia­les y ma­te­má­ti­cas, y tam­bién fun­cio­nó de ma­ra­vi­lla. De mo­do que crea­mos el área de aje­drez, al mis­mo ni­vel que la edu­ca­ción fí­si­ca. A los do­cen­tes nos per­mi­te tra­ba­jar lú­di­ca­men­te va­lo­res y con­cep­tos”.

En el Ma­nuel Al­cán­ta­ra lle­van cin­co años con el pro­yec­to. Apli­can con­cep­tos edu­ca­ti­vos in­no­va­do­res de trans­fe­ren­cia pa­ra la vi­da co­ti­dia­na. Aun­que no co­no­cen los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción en mar­cha, los tres maes­tros con quie­nes ha­bla­mos se mos­tra­ron con­ven­ci­dos de que se­rán muy po­si­ti­vos, y re­cal­ca­ron: “Los ins­pec­to­res de la Jun­ta de An­da­lu­cía tam­bién es­tán sa­tis­fe­chos”.

Los ecos de Li­na­res y Se­vi­lla han im­pul­sa­do a va­rias ciu­da­des an­da­lu­zas a in­cluir el aje­drez en­tre sus sig­nos dis­tin­ti­vos. Es­te­po­na, en la cos­ta de Má­la­ga, es un ca­so es­pe­cial gra­cias a otro en­tu­sias­ta in­can­sa­ble, Mi­guel Abril: “La Es­cue­la Mu­ni­ci­pal de Aje­drez arran­có en 1985. Lue­go nos fui­mos in­tro­du­cien­do en los co­le­gios, con las per­so­nas ma­yo­res y con cla­ses es­pe­cia­les pa­ra los tu­ris­tas. To­dos los ciu­da­da­nos de Es­te­po­na me­no­res de 20 años edu­ca­dos aquí sa­ben ju­gar; más de 14.000 per­so­nas han pa­sa­do por nues­tras cla­ses. En el pa­seo Ma­rí­ti­mo te­ne­mos seis ta­ble­ros gi­gan­tes con sus pie­zas y la gen­te las cui­da muy bien, sal­vo al­gún bo­rra­cho de ma­dru­ga­da”.

Al­go aún más im­pre­sio­nan­te que los ni­ños de tres años de Za­ra­go­za son las di­ver­sas apli­ca­cio­nes so­cia­les y te­ra­péu­ti­cas que ha fi­nan­cia­do la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra (tan­to con Go­bier­nos del PSOE co­mo del PP) con el club Ma­gic, pre­si­di­do por el psi­có­lo­go Juan An­to­nio Mon­te­ro. Ro­za lo in­creí­ble ver los re­sul­ta­dos en per­so­nas con sín­dro­me de Down. O con tras­tor­nos men­ta­les gra­ves. O en­car­ce­la­das. O adic­tas a las dro­gas. O ma­yo­res que quie­ren re­tra­sar su en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral (y even­tual­men­te el mal de Alz­hei­mer). Por ejem­plo, adic­tos cu­yas fun­cio­nes cog­ni­ti­vas es­ta­ban muy de­te­rio­ra­das (so­bre to­do, aten­ción, me­mo­ria y con­cen­tra­ción) ha­ce po­cos años son hoy ca­pa­ces de me­mo­ri­zar una po­si­ción con 20 pie­zas en el ta­ble­ro tras ob­ser­var­la du­ran­te un par de mi­nu­tos.

El Ma­gic ofre­ce cur­sos por In­ter­net pa­ra quien desee es­pe­cia­li­zar­se en es­tos y otros ám­bi­tos no me­nos in­tere­san­tes, co­mo pa­rá­li­sis ce­re­bral y TDAH (dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad). Es­te úl­ti­mo tie­ne el res­pal­do de un es­tu­dio cien­tí­fi­co pu­bli­ca­do en 2012 por el psi­quia­tra es­pa­ñol Hi­la­rio Blas­co (que re­ce­ta aje­drez dia­ria­men­te en el hos­pi­tal Puer­ta de Hie­rro de Ma­drid). Y con­clu­ye que es­ta ac­ti­vi­dad pue­de sus­ti­tuir a los fár­ma­cos en los ca­sos le­ves y mo­de­ra­dos, y re­du­cir la do­sis en los gra­ves.

Da­da la ex­pan­sión pe­da­gó­gi­ca y so­cial en Es­pa­ña, y te­nien­do en cuen­ta que los ni­ños con ta­len­to es­pe­cial tie­nen el pri­vi­le­gio de po­der ju­gar mu­chas par­ti­das con­tra ri­va­les fuer­tes sin sa­lir del país, ca­be pre­gun­tar­se por qué Es­pa­ña no es una gran po­ten­cia en el te­rreno de­por­ti­vo (15º país del mun­do, si se cuen­ta la fuer­za de sus 10 me­jo­res ju­ga­do­res). Re­ti­ra­do Mi­guel Illes­cas, oc­ta­cam­peón na­cio­nal, de la al­ta com­pe­ti­ción, el nú­me­ro uno, 50º del mun­do, es Pa­co Va­lle­jo, cam­peón del mun­do sub 18 en

DA­DA LA EX­PAN­SIÓN DEL AJE­DREZ PE­DA­GÓ­GI­CO Y SO­CIAL, CA­BE PRE­GUN­TAR­SE POR QUÉ ES­PA­ÑA NO ES PO­TEN­CIA EN LO DE­POR­TI­VO

EN­TRE LAS APLI­CA­CIO­NES SO­CIA­LES ES­TÁ LA AC­TI­VI­DAD MEN­TAL PA­RA RE­TRA­SAR EL EN­VE­JE­CI­MIEN­TO CE­RE­BRAL

2000; pe­ro su edad, 36 años, in­di­ca que es­tá cer­ca de su declive (so­lo 6 de los 50 pri­me­ros tie­nen más de 40 años). He­mos vi­si­ta­do a los cin­co hom­bres más pro­me­te­do­res na­ci­dos des­pués de 1994: Da­vid An­tón (1995, sub­cam­peón de Eu­ro­pa en 2014), Jai­me San­tos (1996), Mi­guel San­tos (1999), Lan­ce Hen­der­son (2003) y Pe­dro Gi­nés (2004, ac­tual cam­peón del mun­do sub 14). Y a las tres pri­me­ras del es­ca­la­fón fe­me­nino: Sa­bri­na Vega (1987), Ana Mat­nad­ze (1983) y Mar­ta Gar­cía (2000). Y a la más pro­me­te­do­ra: Ma­ría Ei­za­gue­rri (2004). Pe­ro la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Aje­drez (FEDA) ape­nas tie­ne pa­tro­ci­na­do­res y se nie­ga a su­bir el pre­cio de las li­cen­cias a pe­sar de que (su­ma­do lo que car­gan las fe­de­ra­cio­nes au­to­nó­mi­cas) nin­gu­na pa­sa de los 60 eu­ros al año. El di­rec­tor téc­ni­co de la FEDA, Ra­món Pa­du­llés, re­la­ti­vi­za la uti­li­dad de ser el país que más tor­neos or­ga­ni­za: “En Chi­na, In­dia o Ru­sia ha­cen mu­chos so­lo con ju­ga­do­res na­cio­na­les, cu­yos re­sul­ta­dos ni si­quie­ra pu­bli­can, pe­ro de al­to ni­vel; ade­más, la es­truc­tu­ra de los tor­neos abier­tos es­pa­ño­les no es la más ade­cua­da pa­ra nues­tros ni­ños más pro­me­te­do­res”. Y aña­de: “Es­ta­mos ga­nan­do me­da­llas en ca­si to­dos los Eu­ro­peos de eda­des y en al­gu­nos Mun­dia­les. Es ver­dad que no hay re­cur­sos, más allá de la sub­ven­ción del Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­tes, pe­ro tam­bién ga­ran­ti­zo que nin­gún ni­ño o ni­ña que lo­gre bue­nos re­sul­ta­dos que­da­rá sin ayu­da de la FEDA”. En to­do ca­so, la vía ló­gi­ca pa­ra que el aje­drez sea al­gún día muy po­pu­lar en Es­pa­ña no es la de­por­ti­va, sino la edu­ca­ti­va y la so­cial. To­do in­di­ca que el nú­me­ro de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas con el aje­drez im­plan­ta­do ofi­cial­men­te en ho­ra­rio lec­ti­vo su­birá pron­to (las cin­co no ci­ta­das en los pá­rra­fos an­te­rio­res son Ga­li­cia, Na­va­rra, Can­ta­bria, Ba­lea­res y Mur­cia). En Ma­drid ya lo uti­li­zan mu­chos co­le­gios, co­mo el Eu­ro­peo (des­de 1998) o los ocho de la coo­pe­ra­ti­va Gre­dos San Die­go. Y en­tre las apli­ca­cio­nes so­cia­les hay una que afec­ta prác­ti­ca­men­te a to­dos: la ac­ti­vi­dad men­tal ne­ce­sa­ria pa­ra re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral y el alz­héi­mer. Hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos con­vin­cen­tes que se­ña­lan al aje­drez co­mo el me­jor gim­na­sio de la men­te. En Ma­drid se abrió uno el año pa­sa­do, Li­ceum, en la ca­lle del doc­tor Es­quer­do, con es­te de­por­te co­mo prin­ci­pal re­cla­mo. Su di­rec­tor, el psi­có­lo­go Pe­dro Ló­pez, sub­ra­ya: “De los gru­pos que te­ne­mos en di­fe­ren­tes eda­des y ni­ve­les, el de más edad en ini­cia­ción es­tá for­ma­do por 22 mu­je­res y un hom­bre”. Eso en­ca­ja con una anéc­do­ta que cuen­ta Mon­te­ro, el di­rec­tor del pro­yec­to de Ex­tre­ma­du­ra. Ha­ce unos años, tras un cur­so pa­ra ma­yo­res, pre­gun­ta­ron a to­dos los asis­ten­tes por qué ha­bían ve­ni­do. Y una mu­jer res­pon­dió: “Cuan­do era pe­que­ña, el aje­drez en mi fa­mi­lia era so­lo pa­ra hom­bres. Aho­ra quie­ro apren­der pa­ra ga­nar­les y que se fas­ti­dien”.

1

En la do­ble pá­gi­na an­te­rior, com­pe­ti­ción de ni­ños en Ca­ri­ñe­na (Za­ra­go­za). A la iz­quier­da, mun­dial in­fan­til en San­tia­go (Ga­li­cia). Aba­jo, Es­co­la Jau­me Bal­mes de El Prat de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na).

En es­ta do­ble pá­gi­na, es­ce­nas en el co­le­gio San Jor­ge de Pa­los de la Fron­te­ra (Huel­va), don­de el aje­drez edu­ca­ti­vo es­tá en au­ge.

A la iz­quier­da, re­crea­ción en el Casino de la Ex­po­si­ción de Se­vi­lla del cé­le­bre due­lo Kas­pá­rov-Kár­pov de 1987.

Arri­ba, la os­cen­se Ma­ría Ei­za­gue­rri, ju­ve­nil es­pa­ño­la con ma­yor pro­yec­ción, y Lan­ce Hen­der­son (Mar­be­lla), gran pro­me­sa del aje­drez. Aba­jo, Mi­guel San­tos, en su ca­sa de Utre­ra (Se­vi­lla), y Ana Mat­nad­ze, es­pa­ño­la de ori­gen geor­giano. En la pá­gi­na si­guien­te, Pe­dro Gi­nés, ac­tual cam­peón del mun­do sub 14.

En la pá­gi­na an­te­rior, es­ce­na en el Mun­dial In­fan­til de Aje­drez ce­le­bra­do en San­tia­go de Com­pos­te­la. En es­ta pá­gi­na, de arri­ba aba­jo, usua­rios del cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de dro­ga­dic­tos La Ga­rro­vi­lla, en Mé­ri­da; es­ce­na en la Aso­cia­ción Down de Mé­ri­da; cla­se de aje­drez en la cár­cel de Ba­da­joz, y ac­ti­vi­da­des con­tra el en­ve­je­ci­mien­to ce­re­bral en el Cen­tro Re­yes Huer­tas de Mé­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.