CREA­DO­RES Y CREA­CIO­NES La al­fa­re­ra del tiem­po

El País - El País Semanal - - SUMARIO - POR MA­RÍA CON­TRE­RAS / FO­TO­GRA­FÍA DE PE­DRO ÁL­VA­REZ

Es­ta ce­ra­mis­ta nun­ca uti­li­za torno. Se va­le de mé­to­dos an­ces­tra­les. An­tes de dar for­ma a su obra, de­ja en­ve­je­cer du­ran­te años la mez­cla de ar­ci­lla y óxi­dos na­tu­ra­les que la ha he­cho fa­mo­sa. Una téc­ni­ca que le ha va­li­do el Pre­mio Loe­we Craft 2018 y la ad­mi­ra­ción de la ac­triz He­len Mi­rren. Aho­ra ex­po­ne en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge.

EL PE­QUE­ÑO es­tu­dio de la ce­ra­mis­ta Jen­ni­fer Lee, anejo a la co­ci­na de su ca­sa de Peck­ham, al sur de Lon­dres, se an­to­ja aba­rro­ta­do y caó­ti­co. Tam­bién aco­ge­dor y vi­vi­do. Aquí con­ser­va gran par­te de su ar­chi­vo, mul­ti­tud de bol­sas con ar­ci­lla y pig­men­tos eti­que­ta­das y pe­que­ñas bal­do­sas de prue­ba arra­ci­ma­das que ha uti­li­za­do pa­ra ex­pe­ri­men­tar con ma­te­ria­les. Ade­más, ha des­ple­ga­do por hue­cos y es­tan­te­rías una se­rie de ob­je­tos pe­cu­lia­res res­ca­ta­dos de la na­tu­ra­le­za (hue­sos de pá­ja­ro, se­mi­llas de man­glar, ca­pa­ra­zo­nes de es­ca­ra­ba­jo) y una co­lec­ción de fi­gu­ras de ca­me­llo que apor­tan al es­pa­cio el as­pec­to de un ex­tra­va­gan­te ga­bi­ne­te de cu­rio­si­da­des. Pe­ro no hay na­da de ex­tra­va­gan­te en sus pie­zas, cu­yas for­mas clá­si­cas y tra­di­cio­na­les sue­len aso­ciar­se a ad­je­ti­vos co­mo “so­se­ga­das”, “con­te­ni­das” o “ele­gan­tes”.

Na­ci­da en Aber­deens­hi­re en 1956 y for­ma­da en el Edin­burgh Co­lle­ge of Art y el Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres, la obra de es­ta ar­tis­ta es­co­ce­sa es­tá pre­sen­te en más de 40 co­lec­cio­nes de to­do el mun­do. Su téc­ni­ca, en la que no in­ter­vie­ne el torno, par­te de mé­to­dos an­ces­tra­les ma­nua­les co­mo

el pin­za­mien­to y el en­ro­lla­mien­to, y ha desa­rro­lla­do un pro­ce­so pro­pio pa­ra co­lo­rear la ar­ci­lla aña­dién­do­le óxi­dos mi­ne­ra­les que trae de lu­ga­res co­mo Death Va­lley, Kio­to o Aus­tra­lia. En oca­sio­nes, de­ja en­ve­je­cer la mez­cla du­ran­te dé­ca­das ba­jo su me­sa de tra­ba­jo an­tes de usar­la pa­ra un ja­rrón o una va­si­ja. Al pa­sar por el horno, la reac­ción quí­mi­ca ori­gi­na en la su­per­fi­cie de la pie­za los ha­los, es­pi­ra­les o mo­tas que po­si­ble­men­te se han con­ver­ti­do en la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de su tra­ba­jo. “Des­cu­brí por ac­ci­den­te que cier­tas mez­clas pro­du­cen un re­sul­ta­do dis­tin­to cuan­do pa­san los años. El fue­go tam­bién desem­pe­ña un pa­pel y pue­de al­te­rar el re­sul­ta­do. Es emo­cio­nan­te”, se­ña­la. “Lo más ex­tra­or­di­na­rio del pro­ce­so es que so­lo con agua, ar­ci­lla y óxido eres ca­paz de fi­jar un mo­men­to en el tiem­po”.

Dis­ci­pli­na­da en su pro­ce­so de tra­ba­jo, Lee com­ple­ta en­tre 12 y 18 obras al año (un ja­rrón gran­de le lle­va unas cin­co se­ma­nas). Su es­tre­cha re­la­ción con Ja­pón, don­de ha rea­li­za­do re­si­den­cias ar­tís­ti­cas (re­ti­ros tem­po­ra­les pa­ra crear) y ex­pues­to en va­rias oca­sio­nes —una de ellas, a ins­tan­cias de su ami­go el di­se­ña­dor Is­sey Mi­ya­ke, a quien con­si­de­ra “un ge­nio”—, ha in­flui­do en sus más re­cien­tes crea­cio­nes: “Aho­ra es­toy ha­cien­do va­si­jas pe­que­ñas, ca­si co­mo cuen­cos de té, por­que tra­ba­jar en Ja­pón me ha he­cho pen­sar de for­ma más fun­cio­nal. Su apre­cia­ción de la ce­rá­mi­ca no exis­te en nin­gu­na otra cul­tu­ra que yo co­noz­ca y su ve­ne­ra­ción por los ar­te­sa­nos me re­sul­ta fascinante”. Sin em­bar­go, es­te ve­rano la crea­do­ra se­rá pro­fe­ta en su tie­rra: del 9 de ju­lio al 22 de sep­tiem­bre, Kettle’s Yard, la ga­le­ría de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, ex­pon­drá 40 pie­zas re­pre­sen­ta­ti­vas de ca­da eta­pa de su tra­yec­to­ria en Jen­ni­fer Lee: the pot­ter’s spa­ce (Jen­ni­fer Lee: el es­pa­cio del al­fa­re­ro), la pri­me­ra mues­tra en so­li­ta­rio que le de­di­can en el Reino Uni­do des­de 1994.

Ade­más, ha­ce aho­ra un año que Lee re­ci­bió el ga­lar­dón de ar­te­sa­nía Loe­we Craft por un ja­rrón de ar­ci­lla mez­cla­da con óxi­dos na­tu­ra­les que creó en 2017 y al que lla­mó Pa­le, sha­do­wed spec­kled tra­ces, fa­ding ellip­se, bron­ze specks, til­ted shelf (mar­cas pá­li­das, som­brea­das y mo­tea­das, elip­se des­co­lo­ri­da, mo­tas de bron­ce, ca­pa in­cli­na­da). La ac­triz He­len Mi­rren, que ac­tuó co­mo maes­tra de ce­re­mo­nias en la en­tre­ga de pre­mios, se mos­tró con­mo­vi­da has­ta las lá­gri­mas cuan­do anun­ció el nom­bre de la ga­na­do­ra. Ta­za de té en mano, la ar­tis­ta ad­mi­te ha­ber com­pro­ba­do en más oca­sio­nes la ca­pa­ci­dad de emo­cio­nar que tie­ne su obra. Por­que los de Mi­rren no eran los úni­cos ojos llo­ro­sos aquel día. “Al­gu­nas per­so­nas apre­cian las pie­zas de for­ma muy pro­fun­da. Ten­go un par de co­lec­cio­nis­tas que sien­ten esa co­ne­xión muy in­ten­sa­men­te”, ex­pli­ca Lee, cons­cien­te de que el re­sur­gir de lo ma­nual pue­de leer­se co­mo una suer­te de an­tí­do­to a la reali­dad hi­per­co­nec­ta­da y di­gi­tal en la que vi­vi­mos. Pe­se a ello, re­co­no­ce que en el mun­do oc­ci­den­tal la ar­te­sa­nía aún ca­re­ce de la ex­po­si­ción me­diá­ti­ca y el lus­tre de los que go­zan otras ar­tes, pe­ro no es una con­ver­sa­ción en la que le pa­rez­ca pro­duc­ti­vo en­zar­zar­se: “In­ten­to no in­vo­lu­crar­me en ese de­ba­te y no eti­que­tar­me a mí mis­ma. De ser al­go, soy al­fa­re­ra. Ha­go va­si­jas”.

mú­si­ca o la ra­dio. 2. La obra ga­na­do­ra del Pre­mio Loe­we Craft 2018.

4 4. Siem­pre di­bu­ja las pie­zas una vez que las ter­mi­na.

3 3. Pa­ra la ce­ra­mis­ta, ha­cer co­sas con las ma­nos es “una ne­ce­si­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.