Ka­te Mo­ss cum­ple 45 años y si­gue sal­tán­do­se las re­glas

Con su agen­cia de re­pre­sen­ta­ción y su hi­ja Li­la a pun­to de to­mar el tes­ti­go, la mo­de­lo celebra su aniver­sa­rio sin ba­jar­se del po­dio

El País (Valencia) - - GENTE - MA­RÍA CON­TRE­RAS,

Cuan­do en 2007 el Vic­to­ria & Al­bert Museum de­di­có una mues­tra a la edad do­ra­da de la al­ta cos­tu­ra, Ka­te Mo­ss acu­dió a la inau­gu­ra­ción con un ves­ti­do Ch­ris­tian Dior vin­ta­ge de sa­tén co­lor cham­pán. Has­ta ahí, na­da re­se­ña­ble. Sin em­bar­go, na­da más en­trar en el mu­seo, la can­tan­te Court­ney Lo­ve pi­só por ac­ci­den­te la co­la del ves­ti­do, pro­vo­can­do un pe­que­ño ras­gón que en las ho­ras si­guien­tes aca­bó con­ver­ti­do en un enor­me agu­je­ro. Cual­quie­ra se ha­bría mar­cha­do a ca­sa o, al me­nos, ha­bría in­ten­tan­do cam­biar­se de ro­pa. Pe­ro Ka­te Mo­ss pre­fi­rió cor­tar la par­te de aba­jo de la pren­da, se ató un nu­do a la al­tu­ra de la cin­tu­ra con lo que que­da­ba de ella y, con el ves­ti­do trans­for­ma­do en mi­ni­fal­da, hi­zo ho­nor a su fa­ma de party ani­mal has­ta las tan­tas de la ma­dru­ga­da. La anéc­do­ta po­dría leer­se co­mo una me­tá­fo­ra de la for­ma en la que la su­per­mo­de­lo, que hoy cum­ple 45 años, ha con­du­ci­do siem­pre su vi­da: ni en sus ho­ras más ba­jas (cuan­do apa­re­ció es­ni­fan­do co­caí­na en la por­ta­da de Daily Mi­rror en 2005) se ha mos­tra­do dis­pues­ta a aban­do­nar la fies­ta.

Tras con­se­guir­lo to­do co­mo mo­de­lo, la que fue­ra el sím­bo­lo de la es­té­ti­ca no­ven­te­ra he­roin chic no aflo­ja. Ya no des­fi­la, pe­ro si­gue po­nien­do ros­tro a cam­pa­ñas de perfil al­to co­mo la de la re­cien­te co­la­bo­ra­ción de Bur­berry con Vi­vien­ne West­wood o la de la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ve­rano 2019 de Ste­lla McCart­ney, que com­par­te con Kaia Ger­ber. Es ima­gen y di­rec­to­ra crea­ti­va de la fir­ma de cos­mé­ti­ca ja­po­ne­sa De­cor­té. A sus más de 300 por­ta­das, es­te mes aña­de la del nue­vo nú­me­ro de Lo­ve. Y, se­gún se pu­bli­có en oc­tu­bre, ha des­pla­za­do a Ca­ra De­le­vin­gne co­mo la mo­de­lo bri­tá­ni­ca me­jor pa­ga­da.

En sep­tiem­bre de 2016 lan­zó ade­más su pro­pia agen­cia de ta­len­tos, en la que re­pre­sen­ta a fi­gu­ras tan ver­sá­ti­les co­mo la can­tan­te Ri­ta Ora o la ac­triz Gwen­do­li­ne Ch­ris­tie (Jue­go de Tro­nos), así co­mo a su pro­pia hi­ja, Li­la. Se­ría di­fí­cil pa­ra una jo­ven as­pi­ran­te a top en­con­trar en la in­dus­tria a al­guien de quien re­ci­bir me­jo­res con­se­jos. Mo­ss, que fue des­cu­bier­ta en el ae­ro­puer­to JFK con 14 años y sal­tó a la fa­ma a los 16 en un edi­to­rial de mo­da de Co­rin­ne Day pa­ra The Fa­ce, se ha pro­pues­to ve­lar por el bie­nes­tar de sus re­pre­sen­ta­dos pa­ra evi­tar­les las ma­las ex­pe­rien­cias por las que pa­só ella. En 2012, en una entrevista con Va­nity Fair, re­cor­da­ba así sus fo­tos en to­ples con Co­rin­ne Day: “Aho­ra veo a una chi­ca de 16 años, y pe­dir­le que se qui­te la ro­pa se­ría muy ra­ro. Pe­ro me di­je­ron: ‘Si no lo ha­ces no te vol­ve­re­mos a fi­char’. Así que me en­ce­rré en el ba­ño a llo­rar y lue­go sa­lí y lo hi­ce”.

Su cu­rrícu­lo sen­ti­men­tal tam­bién es abul­ta­do (en una entrevista con i-D en 1998, la jo­ven Ka­te con­fe­só que es­tar sol­te­ra le re­sul­ta­ba “trá­gi­co”). Su pa­re­ja ac­tual pa­re­ce ser el fo­tó­gra­fo Ni­ko­lai Von Bis­marck, 14 años más jo­ven que ella. Y en­tre sus ex se cuen­tan el tam­bién fo­tó­gra­fo Ma­rio So­rren­ti, que la re­tra­tó en la icó­ni­ca cam­pa­ña del per­fu­me Ob­ses­sion de Cal­vin Klein; el edi­tor Jef­fer­son Hack, padre de su hi­ja Li­la; el mú­si­co Ja­mie Hin­ce, con quien se ca­só en 2011 an­te 300 in­vi­ta­dos (la unión du­ró ape­nas cin­co años); y, por su­pues­to, Johnny Depp. Jun­tos, ade­más de ba­ñar­se en cham­pán, se­gún cuen­ta la le­yen­da, for­ma­ron una de las pa­re­jas más inol­vi­da­bles de los no­ven­ta.

Pe­ro fue su re­la­ción con Pe­te Doherty la que ob­se­sio­nó a los ta­bloi­des, que de­di­ca­ron pá­gi­nas y más pá­gi­nas a sus juer­gas, sus ex­ce­sos y sus bo­rra­che­ras; una épo­ca que cul­mi­na­ría con la men­cio­na­da por­ta­da del Mi­rror, Co­cai­ne Ka­te, con la que Mo­ss to­có fon­do y per­dió al­gu­nos con­tra­tos. Sin em­bar­go, quie­nes va­ti­ci­na­ron en­ton­ces que su ca­rre­ra es­ta­ba aca­ba­da erra­ron el ti­ro. De he­cho, cuan­do la top re­apa­re­ció tras su pa­so por reha­bi­li­ta­ción, su caché se ha­bía in­cre­men­ta­do. La chi­ca que The Guar­dian de­fi­nió una vez co­mo “el vór­ti­ce al­re­de­dor del que gi­ran to­das las fies­tas de Lon­dres” aún no es­ta­ba dis­pues­ta a sa­lir de es­ce­na.

Du­ran­te mu­chos años, una Mo­ss siem­pre a la de­fen­si­va se au­to­im­pu­so la ley del si­len­cio, pe­ro úl­ti­ma­men­te ha­bla con la pren­sa más a me­nu­do. Co­mo pea­je por su re­la­ción pro­fe­sio­nal con De­cor­té, mu­chas en­tre­vis­tas se cen­tran en su ru­ti­na de be­lle­za, pe­ro a ve­ces de­ja en­tre­ver, con cuen­ta­go­tas, al­go más de sí mis­ma. Por ejem­plo, que se si­gue po­nien­do ner­vio­sa cuan­do lle­ga a un set (leí­do en Lo­ve). O que odia ha­cer ejer­ci­cio (Vo­gue). Y, aun así, a sus 45 años, “la chi­ca más per­fec­ta­men­te im­per­fec­ta” (Marc Ja­cobs di­xit) no ha per­di­do ese al­go que ha­ce que el mun­do no se can­se de mi­rar­la.

/ JA­RED SISKIN (GETTY)

La mo­de­lo Ka­te Mo­ss, en Nue­va York en sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.