RE­POR­TA­JE El ho­gar que des­tru­yó el IRA

El País - El País Semanal - - SUMARIO - por Lo­la Galán fo­to­gra­fía de Ja­mes Ra­jot­te

En el con­flic­to del Úls­ter, que cau­só más de 3.500 muer­tos en­tre 1969 y 1998, tam­bién hu­bo des­apa­re­ci­dos. Die­ci­séis per­so­nas fue­ron se­cues­tra­das y ase­si­na­das en lu­ga­res se­cre­tos, la ma­yo­ría por el IRA Pro­vi­sio­nal. Un li­bro in­ves­ti­ga con téc­ni­ca de­tec­ti­ves­ca el ca­so de la úni­ca mu­jer que fi­gu­ra­ba en­tre ellas, ma­dre de 10 hi­jos.

UNA TAR­DE de prin­ci­pios de di­ciem­bre de 1972, un gru­po de hom­bres y mu­je­res con el ros­tro cu­bier­to irrum­pió en el apar­ta­men­to de Jean McCon­vi­lle, de 38 años, viu­da y ma­dre de 10 hi­jos, en Di­vis Flats, una sór­di­da to­rre de pi­sos en un ba­rrio ca­tó­li­co de Bel­fast. Sin me­diar ape­nas pa­la­bra, los asal­tan­tes obli­ga­ron a McCon­vi­lle a acom­pa­ñar­les. An­te el des­con­cier­to de los ni­ños (de en­tre 6 y 16 años), los se­cues­tra­do­res les ase­gu­ra­ron que su ma­dre es­ta­ría de vuel­ta en­se­gui­da.

Pe­ro Jean McCon­vi­lle no re­gre­só ni hu­bo una gran mo­vi­li­za­ción pa­ra bus­car­la, en un año atroz en el que los Trou­bles, co­mo se de­no­mi­na al con­flic­to de Ir­lan­da del Nor­te, se co­bra­ron cer­ca de 500 vi­das. Sus res­tos mor­ta­les no fue­ron en­con­tra­dos has­ta 2003 en una pla­ya de la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, sin que na­die ha­ya si­do con­de­na­do por su se­cues­tro y ase­si­na­to.

En Say Not­hing (li­bro que edi­ta­rá pró­xi­ma­men­te en es­pa­ñol Re­ser­voir Books), Pa­trick Rad­den Kee­fe, pe­rio­dis­ta de The New Yor­ker, re­cons­tru­ye el rap­to y ase­si­na­to de McCon­vi­lle, la úni­ca mu­jer des­apa­re­ci­da en las tres dé­ca­das que du­ró el con­flic­to de Ir­lan­da del Nor­te, y a tra­vés de su ca­so, los ho­rro­res de un en­fren­ta­mien­to an­ti­guo ce­rra­do con una paz in­cier­ta. Es­ta Se­ma­na San­ta, cuan­do se cum­plían 21 años del Acuer­do de Paz de Viernes San­to, Ly­ra McKee, jo­ven pe­rio­dis­ta no­rir­lan­de­sa, mo­ría al­can­za­da por dis­pa­ros efec­tua­dos por mi­li­tan­tes de uno de los gru­pos re­pu­bli­ca­nos con­tra­rios a esos acuer­dos de paz. Des­de 2006, un go­teo de ti­ro­teos y aten­ta­dos me­no­res de­ja su sal­do tris­te en la pro­vin­cia bri­tá­ni­ca, con no me­nos de dos muer­tes al año.

Da­tos in­quie­tan­tes, aun­que las ci­fras es­tén muy ale­ja­das de las que co­se­cha­ron los Trou­bles. En aque­lla gue­rra no de­cla­ra­da hu­bo más de 3.500 muer­tos, la ma­yo­ría ci­vi­les, pe­ro tam­bién cen­te­na­res de sol

da­dos bri­tá­ni­cos, po­li­cías y miem­bros de los di­ver­sos gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res re­pu­bli­ca­nos y unio­nis­tas. Pa­trick R. Kee­fe no ha du­da­do, sin em­bar­go, al ele­gir en­tre to­das las víc­ti­mas a McCon­vi­lle. “Jean es to­do un sím­bo­lo”, ex­pli­ca por co­rreo elec­tró­ni­co, “por­que era una viu­da, ma­dre de 10 hi­jos que que­da­ron huér­fa­nos. Y por­que su his­to­ria aú­na no so­lo las vi­das de las víc­ti­mas, co­mo sus hi­jos, sino las de los per­pe­tra­do­res del cri­men, gen­te co­mo Do­lours Pri­ce y Bren­dan Hug­hes, y la del hom­bre que or­de­nó su ase­si­na­to, Gerry Adams. Así es que pa­ra mí el ca­so McCon­vi­lle era a la vez un cri­men mis­te­rio­so, que los lec­to­res po­dían en­con­trar, con suer­te, apa­sio­nan­te, y una len­te a tra­vés de la que exa­mi­nar las tres dé­ca­das del con­flic­to”.

El des­am­pa­ro en el que que­da­ron los hi­jos de McCon­vi­lle fue to­tal. Al des­apa­re­cer su ma­dre —pro­tes­tan­te con­ver­ti­da al ca­to­li­cis­mo al ca­sar­se—, le­jos de des­per­tar pie­dad en­tre los ve­ci­nos del gi­gan­tes­co blo­que en el que vi­vían, se vie­ron aco­sa­dos por ru­mo­res in­si­dio­sos que la des­cri­bían co­mo una in­for­man­te de los bri­tá­ni­cos, una “chi­va­ta” a la que el IRA ha­bía da­do “su me­re­ci­do”. Pa­sa­das las pri­me­ras se­ma­nas de caos en las que los ma­yo­res in­ten­ta­ron go­ber­nar de al­gu­na for­ma el ho­gar, los ser­vi­cios so­cia­les dis­pu­sie­ron el in­ter­na­mien­to de los me­no­res —so­lo una de las ni­ñas pu­do ins­ta­lar­se en ca­sa de su abue­la pa­ter­na— en or­fa­na­tos y cen­tros re­li­gio­sos. Lu­ga­res de pe­sa­di­lla, cuen­ta Kee­fe en su li­bro, don­de los cas­ti­gos fí­si­cos eran cons­tan­tes, y los abu­sos se­xua­les, una prác­ti­ca to­le­ra­da. Es­tas ex­pe­rien­cias in­fan­ti­les die­ron pa­so a vi­das tur­bu­len­tas en al­gu­nos de los McCon­vi­lle, ja­lo­na­das por con­su­mo de dro­gas, pe­que­ños de­li­tos y cons­tan­tes en­tra­das y sa­li­das de la cár­cel. Dis­tan­cia­dos por su trá­gi­ca or­fan­dad, a los McCon­vi­lle les ha uni­do la ob­se­sión por lim­piar el nom­bre de su ma­dre y en­con­trar a sus ase­si­nos.

Co­mo Jean McCon­vi­lle, otras 15 per­so­nas fue­ron se­cues­tra­das sin de­jar ras­tro en el Úls­ter du­ran­te el con­flic­to, en su ma­yo­ría por el IRA. Una prác­ti­ca a la que re­cu­rrió tam­bién ETA. Y por ra­zo­nes pa­re­ci­das: pa­ra bo­rrar to­do ras­tro de crí­me­nes par­ti­cu­lar­men­te exe­cra­bles o ver­gon­zo­sos. Al con­tra­rio que el IRA, que re­co­no­ció en 1999 su res­pon­sa­bi­li­dad en la des­apa­ri­ción de ocho per­so­nas, en­tre ellas McCon­vi­lle, ETA no ha ad­mi­ti­do ja­más el se­cues­tro y ase­si­na­to de tres jó­ve­nes ga­lle­gos des­apa­re­ci­dos en mar­zo de 1973 na­da más cru­zar a Fran­cia, y a los que los eta­rras con­fun­die­ron con po­li­cías, se­gún la hi­pó­te­sis de la in­ves­ti­ga­ción. O el de los dos jo­ven­cí­si­mos po­li­cías des­ta­ca­dos en San Se­bas­tián que no re­gre­sa­ron nun­ca a sus pues­tos tras acu­dir a un ci­ne de Hen­da­ya, en 1976. Sus cuer­pos, con hue­llas de tor­tu­ra y sen­dos ti­ros en la nu­ca, fue­ron lo­ca­li­za­dos, 14 días des­pués de que se de­nun­cia­ra su des­apa­ri­ción, en una pla­ya en­tre Bia­rritz y Ba­yo­na. En agos­to de ese mis­mo año fue vis­to por úl­ti­ma vez Eduar­do Mo­reno Ber­ga­ret­xe, Per­tur, uno de los ideó­lo­gos de ETA. Su fa­mi­lia siem­pre ha man­te­ni­do que fue ase­si­na­do por un co­man­do de la mis­ma or­ga­ni­za­ción, pe­ro nun­ca ha po­di­do de­mos­trar­se. Kee­fe, es­ta­dou­ni­den­se e hi­jo de pa­dre con raí­ces ir­lan­de­sas, de­ci­dió con­tar la his­to­ria de McCon­vi­lle, muy co­no­ci­da en sus de­ta­lles prin­ci­pa­les, al leer en 2013 el obituario que pu­bli­có The New York Ti­mes de la ex­te­rro­ris­ta del IRA Do­lours Pri­ce. Lo que le fas­ci­nó del ar­tícu­lo fue­ron las men­cio­nes a la agria po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da ese mis­mo año por un ar­chi­vo se­cre­to cus­to­dia­do en el Bos­ton Co­lle­ge con el tes­ti­mo­nio oral de al­gu­nos de los te­rro­ris­tas de las dis­tin­tas fac­cio­nes que ope­ra­ron en Ir­lan­da del Nor­te du­ran­te el con­flic­to. Al ha­cer­se pú­bli­ca la exis­ten­cia de las gra­ba­cio­nes y el con­te­ni­do acu­sa­to­rio de al­gu­nas de ellas (en un li­bro y en una en­tre­vis­ta en un ta­bloi­de de Bel­fast), la jus­ti­cia bri­tá­ni­ca in­ter­vino, re­qui­san­do el ma­te­rial y pro­vo­can­do el es­cán­da­lo. El ca­so que ha­bía pre­ci­pi­ta­do la in­ter­ven­ción ju­di­cial era el se­cues­tro y ase­si­na­to de McCon­vi­lle, en el que fi­gu­ra­ban unidos por do­lo­ro­sas y aza­ro­sas alian­zas la pro­pia víc­ti­ma; el en­ton­ces di­ri­gen­te de la Bri­ga­da de Bel­fast del IRA, Gerry Adams; uno de sus lu­gar­te­nien­tes, Bren­dan Hug­hes, y Do­lours Pri­ce, miem­bro del co­man­do que la eje­cu­tó.

Que unos ar­chi­vos crea­dos con fi­nes aca­dé­mi­cos pu­die­ran ser­vir pa­ra lle­var an­te los tri­bu­na­les a al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas de los Trou­bles cau­só tal po­lé­mi­ca que esa ini­cia­ti­va del Bos­ton Co­lle­ge nau­fra­gó. Las gra­ba­cio­nes fue­ron, en mu­chos ca­sos, de­vuel­tas a los en­tre­vis­ta­dos, y Kee­fe tu­vo opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a la trans­crip­ción de una en­tre­vis­ta con Pri­ce.

Pri­ce con­ta­ba en ella que, tras con­fe­sar su de­li­to, McCon­vi­lle fue tras­la­da­da a Dun­dalk, en la Re­pú­bli­ca

El des­am­pa­ro en el que que­da­ron los hi­jos fue to­tal, aco­sa­dos pri­me­ro por los ve­ci­nos y des­pués in­ter­na­dos en lu­ga­res de pe­sa­di­lla

de Ir­lan­da, don­de la uni­dad lo­cal del IRA de­bía ase­si­nar­la. Al­go fa­lló, sin em­bar­go. Tras una bre­ve con­vi­ven­cia con la se­cues­tra­da, los ac­ti­vis­tas lo­ca­les se de­cla­ra­ron in­ca­pa­ces de cum­plir las ór­de­nes re­ci­bi­das. De la ta­rea tu­vo que en­car­gar­se el co­man­do de los Des­co­no­ci­dos, al que Pri­ce per­te­ne­cía. Ca­da uno de los tres miem­bros que lo in­te­gra­ban dis­pa­ró un ti­ro so­bre McCon­vi­lle, co­lo­ca­da jun­to a un ho­yo ex­ca­va­do ex pro­fe­so, pe­ro Pri­ce ase­gu­ra­ba que el su­yo se des­vió in­ten­cio­na­da­men­te del ob­je­ti­vo. Kee­fe apun­ta al fi­nal del li­bro una plau­si­ble hi­pó­te­sis so­bre quién reali­zó el dis­pa­ro fa­tal so­bre Jean McCon­vi­lle.

La su­pues­ta ac­ti­vi­dad de es­pio­na­je de la jo­ven viu­da, que vi­vía con sus 10 hi­jos de los sub­si­dios so­cia­les co­mo tan­tas fa­mi­lias en el Úls­ter, ha­bía si­do ob­je­to de un de­ba­te in­terno en el IRA en el que, se­gún apun­ta el li­bro, Gerry Adams to­mó la de­ci­sión de ha­cer­la des­apa­re­cer.

En Say Not­hing, Pri­ce y Hug­hes, na­ci­dos, co­mo Adams, en ho­ga­res re­pu­bli­ca­nos y con fa­mi­lia­res vin­cu­la­dos al IRA, apa­re­cen con to­da la com­ple­ji­dad de sus bio­gra­fías. En­tre­ga­dos des­de muy jó­ve­nes a la cau­sa, ca­pa­ces de enor­mes sa­cri­fi­cios y cruel­da­des por ella. In­dis­cu­ti­bles ver­du­gos, pe­ro tam­bién víc­ti­mas. Kee­fe lo ex­pli­ca así: “Lo que in­ten­to de­mos­trar, en par­te, es que, si uno exa­mi­na a la gen­te im­pli­ca­da en un ac­to de vio­len­cia —tan­to a las víc­ti­mas co­mo a los per­pe­tra­do­res—, ve que esa ac­ción vio­len­ta si­gue re­ver­be­ran­do en sus vi­das du­ran­te dé­ca­das. Y el trau­ma no so­lo lo pa­de­cen las víc­ti­mas, con fre­cuen­cia lo pa­de­cen tam­bién los per­pe­tra­do­res, gen­te que ha he­cho co­sas mons­truo­sas en nom­bre de una cau­sa”.

Tan­to Hug­hes co­mo Pri­ce ter­mi­na­ron por apar­tar­se del IRA. Con­su­mi­dos por los re­mor­di­mien­tos, por el con­ven­ci­mien­to de que la paz con­quis­ta­da no me­re­cía los sa­cri­fi­cios he­chos, los años de cár­cel (en el ca­so del pri­me­ro), el su­fri­mien­to de las huel­gas de ham­bre, la vi­da en per­pe­tua agi­ta­ción. En el ca­so de Pri­ce, y aun­que su muer­te a los 62 años no fue ca­ta­lo­ga­da co­mo sui­ci­dio, la au­top­sia de­ter­mi­nó que se de­bió a una mez­cla de an­ti­de­pre­si­vos, an­ti­psi­có­ti­cos y se­dan­tes.

Na­rra­do co­mo un re­la­to pe­rio­dís­ti­co y sin un áto­mo de fic­ción, el li­bro de Kee­fe se apo­ya en una só­li­da do­cu­men­ta­ción, re­co­gi­da en cua­tro años de tra­ba­jo de cam­po en­tre­vis­tan­do a pe­rio­dis­tas, po­li­cías, es­tu­dio­sos; con­sul­tan­do he­me­ro­te­cas y ar­chi­vos en Bel­fast, Reino Uni­do y Es­ta­dos Unidos. Va­rios de los hi­jos de Jean McCon­vi­lle han co­la­bo­ra­do con el au­tor pa­ra per­mi­tir­le re­cons­truir su vi­da y su acia­go fi­nal, pe­ro su re­la­to no siem­pre coin­ci­de con los da­tos ob­te­ni­dos por Kee­fe. El au­tor lo con­si­de­ra nor­mal. “Siem­pre que es­cri­bes una his­to­ria del pa­sa­do y tie­nes que ba­sar­te en la me­mo­ria de la gen­te, eres cons­cien­te de que los re­cuer­dos se de­bi­li­tan y con­fun­den. Y eso es par­ti­cu­lar­men­te cier­to en su­ce­sos trau­má­ti­cos por­que los trau­mas, co­mo han de­mos­tra­do di­ver­sos es­tu­dios, pue­den al­te­rar la me­mo­ria. Por eso he tra­ba­ja­do co­mo un de­tec­ti­ve, ha­blan­do con el má­xi­mo de gen­te que he po­di­do, con­sul­tan­do re­gis­tros de da­tos, con­tras­tan­do al má­xi­mo de­cla­ra­cio­nes y he­chos. He in­ten­ta­do pre­sen­tar es­te re­la­to de una ma­ne­ra que, le­jos de con­fun­dir al lec­tor, le de­je cla­ras las am­bi­güe­da­des de la me­mo­ria y la di­fi­cul­tad de de­ter­mi­nar los he­chos exac­tos en su­ce­sos de es­ta ín­do­le”.

Lo que no ha lo­gra­do Kee­fe es que otros pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria, co­mo Adams, pre­si­den­te del Sinn Fein —an­ti­guo bra­zo po­lí­ti­co del IRA— en­tre 1983 y fe­bre­ro de 2018, o Ma­rian Pri­ce, her­ma­na de Do­lours y co­mo ella an­ti­gua ac­ti­vis­ta del IRA, apor­ta­ran al li­bro su ver­sión. Nin­guno de los dos se ajus­ta a ese per­fil de te­rro­ris­ta trau­ma­ti­za­do. Ma­rian Pri­ce fue en­car­ce­la­da en 2010 por pres­tar apo­yo lo­gís­ti­co pa­ra la co­mi­sión de un aten­ta­do a uno de los gru­pos des­ga­ja­dos del IRA dis­con­for­mes con el acuer­do de paz. En los dos años que pa­só en la cár­cel, se de­di­ca­ba a ha­cer los cru­ci­gra­mas del dia­rio bri­tá­ni­co Daily Mail, leer las no­ve­las de Stieg Lars­son y de­vo­rar ca­pí­tu­los de Down­ton Ab­bey.

Adams, que siem­pre ha ne­ga­do su per­te­nen­cia al IRA, pre­sen­tó no ha­ce mu­cho un li­bro de co­ci­na con el tí­tu­lo hu­mo­rís­ti­co The Peas Pro­cess, ju­gan­do con la si­mi­li­tud de so­ni­do en­tre peas (gui­san­te) y pea­ce (paz), en el que de­ta­lla los pla­tos con los que se ali­men­ta­ban los ne­go­cia­do­res re­pu­bli­ca­nos en las lar­gas se­sio­nes que con­du­je­ron al acuer­do de paz de 1998. De­te­ni­do en 2014 por las re­ve­la­cio­nes de sus ex­ca­ma­ra­das so­bre el

La in­ves­ti­ga­ción apun­ta a que Gerry Adams or­de­nó ha­cer des­apa­re­cer a la jo­ven viu­da tras un de­ba­te in­terno den­tro del IRA

ca­so McCon­vi­lle, la jus­ti­cia no en­con­tró ba­se pa­ra subs­tan­ciar un pro­ce­so. En reali­dad, la re­la­ción de Adams con el IRA era un se­cre­to a vo­ces en Ir­lan­da del Nor­te. Ya en 1972, el ex­lí­der del Sinn Fein ha­bía par­ti­ci­pa­do en tan­to que re­pre­sen­tan­te de la ban­da en las con­ver­sa­cio­nes de paz fa­lli­das que se desa­rro­lla­ron en Lon­dres.

De las pá­gi­nas de Say Not­hing, Adams emer­ge co­mo un per­so­na­je enig­má­ti­co y cal­cu­la­dor. El lí­der que, qui­zá, no em­pu­ñó un ar­ma, pe­ro or­de­nó ase­si­na­tos. El pa­dre de fa­mi­lia que en su bre­ve es­tan­cia en la cár­cel re­za­ba el ro­sa­rio a dia­rio mien­tras pla­nea­ba aten­ta­dos. El hom­bre que, tal y co­mo de­nun­ció otro ex­miem­bro del IRA, Richy O’Ra­we, en un li­bro pu­bli­ca­do en 2005 —Blan­ket­men—, im­pi­dió a los pre­sos en huel­ga de ham­bre en 1981 acep­tar un acuer­do con el Go­bierno de That­cher que sa­tis­fa­cía ca­si to­das sus exi­gen­cias. Pa­ra en­ton­ces, Bobby Sands, ele­gi­do al Par­la­men­to bri­tá­ni­co en las lis­tas del Sinn Fein, y otros tres pre­sos ha­bían muer­to ya. Tras la ne­ga­ti­va de Adams, mo­ri­rían seis más, sa­cri­fi­ca­dos, de acuer­do con la te­sis de O’Ra­we, en aras de un ma­yor apo­yo elec­to­ral al Sinn Fein.

“Gerry Adams es un enig­ma, es cier­to, y su­ma­men­te fascinante”, re­co­no­ce Kee­fe. “Hay gen­te que lo ve co­mo un san­to que de­be­ría re­ci­bir el No­bel de la Paz, mien­tras pa­ra otros es el dia­blo. Yo creo que tan­to los bri­tá­ni­cos co­mo los ame­ri­ca­nos se die­ron cuen­ta en de­ter­mi­na­do mo­men­to de que si ha­bía al­guien ca­paz de lle­var al IRA a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes y per­sua­dir­le de que aban­do­na­ra las ar­mas, ese era Adams. Y es in­du­da­ble que me­re­ce to­do el cré­di­to por su pa­pel en aca­bar con un con­flic­to es­pan­to­so”. Lo cual no im­pi­de, aña­de Kee­fe, “que sea una men­ti­ra an­dan­te. La his­to­ria que cuen­ta so­bre su vi­da no se la cree na­die. Es un maes­tro de la pro­pa­gan­da, y le re­sul­ta de lo más na­tu­ral la ma­ni­pu­la­ción de su pro­pia ima­gen po­lí­ti­ca en la pren­sa. Pa­ra desem­pe­ñar el pa­pel pri­mor­dial que ha ejer­ci­do en es­ta­ble­cer la paz, ne­ce­si­ta­ba man­te­ner una cier­ta am­bi­güe­dad so­bre su per­so­na, y por eso se ha ro­dea­do de gen­tes que re­pi­ten la men­ti­ra de que ha si­do una fi­gu­ra ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­ca y que no ha es­ta­do nun­ca en el IRA. Por su­pues­to, pa­ra Hug­hes y Pri­ce, que le ren­dían cuen­tas en el IRA, que obe­de­cían sus ór­de­nes —co­mo co­lo­car bom­bas en lu­ga­res pú­bli­cos, o ase­si­nar y ha­cer des­apa­re­cer a gen­te co­mo a McCon­vi­lle—, su in­sis­ten­cia en ne­gar su mi­li­tan­cia en el IRA re­sul­ta­ba pro­fun­da­men­te in­dig­nan­te”.

Kee­fe re­co­no­ce ha­ber­se in­tere­sa­do siem­pre “por el me­ca­nis­mo de ne­ga­ción so­cial. El pro­ce­di­mien­to por el que un in­di­vi­duo o una so­cie­dad ra­cio­na­li­za y asu­me su par­ti­ci­pa­ción en he­chos vio­len­tos dán­do­le una ex­pli­ca­ción ló­gi­ca con la que es más fá­cil acep­tar­los”. En el ca­so de los ase­si­nos de McCon­vi­lle, la cer­te­za de su cul­pa­bi­li­dad jus­ti­fi­ca­ba el cri­men, acep­ta­do tam­bién por la par­te de la so­cie­dad no­rir­lan­de­sa que les apo­ya­ba.

El li­bro de Kee­fe en­tron­ca con pro­ble­mas to­da­vía vi­vos en el Úls­ter. ¿So­bre­vi­vi­rán los Acuer­dos de Viernes San­to a la vio­len­cia de ba­ja in­ten­si­dad que si­gue vi­gen­te? “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, pien­so que el pro­ce­so de paz ha si­do un éxi­to y que se man­ten­drá”, res­pon­de el au­tor de Say Not­hing. “Pe­ro, mien­tras hay una ten­den­cia a pen­sar, al me­nos en Es­ta­dos Unidos, que el pro­ce­so de paz ha si­do un éxi­to to­tal, lo que he des­cu­bier­to en mis sie­te via­jes a Ir­lan­da del Nor­te es que la paz es muy frá­gil, y es una paz amar­ga”.

El pe­rio­dis­ta Pa­trick Rad­den Kee­fe, au­tor de la in­ves­ti­ga­ción, en el en­torno de su ca­sa en el Es­ta­do de Nue­va York. En la pá­gi­na si­guien­te, Ja­ne McCon­vi­lle, en la úni­ca fo­to­gra­fía de ella que se con­ser­va, con tres de sus hi­jos y su es­po­so.

Las ac­ti­vis­tas del IRA Ma­rian y Do­lours Pri­ce (de­re­cha), en Dow­ning Street. En la pá­gi­na si­guien­te, re­cor­tes del ca­so McCon­vi­lle en la me­sa de tra­ba­jo de Rad­den Kee­fe.

En la pá­gi­na an­te­rior, Rad­den Kee­fe se­ña­la do­cu­men­tos del ca­so. Arri­ba, a la iz­quier­da, Gerry Adams y Bren­dan Hug­hes, en pri­sión; a la de­re­cha, Adams (con ga­fas), en un fu­ne­ral del IRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.