CUA­DERNO DE VIA­JE En la is­la de Trots­ki

Bü­yü­ka­da, es­te pe­da­zo de tie­rra fren­te a Es­tam­bul, fue el ho­gar del re­vo­lu­cio­na­rio co­mu­nis­ta du­ran­te su exi­lio tur­co, en­tre 1929 y 1933. Una ru­ta que par­te del Mu­seo de la Inocen­cia y atra­vie­sa el Pa­sa­je de las Flo­res, don­de mal­vi­vió la nobleza za­ris­ta.

El País - El País Semanal - - SUMARIO - POR MAR­TA REBÓN / FO­TO­GRA­FÍA DE FE­RRAN MATEO

EN ES­TAM­BUL. Ciu­dad y re­cuer­dos, Or­han Pa­muk uti­li­za el tér­mino hü­zün —una suer­te de me­lan­co­lía tur­ca— pa­ra ex­pli­car la sin­gu­la­ri­dad de la ur­be don­de na­ció. Su pa­sa­do mul­ti­cul­tu­ral se tra­du­ce en una nos­tal­gia que es fa­mi­liar pa­ra sus 15 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Re­cos­ta­da en­tre Eu­ro­pa y Asia, re­cons­trui­da y re­ima­gi­na­da, ha si­do y es un lu­gar de trán­si­to cons­tan­te de pue­blos, creen­cias, mer­can­cías, pe­ro tam­bién de exi­lios,

sue­ños, am­bi­cio­nes. Si al­go la de­fi­ne es su am­bi­va­len­cia mes­ti­za. En ella to­do pa­re­ce mo­ver­se al rit­mo de las co­rrien­tes cam­bian­tes na­ci­das en los dos ma­res que la en­mar­can y que re­co­rren el Bós­fo­ro, de cu­yas aguas ha ex­traí­do, du­ran­te tres mi­le­nios, su hip­nó­ti­ca vi­ta­li­dad. Con sus 160 ki­ló­me­tros de co­n­ur­ba­ción, elu­de una ima­gen de con­jun­to, co­mo si ocul­ta­ra sus au­tén­ti­cas di­men­sio­nes con el mis­mo ce­lo que es­con­de en sus en­tra­ñas ca­pas de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos. Co­ra­zón de cua­tro im­pe­rios, en la era de Er­do­gan si­gue as­pi­ran­do a la ca­pi­ta­li­dad del mun­do.

Voy a vi­si­tar Bü­yü­ka­da, in­tri­ga­da por ese lu­gar don­de el lí­der bol­che­vi­que Lev Trots­ki pa­só gran par­te de su exi­lio tur­co. Es una de las is­las Prín­ci­pe, si­tua­das a po­cos ki­ló­me­tros de la cos­ta asiá­ti­ca.

Mi re­co­rri­do em­pie­za en el úni­co mu­seo del mun­do, pro­ba­ble­men­te, de­di­ca­do a una no­ve­la: El Mu­seo de la Inocen­cia, de Pa­muk. Se en­cuen­tra en una apa­ci­ble ca­lle del ba­rrio de Çu­kur­cu­ma, en­tre cha­ma­ri­le­ros y te­te­rías de di­se­ño. Su se­de es una man­sión de­ci­mo­nó­ni­ca don­de se ate­so­ran mi­les de ob­je­tos co­ti­dia­nos. Im­preg­na­dos de me­mo­ria, uno no pue­de evi­tar pre­gun­tar­se so­bre su in­quie­tan­te ca­pa­ci­dad de re­te­ner el pa­sa­do. Co­mo la enor­me vitrina del ves­tí­bu­lo en la que se ex­po­nen, ali­nea­das y fe­cha­das con per­fec­ción de en­to­mó­lo­go, las 4.000 co­li­llas

co­lec­cio­na­das por el pro­ta­go­nis­ta. Esos res­tos de pi­ti­llo per­te­ne­cie­ron a su ama­da y ca­da uno en­cie­rra el mis­te­rio de un ins­tan­te com­par­ti­do, ya inasi­ble.

Sal­go del uni­ver­so li­te­ra­rio del No­bel y, ya en la agi­ta­da İs­ti­klal, me de­ten­go a mi­rar el pa­sa­je his­tó­ri­co más fa­mo­so de Be­yoğ­lu, el Pa­sa­je de las Flo­res. La ga­le­ría, lle­na de ca­fés y res­tau­ran­tes, con­ser­va so­bre la en­tra­da su nom­bre ori­gi­nal: Ci­té de Pé­ra. Allí las no­bles pro­ce­den­tes del de­rri­ba­do im­pe­rio za­ris­ta ven­dían flo­res pa­ra sa­lir de la po­bre­za. Tras la lle­ga­da de re­fu­gia­dos de la revolución, to­do el dis­tri­to se con­vir­tió en un tra­sun­to de Ru­sia. En­tre las li­bre­rías De­niz­ler y la Tur­co-Ale­ma­na se al­za el con­su­la­do ru­so, que fue la pri­me­ra mo­ra­da del re­vo­lu­cio­na­rio mar­xis­ta y su fa­mi­lia cuan­do lle­ga­ron un gé­li­do día de fe­bre­ro de 1929 des­de Ode­sa. Fue­ron los úni­cos pa­sa­je­ros de un bar­co pre­ce­di­do por un rom­pehie­los, que les fa­ci­li­tó el pa­so en mi­tad del mar he­la­do. La jo­ven re­pú­bli­ca que su­ce­dió al de­cré­pi­to Im­pe­rio Oto­mano fue el úni­co país que les abrió las puer­tas. La se­gu­ri­dad del re­vo­lu­cio­na­rio su­pu­so un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra las au­to­ri­da­des tur­cas, pues a la sa­zón Es­tam­bul re­bo­sa­ba de ru­sos exi­lia­dos con sed de re­van­cha, así co­mo de agen­tes de Sta­lin, por lo que la ame­na­za de un ase­si­na­to era muy real. Fi­nal­men­te se op­tó por alo­jar­lo en una is­la a una dis­tan­cia de ho­ra y me­dia en va­por. La elec­ción no pu­do es­tar más en con­so­nan­cia con el pa­sa­do del ar­chi­pié­la­go, pues en la era bi­zan­ti­na se con­vir­tió en lu­gar de des­tie­rro pa­ra em­pe­ra­do­res, pa­triar­cas y cor­te­sa­nos caí­dos en des­gra­cia.

En ve­rano, el em­bar­ca­de­ro de Emi­nö­nü es un tu­mul­to de gen­te que an­sía es­ca­par del trá­fi­co y el bu­lli­cio y re­fu­giar­se en la na­tu­ra­le

za, un bien es­ca­so en una ciu­dad en la que rei­na el ce­men­to. Zar­pa­mos en­tre ban­da­das de ga­vio­tas ha­cia Bü­yü­ka­da, la is­la más po­pu­lar en­tre los tu­ris­tas y es­tam­bu­líes, que se afa­nan en ha­cer­se con un buen si­tio pa­ra re­crear­se con el pa­no­ra­ma de la cos­ta orien­tal. A me­di­da que nos aden­tra­mos en el Már­ma­ra, se di­bu­ja el per­fil den­ta­do de los ras­ca­cie­los de Es­tam­bul, aho­ra en­sor­de­ci­do a lo le­jos. Una ho­ra más tar­de, des­pués de apear­nos del fe­rri, me pier­do en­tre man­sio­nes de ma­de­ra de ex­tra­va­gan­te ar­qui­tec­tu­ra oto­ma­na y blan­cas ca­sas co­lo­nia­les cu­ya pin­tu­ra se des­pren­de de las fa­cha­das. En el ai­re flo­ta el aro­ma de li­mo­ne­ros, mag­no­lias, jaz­mi­nes y nar­ci­sos.

En las is­las no se per­mi­te el trán­si­to de vehícu­los, ex­cep­to los fae­to­nes, que con su tin­ti­neo a lo lar­go de la ma­jes­tuo­sa Ni­zam Cad­de­si mar­can la di­rec­ción ha­cia la ca­sa de Trots­ki, en un ca­lle­jón que mue­re en el mar. Aun­que el te­cho se ha des­plo­ma­do, la fa­cha­da, los mu­ros y el sue­lo hi­dráu­li­co re­sis­ten. Tam­bién el ca­mi­ni­to a tra­vés de un jar­pes­ca­dor dín en­ma­ra­ña­do, pas­to aho­ra de las ca­bras, que lle­va has­ta el em­bar­ca­de­ro pri­va­do, des­de el cual las otras is­las pa­re­cen lo­mos de ani­ma­les ma­ri­nos. En 1929, la tran­qui­li­dad de Bü­yü­ka­da, po­bla­da por un pu­ña­do de re­li­gio­sos, pas­to­res y pes­ca­do­res, de­bía de con­tras­tar drás­ti­ca­men­te con la ener­gía del pro­fe­ta ro­jo des­tro­na­do y las vi­si­tas de pe­rio­dis­tas y se­gui­do­res su­yos de to­do el mun­do. “El ce­men­te­rio pa­re­cía más ani­ma­do que el pro­pio pue­blo”, anotó en su dia­rio. Allí es­cri­bió con fre­ne­sí su au­to­bio­gra­fía, la his­to­ria de la revolución y nu­me­ro­sos ar­tícu­los. Rom­pía la ru­ti­na sa­lien­do al mar a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na con un grie­go. Por esas mis­mas aguas le lle­ga­ron las no­ti­cias del nom­bra­mien­to de Hitler co­mo can­ci­ller del Reich, las ham­bru­nas en la Unión So­vié­ti­ca o el sui­ci­dio de su hi­ja. En ma­yo de 1933, po­co an­tes de aban­do­nar Bü­yü­ka­da rum­bo a Fran­cia, in­ten­tó con­ju­rar las amar­gu­ras le­yen­do Via­je al fin de la no­che, de Cé­li­ne. Al es­cri­tor fran­cés, co­mo pre­sa­gió en la re­se­ña que le de­di­có, ya so­lo le que­da­ba aco­mo­dar­se a las ti­nie­blas o ver la au­ro­ra. Igual que a él mis­mo. A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de me uno a los úl­ti­mos re­za­ga­dos en el fe­rri de vuel­ta, y la is­la re­cu­pe­ra el so­sie­go per­di­do por unas ho­ras.

En es­ta is­la don­de flo­ta el aro­ma de las flo­res, Trots­ki re­ci­bió no­ti­cias co­mo el sui­ci­dio de su hi­ja o el au­ge de Adolf Hitler

2 2. El Pa­sa­je de Si­ria, don­de es­tu­vo el pri­mer ci­ne de Es­tam­bul.

4 3 3. Ob­je­tos ex­pues­tos en el Mu­seo de la Inocen­cia. 4. Al fon­do, la an­ti­gua ba­sí­li­ca de San­ta So­fía.

1

1. Pa­ra­da en la is­la de Hey­be­lia­da del fe­rri con des­tino a Bü­yü­ka­da. 2 1

2. La an­ti­gua mo­ra­da de Trots­ki en la is­la. 3. Em­bar­ca­de­ros fren­te a la ca­sa del lí­der exi­lia­do. 3

4. Trots­ki, en Bü­yü­ka­da. 4

5 6 5. Man­sio­nes de es­ti­lo co­lo­nial en la cos­ta no­roes­te de Bü­yü­ka­da. 6. Tien­das en los al­re­de­do­res de la ter­mi­nal de fe­rris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.