LA ZO­NA FAN­TAS­MA Por Ja­vier Ma­rías

No sé quién se­rá el nue­vo al­cal­de o al­cal­de­sa de Ma­drid, pe­ro de­jen de ser des­con­si­de­ra­dos y da­ñi­nos pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad des­di­cha­da.

El País - El País Semanal - - SUMARIO - El­pais­se­ma­[email protected]­pais.es

LA­MEN­TO MU­CHO ser in­sis­ten­te y re­pe­ti­ti­vo, y me dis­cul­po por ello. Pe­ro es que la reali­dad lo es más; de he­cho nun­ca da tre­gua. Ma­drid es una ca­pi­tal de la que se abu­sa to­dos los días del año, to­dos los años. Pa­de­ce­mos unas 3.000 ma­ni­fes­ta­cio­nes anua­les, lo que arro­ja una me­dia de ca­si 10 dia­rias. To­das se em­pe­ñan en re­co­rrer “el cen­tro”, pa­ra “ser vis­tas”. Su­fri­mos las de los ma­dri­le­ños y tam­bién las de los fo­ras­te­ros, que se des­pla­zan aquí pa­ra pro­tes­tar­le al Go­bierno. Las ob­se­si­vas pro­ce­sio­nes de Se­ma­na San­ta y otras fies­tas re­li­gio­sas; los des­fi­les del 2 de ma­yo, los de San Isi­dro, los de la Pa­lo­ma; las ma­ra­to­nes, triatlo­nes, ca­rre­ras de mu­je­res y de no mu­je­res, de due­ños de pe­rros (“pe­rro­to­nes”, san­to cie­lo); el pa­so de las ove­jas, jor­na­da de la bi­ci, del pa­ti­ne­te, pa­ra­das de co­lec­ti­vos va­rios, ba­tu­ca­das in­so­por­ta­bles e in­ce­san­tes. Mo­ver­se, tra­ba­jar, des­can­sar, me­ra­men­te vi­vir, son em­pe­ños im­po­si­bles. Por si to­do es­to fue­ra po­co, es­ta tem­po­ra­da no se les ocu­rrió otra co­sa a las au­to­ri­da­des que al­ber­gar una Fi­nal en­tre dos equi­pos de Bue­nos Ai­res —en el otro ex­tre­mo del mun­do— que se odian a muer­te y cu­yos hin­chas tal vez sean los más sal­va­jes del glo­bo. Y co­mo eso no fue su­fi­cien­te, el día que es­cri­bo es­to se dispu­ta la Fi­nal de la Champions que en­fren­ta a Li­ver­pool y Tot­ten­ham. Co­mo se es­pe­ra­ba la in­va­sión de unos 90.000 afi­cio­na­dos di­fí­ci­les y cer­ve­ce­ros, las au­to­ri­da­des pen­sa­ron: “¿Có­mo po­de­mos agra­var­les la si­tua­ción a los ma­dri­le­ños, ha­cer­les la exis­ten­cia en ver­dad in­so­por­ta­ble? So­bre to­do a los que le dan la es­pal­da al fút­bol”.

Des­de el miércoles (el par­ti­do en sá­ba­do) se de­di­ca­ron “es­pa­cios” a lo que du­ra­rá 90 mi­nu­tos, 120 si hay pró­rro­ga. La siem­pre mal­tra­ta­da Puer­ta del Sol fue inun­da­da de ar­ma­tos­tes es­pan­to­sos y es­tri­den­tes con­cier­tos. ¿Les bas­tó? No, la em­ble­má­ti­ca Pla­za Ma­yor fue con­ver­ti­da en un ab­sur­do cam­po de fút­bol, con su fal­so cés­ped y gra­de­ríos. ¿Les bas­tó? No, tam­bién la Pla­za de Orien­te, don­de ins­ta­la­ron una gi­gan­tes­ca y hor­te­rí­si­ma ré­pli­ca de la Co­pa, de­lan­te del mis­mí­si­mo Pa­la­cio Real, pa­ra fas­ti­diar la pers­pec­ti­va. ¿Les bas­tó? No, fue­ron asal­ta­das Callao, Co­lón, Fe­li­pe II, has­ta la res­pe­ta­da y pe­que­ña Pla­za de la Vi­lla. El mis­mo “cen­tro” que la al­cal­de­sa hoy en fun­cio­nes ha ve­ta­do a la ma­yo­ría de co­ches, per­ju­di­can­do a quie­nes vi­vi­mos en tan am­plia zo­na y no con­du­ci­mos. Yo vi­vo muy cer­ca de una de esas pla­zas arre­ba­ta­das. El miércoles, ya di­go (¡el miércoles!), la lle­na­ron de enor­mes ca­mio­nes, grúas, es­truc­tu­ras, pan­ta­llas, des­co­mu­na­les ca­se­tas. Im­pro­vi­sa­ron dos ri­dícu­los cam­pi­tos de fút­bol en los que, du­ran­te las cua­tro jor­na­das

que ha du­ra­do la ba­rra­ca, de vez en cuan­do ha­bía tres o cin­co mu­cha­chos pe­lo­tean­do… a 32 gra­dos. Un im­bé­cil fin­gía re­trans­mi­tir sus evo­lu­cio­nes con un me­gá­fono (“El opo­nen­te se va al ata­que” y san­de­ces por el es­ti­lo). El res­to del tiem­po, mú­si­ca ra­to­ne­ra a gran vo­lu­men. Me acer­qué a par­la­men­tar. Ha­blé con una mu­jer que di­jo per­te­ne­cer a la or­ga­ni­za­ción de la cre­ti­na­da pro­fun­da. Edu­ca­da­men­te, le ex­pli­qué que en la zo­na vi­vía­mos y tra­ba­já­ba­mos per­so­nas. Le pe­dí que nos aho­rra­ran al me­nos lo in­ne­ce­sa­rio, co­mo la gro­tes­ca “re­trans­mi­sión” de unos ri­dícu­los pe­lo­teos. En cuan­to a la mú­si­ca, adu­jo que era “pa­ra atraer a la gen­te”. O sea que, an­te la fal­ta de in­te­rés es­pon­tá­neo, ha­bía que lla­mar­la co­mo en las fe­rias. Pa­ra tran­qui­li­zar­me aña­dió: “No se preo­cu­pe, va­mos a es­tar so­la­men­te de 12 del me­dio­día a 12 de la no­che”. No sé qué en­ten­día por “so­la­men­te”; ¡12 ho­ras, las fun­da­men­ta­les, du­ran­te cua­tro in­ter­mi­na­bles días! Por su­pues­to no me hi­cie­ron nin­gún ca­so. Lo más vi­si­ble era el nom­bre de un Ban­co, que se leía unas 80 ve­ces. No di­ré ese nom­bre, vo­cea­do tam­bién por el me­gá­fono, pues creo que el Ban­co es ac­cio­nis­ta de EL PAÍS y no quie­ro crear­le a és­te pro­ble­mas. Lo cier­to es que se ha au­to­ri­za­do a una em­pre­sa apro­piar­se de un es­pa­cio co­mún cua­tro días, pa­ra emi­tir pro­pa­gan­da. Inau­di­to. Las otras pla­zas to­ma­das ha­brán si­do un si­mi­lar in­fierno.

Se­ño­ras Car­me­na y Vi­lla­cís, se­ñor Mar­tí­nez-Al­mei­da: hoy no sé cuál de us­te­des se­rá el nue­vo al­cal­de o al­cal­de­sa. A quien fi­nal­men­te lo sea, le ele­vo una sú­pli­ca: de­jen de ser des­con­si­de­ra­dos y da­ñi­nos pa­ra los ha­bi­tan­tes de es­ta ciu­dad des­di­cha­da. No les im­pi­dan tra­ba­jar, mo­ver­se, des­can­sar, vi­vir en las in­men­sas áreas que se­gún us­te­des cons­ti­tu­yen “el cen­tro”. Re­cuer­den que no es un es­ce­na­rio, ni un de­co­ra­do, ni un zo­co, ni un es­ta­dio, co­mo han de­cre­ta­do des­de ha­ce lus­tros los al­cal­des y al­cal­de­sas, de de­re­chas o de iz­quier­das. Hay ha­bi­tan­tes, re­si­den­tes (más les va­le que no hu­ya­mos to­dos), a los que el Ayun­ta­mien­to, con su per­mi­si­vi­dad ab­so­lu­ta pa­ra cual­quier cho­rra­da mi­no­ri­ta­ria, mor­ti­fi­ca a dia­rio. No las alien­ten al me­nos, las cho­rra­das y los ca­pri­chos. No los in­ven­ten ni los fo­men­ten. No les co­rres­pon­de ofre­cer dis­trac­ción y es­pec­tácu­los sin fin a la ciu­da­da­nía más ocio­sa y ja­ra­ne­ra. No to­do es re­cau­dar di­ne­ro. Hay mil asun­tos más im­por­tan­tes en la go­ber­na­ción de una ca­pi­tal. El prin­ci­pal es que los ma­dri­le­ños pue­dan ha­cer fren­te a sus queha­ce­res y pro­ble­mas, que son mu­chos, sin agre­gar­les obs­tácu­los, im­pe­di­men­tos, tra­bas, mar­ti­rio y rui­do en­sor­de­ce­dor per­ma­nen­te. To­do ello gratuito las más de las ve­ces; to­do su­per­fluo.

PD. En­ci­ma, el par­ti­do fue ma­lí­si­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.