Bom­bar­deo de in­vi­ta­cio­nes 'on li­ne'

El País (Valencia) - - SOCIEDAD -

pre­da­tory jour­nals. Spam. Las em­pre­sas de­pre­da­do­ras bom­bar­dean a los cien­tí­fi­cos con co­rreos en in­glés en los que les in­vi­tan a pu­bli­car. En mu­chas oca­sio­nes se di­ri­gen a ellos por su pro­pio nom­bre.

Tí­tu­los in­con­gruen­tes. La ma­yo­ría de las re­vis­tas es­tán ra­di­ca­das en In­dia, Chi­na o Ru­sia, pe­ro en sus tí­tu­los in­clu­yen la pa­la­bra ame­ri­ca­na, bri­ta­ni­ca, eu­ro­pea o sue­ca pa­ra si­mu­lar otro ori­gen.

Ta­ri­fas os­cu­ras. No es fá­cil sa­ber cuán­to y có­mo hay que pa­gar y el ran­go de pre­cios es enor­me: en­tre 50 y 1.500 dó­la­res. Aun­que la mi­tad se si­túa en­tre los 100 y los 400 dó­la­res (de 88 a 348 eu­ros).

Con­se­jos sos­pe­cho­sos. Lla­ma la aten­ción que muy po­cos su­pues­tos in­ves­ti­ga­do­res com­po­nen los con­se­jos edi­to­ria­les o ape­nas se da in­for­ma­ción so­bre ellos.

Sin ras­tro en las ba­ses. El edi­tor afir­ma en la web que sus re­vis­tas es­tán in­de­xa­das en mul­ti­tud de pres­ti­gio­sas ba­ses de da­tos, pe­ro no es así. En mu­chos ca­sos son ex­pul­sa­das por “ma­la con­duc­ta edi­to­rial”. Mu­chas pá­gi­nas cie­rran cuan­do son per­se­gui­das, de­jan­do inac­ce­si­bles los tra­ba­jos pu­bli­ca­dos,

ahí son de ac­ce­so li­bre en In­ter­net pa­ra cual­quier per­so­na. Y la co­rrien­te es tan pu­jan­te que los pro­pios gi­gan­tes de la pu­bli­ca­ción con­ven­cio­nal, co­mo Na­tu­re y Scien­ce, han abier­to sus pro­pios tí­tu­los de li­bre ac­ce­so.

Es­to sig­ni­fi­ca que la fuen­te de fi­nan­cia­ción de las re­vis­tas con­ven­cio­na­les de­pen­de ca­da vez me­nos de co­brar por las sus­crip­cio­nes y ca­da vez más de co­brar­les a los pro­pios au­to­res del ar­tícu­lo. Pay or pe­rish, pa­ga o pe­re­ce. To­dos los cien­tí­fi­cos es­tán ya acos­tum­bra­dos a abo­nar esas ta­ri­fas, que pue­den de ir de los po­cos cien­tos a los va­rios mi­les de eu­ros, se­gún la re­vis­ta. Los cien­tí­fi­cos, co­mo es na­tu­ral, car­gan esos cos­tes a sus pro­yec­tos de

En 2015, Cen­yu Shen y BoCh­ris­ter Björk, de la Han­ken School of Eco­no­mics de Hel­sin­ki, cal­cu­la­ron que el año an­te­rior se ha­bían pu­bli­ca­do 420.000 ar­tícu­los en 8.000 re­vis­tas de­pre­da­do­ras, fren­te a los 53.000 de 2010. Y la ci­fra no pa­ra de su­bir en un con­tex­to de ex­tre­ma com­pe­ten­cia por pu­bli­car con el fin de acre­di­tar los mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra lo­grar una pla­za o un com­ple­men­to. Se es­ti­ma que en la mi­tad de las re­vis­tas de­pre­da­do­ras se pa­ga en­tre 88 y 348 eu­ros por sa­lir.

Ha­ce ca­si dos dé­ca­das sur­gie­ron las re­vis­tas open ac­cess, fi­nan­cia­das mo­des­ta­men­te por sus au­to­res, que cual­quie­ra pue­de leer, des­car­gar, co­piar, dis­tri­buir, im­pri­mir, bus­car o en­la­zar gra­tui­ta­men­te, en con­tra­po­si­ción a las tra­di­cio­na­les en pa­pel, en las que hay que pa­gar por leer­las y en las de ma­yor im­pac­to tam­bién por apa­re­cer. El ac­ce­so li­bre ha su­pues­to un gran avan­ce pa­ra ex­pan­dir la cien­cia, pe­ro aho­ra su­fre el des­cré­di­to al co­lar­se mi­les de de­pre­da­do­ras.

Ba­ses de da­tos

Los in­ves­ti­ga­do­res de Hel­sin­ki de­tec­ta­ron, ade­más, que el 75% de los edi­ta­dos en las de­pre­da­do­ras pro­ve­nían de Asia —don­de ra­di­can mu­chas de las pu­bli­ca­cio­nes, en es­pe­cial Chi­na e In­dia— o Áfri­ca y que el pla­zo de pu­bli­ca­ción era de en­tre dos y tres me­ses. En las re­vis­tas clá­si­cas se pue­de tar­dar has­ta dos años por el pro­lon­ga­do pro­ce­so de co­rrec­ción. “Las de­pre­da­do­ras no eva­lúan la ca­li­dad de los tra­ba­jos o se apli­can for­ma­tos es­tan­da­ri­za­dos de re­vi­sión con­tes­ta­dos con síes y noes”, sos­tie­ne Me­sa.

Jo­sué Gu­tié­rrez ase­gu­ra que no su­po de la exis­ten­cia de es­tas re­vis­tas “has­ta ha­ce muy po­co”. Se de­fien­de del su­pues­to frau­de con un mail: “El fun­da­men­to de la uni­ver­si­dad pa­ra es­ta­ble­cer si una re­vis­ta es de­pre­da­do­ra es que es­té en un lis­ta­do que lle­va una per­so­na anó­ni­ma. Es de­cir, nin­gu­na ins­ti­tu­ción de re­fe­ren­cia ni nin­gún se­llo de ca­li­dad apa­ren­te. Por tan­to, creo que es ne­ce­sa­rio acla­rar es­tos te­mas an­tes de pro­ce­der a de­no­mi­nar co­mo de­pre­da­do­ras a de­ter­mi­na­das re­vis­tas aca­dé­mi­cas”.

Gu­tié­rrez ha­ce así re­fe­ren­cia a la “lis­ta Beall” que creó en 2011 el bi­blio­te­ca­rio Jef­frey Beall, de la Uni­ver­si­dad de Co­lo­ra­doDen­ver, pa­ra aler­tar de los ti­mos que bau­ti­zó co­mo “re­vis­tas de­pre­da­do­ras”. El lis­ta­do es­tá aho­ra en ma­nos anó­ni­mas, pe­ro

in­ves­ti­ga­ción, fi­nan­cia­dos en to­do o en par­te por los im­pues­tos. Las bi­blio­te­cas uni­ver­si­ta­rias tam­bién se fi­nan­cia­ban con di­ne­ro pú­bli­co. La di­fe­ren­cia es que el mo­de­lo de open ac­cess per­mi­te que el pú­bli­co que ha cos­tea­do las in­ves­ti­ga­cio­nes ac­ce­da gra­tui­ta­men­te a sus con­clu­sio­nes. To­dos los cien­tí­fi­cos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio con­si­de­ran jus­to ese as­pec­to.

Pe­ro un sis­te­ma en que las re­vis­tas no co­bren por sus sus­crip­cio­nes —es de­cir, no co­bren a los lectores, sino a los au­to­res— lle­va un pa­lo en­tre las rue­das: la re­vis­ta ya no tie­ne nin­gún in­cen­ti­vo pa­ra que al­guien la lea, y por tan­to pa­ra guar­dar un es­tán­dar de ca­li­dad. Pue­de pu­bli-

/ RA­FA AVERO

El so­ció­lo­go Aní­bal Me­sa, en la Uni­ver­si­dad de la La­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.