El Par­la­men­to ani­qui­la el Bre­xit de May

Men­sa­je de cal­ma a las em­pre­sas

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - RA­FA DE MI­GUEL,

The­re­sa May su­frió ano­che la ma­yor de­rro­ta par­la­men­ta­ria ex­pe­ri­men­ta­da por un Go­bierno británico en prác­ti­ca­men­te un si­glo. Por una ma­yo­ría de 230 dipu­tados (432 a 202), la Cá­ma­ra re­cha­zó su plan del Bre­xit acor­da­do con la UE, lo que agu­di­za

Na­die po­drá ne­gar el ca­rác­ter ro­co­so de May. Te­nía su res­pues­ta pre­pa­ra­da en pre­vi­sión de la de­rro­ta y fue un gi­ro a la de­fen­si­va. Las pró­xi­mas ho­ras di­rán si se tra­ta de una es­tra­te­gia de­ses­pe­ra­da o si ser­vi­rá pa­ra en­ca­rri­lar la si­tua­ción. La pri­me­ra mi­nis­tra ase­gu­ró que ha en­ten­di­do el man­da­to del Par­la­men­to, pe­ro que na­die ha si­do aún ca­paz de de­fi­nir una al­ter­na­ti­va a su plan. Así que, si la mo­ción de cen­su­ra de los la­bo­ris­tas fra­ca­sa hoy —y to­do apun­ta a que se­rá así—, May anun­ció su in­ten­ción de pre­sen­tar el lu­nes sin fal­ta una nue­va ho­ja de ru­ta y co­men­zar de in­me­dia­to otra ron­da de ne­go­cia­cio­nes con to­das las fuer­zas par­la­men­ta­rias pa­ra lle­var a Bru­se­las un plan b.

“Se tra­ta de una de­rro­ta ca­tas­tró­fi­ca. La Cá­ma­ra ha ex­pre­sa­do su ve­re­dic­to so­bre el plan del Go­bierno. Los re­tra­sos y las ne­ga­ti­vas vi­vi­das has­ta aho­ra han lle­ga­do a su fin”, ase­gu­ró Corbyn an­tes de con­fir­mar su in­ten­ción de ir ade­lan­te con la mo­ción de cen­su­ra. Es pre­rro­ga­ti­va del Go­bierno fi­jar el or­den del día en el Par­la­men­to, pe­ro la pro­pia May ya de­jó cla­ro en su in­ter­ven­ción, in­me­dia­ta­men­te des­pués de la vo­ta­ción, que per­mi­ti­ría que la mo­ción se de­ba­tie­ra y vo­ta­ra hoy mis­mo.

Los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses del DUP, que sos­tie­nen la exi­gua ma­yo­ría con­ser­va­do­ra y ayer vo­ta­ron con­tra el plan del Bre­xit, ya han anun­cia­do que no res­pal­da­rán la mo­ción. “Da­re­mos al Go­bierno es­pa­cio pa­ra po­der sa­car ade­lan­te un plan que ase­gu­re un me­jor acuer­do con la UE”, anun­ció su lí­der, Ar­le­ne Fos­ter.

Del mis­mo mo­do, los eu­ro­es­cép­ti­cos li­de­ra­dos por el ul­tra­ca­tó­li­co Jacob Rees-Mogg tam­bién an­ti­ci­pa­ron que no lle­va­rán su des­leal­tad tan le­jos co­mo pa­ra vo­tar por la caí­da del Go­bierno. El ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res y la cri­sis a so­lo dos me­ses y me­dio de la fe­cha pre­vis­ta de sa­li­da. No fue el sen­ti­do del vo­to lo que sor­pren­dió a la pri­me­ra mi­nis­tra, sino su di­men­sión. El lí­der de la opo­si­ción, Je­remy Corbyn, pre­sen­tó una mo­ción de cen­su­ra. El Par­la­men­to vo­ta­rá hoy si el Go­bierno de May tie­ne aún su con­fian­za.

eu­ro­es­cép­ti­co acé­rri­mo, Bo­ris John­son, in­di­có que “el pro­ble­ma no es The­re­sa May sino el acuer­do fa­lli­do del Bre­xit”.

La pri­me­ra mi­nis­tra ago­tó has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, cons­cien­te de que sus po­si­bi­li­da­des eran nu­las, de­fen­dien­do su plan del Bre­xit. “Es­ta es la vo­ta­ción más im­por­tan­te en la que par­ti­ci­pa­re­mos mu­chos en to­da nues­tra ca­rre­ra po­lí­ti­ca”, di­jo May en su úl­ti­ma in­ter­ven­ción. “Y des­pués de to­do es­te tiem­po de de­ba­te, de acuer­dos y desacuer­dos, ha lle­ga­do la ho­ra de to­mar una de­ci­sión que de­fi­ni­rá a nues­tro país du­ran­te mu­chos años y que ca­da uno, vo­to lo que vo­te, de­be­rá jus­ti­fi­car du­ran­te lar­go tiem­po”.

Fue el dis­cur­so más apa­sio­na­do

de una pri­me­ra mi­nis­tra cons­cien­te ya de que el Par­la­men­to le iba a in­fli­gir un du­ro gol­pe. Y aun así, May re­pa­só de nue­vo una tras otra, en un de­ses­pe­ra­do in­ten­to por des­mon­tar­las, to­das las al­ter­na­ti­vas a su plan del Bre­xit. Un nue­vo re­fe­rén­dum trai­cio­na­ría la vo­lun­tad ex­pre­sa­da en las ur­nas en 2016, que­bra­ría la con­fian­za de los ciu­da­da­nos en la de­mo­cra­cia, y no ase­gu­ra­ría el fin de la di­vi­sión ge­ne­ra­da. La re­ne­go­cia­ción de un nue­vo acuer­do con la UE es im­po­si­ble a es­tas al­tu­ras. Y unas nue­vas elec­cio­nes so­lo su­pon­drían dos me­ses de pa­rá­li­sis pa­ra ha­cer fren­te, fue­ra quien fue­ra el que lle­ga­ra al Go­bierno, al mis­mo pro­ble­ma. Es­te úl­ti­mo El mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Phi­lip Ham­mond; el ti­tu­lar de Em­pre­sas, Greg Clark, y el mi­nis­tro pa­ra el Bre­xit, Step­hen Bar­clay, se dis­po­nían ano­che a man­te­ner una te­le­con­fe­ren­cia con des­ca­ta­dos lí­de­res del mun­do em­pre­sa­rial británico pa­ra in­ten­tar lan­zar un men­sa­je de cal­ma tras la de­rro­ta su­fri­da ayer por la pri­me­ra mi­nis­tra, se­gún in­for­mó Reuters. Pe­se a que la libra re­gis­tró nú­me­ros ro­jos en su cam­bio con el dó­lar du­ran­te to­da la jor­na­da, el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción no agra­vó las pér­di­das, en una mues­tra de que los mer­ca­dos da­ban por des­con­ta­da la de­rro­ta de The­re­sa May. men­sa­je iba di­ri­gi­do al lí­der de la opo­si­ción, Je­remy Corbyn, a quien echó en ca­ra su am­bi­güe­dad e in­con­sis­ten­cia du­ran­te to­do el de­ba­te del Bre­xit. “Su ci­nis­mo ha pro­vo­ca­do la des­leal­tad de mu­chos dipu­tados de su gru­po par­la­men­ta­rio”, di­jo, in­ci­dien­do en la he­ri­da que más due­le al la­bo­ris­ta.

Corbyn tu­vo una du­ra in­ter­ven­ción, en la que anun­ció la in­ten­ción de su par­ti­do de vo­tar en con­tra del acuer­do y re­cla­mó de nue­vo un ade­lan­to de las elec­cio­nes. “Los ciu­da­da­nos ne­ce­si­tan re­cu­pe­rar el con­trol de la si­tua­ción y unas nue­vas elec­cio­nes les per­mi­ti­rán ele­gir nue­vos dipu­tados, nue­vo Go­bierno y un nue­vo man­da­to pa­ra vol­ver a ne­go­ciar el acuer­do con la UE”. Corbyn se di­ri­gió ex­pre­sa­men­te a Bru­se­las pa­ra pe­dir a los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios que no des­car­ta­ran un re­gre­so a la me­sa ne­go­cia­do­ra.

Las úl­ti­mas ho­ras de de­ba­te an­tes de la vo­ta­ción —a 73 días

/ REUTERS

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, du­ran­te la se­sión par­la­men­ta­ria en la que ayer se vo­tó el acuer­do del Bre­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.