Li­gar a tra­vés de una ‘app’ ya no es lo que era

La pu­jan­te in­dus­tria de las apli­ca­cio­nes de ci­tas cre­ce y se so­fis­ti­ca. So­lo en EE UU 2.500 com­pi­ten con Tin­der

El País (Valencia) - - SOCIEDAD - AN­TO­NIA LABORDE,

“¿Cuá­les son sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des?”. “¿Ni­ve­les de es­tu­dio?”. “¿In­gre­sos al año?”. Es­tas pre­gun­tas po­drían es­tar en­mar­ca­das en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, pe­ro es­tán le­jos de eso. Aquí el que pa­ga es el que las con­tes­ta. Las in­te­rro­gan­tes son par­te del cues­tio­na­rio que hay que re­lle­nar pa­ra abrir un per­fil en la apli­ca­ción de ci­tas Eli­teSin­gles. Si quie­re ini­ciar una con­ver­sa­ción o leer lo que le es­cri­bió otro usua­rio de­be con­tra­tar un plan mí­ni­mo de 90 dó­la­res (78,50 eu­ros) por tres me­ses. Pa­ra gus­tos, los co­lo­res… y las apps, pa­ra li­gar. Las hay pa­ra quie­nes no se sien­ten atrac­ti­vos, pa­ra los se­gui­do­res de Do­nald Trump o pa­ra los in­to­le­ran­tes al glu­ten. In­clu­so, si su ob­je­ti­vo so­lo es con­ce­bir un hi­jo, pue­de des­car­gar Just a Baby: “Co­néc­ta­te con otras per­so­nas que quie­ren te­ner un be­bé”.

Las más de 2.500 apli­ca­cio­nes de ci­tas exis­ten­tes en Es­ta­dos Uni­dos son la mus­cu­la­tu­ra de un mer­ca­do al al­za que mue­ve más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año, se­gún la con­sul­to­ra IBIS World. “Ha­ce 10 años, es­tas apps eran una de las tan­tas ma­ne­ras de co­no­cer a al­guien; hoy es la prin­ci­pal”, sos­tie­ne Matt Lund­quist, te­ra­peu­ta de pa­re­jas en Man­hat­tan. Lund­quist atri­bu­ye el flo­re­ci­mien­to de nue­vas pla­ta­for­mas a que ini­cial­men­te las mi­no­rías fue­ron ig­no­ra­das y mu­chas ve­ces va­pu­lea­das. “Las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas no te­nían éxi­to en Tin­der y crea­ron su pro­pia app”, ejem­pli­fi­ca. Lo mis­mo hi­cie­ron las les­bia­nas, los ju­díos (tam­bién los que no se con­ver­ti­rían al ju­daís­mo), los la­ti­nos, y un lar­go lis­ta­do for­ma­do por 50 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, se­gún un es­tu­dio de Pew Re­search Cen­ter rea­li­za­do en 2016 —que con la evo­lu­ción del fe­nó­meno se ha que­da­do vie­jo—.

Las pla­ta­for­mas han pro­li­fe­ra­do de la mano de una so­fis­ti­ca­ción de los me­nús que ofre­cen con ca­sos co­mo OKCu­pid (más de cin­co mi­llo­nes de usua­rios), que per­mi­te ele­gir en­tre 12 iden­ti­da­des de gé­ne­ro. Se­gún un ar­tícu­lo de The Eco­no­mist ti­tu­la­do ‘Amor mo­derno’, el 70% de las pa­re­jas del mis­mo se­xo se co­no­cen a tra­vés de es­te ti­po de apli­ca­cio­nes. Kaus­hik, he­te­ro­se­xual de 35 años, “abier­to a pro­bar to­do al me­nos una vez en la vi­da”, se creó un per­fil en OKCu­pid ha­ce un mes. An­tes usa­ba Cof­fee Meets Ba­gel —fa­mo­sa por con­ven­cio­nal—, en la que so­lo la mu­jer pue­de rom­per el hielo. Kaus­hik se abu­rrió de es­pe­rar. “Las apps de ci­tas sir­ven pa­ra que las mu­je­res to­men el con­trol y sa­cien sus ga­nas de ser tra­ta­das de ma­ne­ra su­per­es­pe­cial. Las re­la­cio­nes no son así, son pa­re­jas”, co­men­ta por chat. Así co­mo exis­ten op­cio­nes pa­ra los más abier­tos, tam­bién las hay pa­ra los que abra­zan sus gus­tos co­mo man­da­mien­tos: aman­tes de las bar­bas (Bristlr), de las gran­jas (Far­mer­sOnly) o del éxi­to pro­fe­sio­nal (The Lea­gue).

Abrir­se una cuen­ta en al­gu­na de es­tas apli­ca­cio­nes ya no es un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo. Lo de su­bir una fo­to de per­fil y pu­bli­car los da­tos per­so­na­les bá­si­cos es al­go del An­ti­guo Tes­ta­men­to de apps de ci­tas. Aho­ra es ne­ce­sa­rio de­di­car al me­nos me­dia ho­ra pa­ra con­tes­tar for­mu­la­rios de has­ta 100 pre­gun­tas y si­tua­cio­nes hi­po­té­ti­cas. La idea es que el lo­ga­rit­mo se­pa lo su­fi­cien­te del usua­rio pa­ra que afi­ne lo má­xi­mo po­si­ble los o las can­di­da­tas con las que po­dría con­ge­niar. La pri­me­ra pre­gun­ta de OKCu­pid ayu­da a en­trar en ca­lor: “¿Cuán­to quie­res que du­re tu pró­xi­ma re­la­ción: una no­che, un par de me­ses, va­rios años o to­da la vi­da?”. A los que se com­pli­can con es­ta interrogante se les de­be­ría de ad­ver­tir de que

“Es­tas son hoy la prin­ci­pal for­ma de co­no­cer a al­guien”, se­gún un ex­per­to

Hay pla­ta­for­mas pa­ra in­to­le­ran­tes al glu­ten, o pa­ra quien no se sien­te atrac­ti­vo

aban­do­nen el cues­tio­na­rio por­que se en­fren­ta­rán a di­le­mas del ca­li­bre de La de­ci­sión de Sop­hie.

“Una en­cues­ta no te per­mi­te sa­ber có­mo es una per­so­na en una pe­lea, có­mo res­pon­de al es­trés, có­mo hue­le o con qué fre­cuen­cia se afei­ta. Creo que es una lec­ción di­fí­cil, pe­ro te­ne­mos que apren­der que la tec­no­lo­gía no re­sol­ve­rá el pro­ble­ma de las ci­tas”, plan­tea Holly Mi­che­lle Wood, so­ció­lo­ga de Har­vard y au­to­ra de un ar­tícu­lo so­bre el com­por­ta­mien­to de los sol­te­ros en es­te ti­po de apps. Wood agre­ga que mu­chos, cuan­do co­mien­zan a sa­lir, es­tán ob­se­sio­na­dos con al­can­zar su má­xi­mo po­ten­cial de pa­re­ja, “pe­ro pa­san al­gu­nos años sa­lien­do con sus coin­ci­den­cias del 99% y se dan cuen­ta de que el al­go­rit­mo es plano, las pre­gun­tas no le ayu­dan a co­no­cer a na­die”.

De en­tra­da, los cues­tio­na­rios se ase­me­jan a los que hay que re­lle­nar pa­ra es­co­ger un pro­duc­to cuan­do se ha­ce una com­pra on­li­ne. La di­fe­ren­cia es que en Ama­zon, por ejem­plo, exis­te la cer­te­za de que cuan­tos más de­ta­lles se otor­guen, me­nos po­si­bi­li­da­des hay de fa­llar. Tam­bién de que si a los 30 días el pro­duc­to no sa­tis­fa­ce al clien­te se pue­de de­vol­ver con re­em­bol­so. “So­mos con­su­mi­do­res y Tin­der hi­zo el me­jor tra­ba­jo al cap­tar la esen­cia del pro­duc­to: el ser hu­mano. Una fo­to, un par de pa­la­bras, y ya. Aho­ra se es­tá des­hu­ma­ni­zan­do la idea”, co­men­ta el te­ra­peu­ta Lund­quist. Una crí­ti­ca que com­par­te Wood: “Ideal­men­te, las apps per­mi­ten co­ne­xio­nes ma­ra­vi­llo­sas con per­so­nas que nun­ca co­no­ce­ría­mos, pe­ro la fun­ción de des­li­zar es in­hu­ma­na, ya que con­vier­te a una per­so­na en un ob­je­to que se pue­de ti­rar”.

En 2017, el di­ne­ro que gas­ta­ron los usua­rios en las cin­co apli­ca­cio­nes de ci­tas más po­pu­la­res de iOS y Goo­gle Play ca­si du­pli­có el del año an­te­rior. Sin te­ner en cuen­ta las apps de jue­gos, Tin­der, la rei­na ma­dre de es­te mer­ca­do, fue la app en la que los con­su­mi­do­res más gas­ta­ron, que­dan­do en se­gun­do lu­gar so­lo des­pués de Net­flix, se­gún el in­for­me anual de la em­pre­sa de aná­li­sis de da­tos App An­nie. En 2018, Tin­der di­ver­si­fi­có su ofer­ta con pro­duc­tos co­mo Tin­der U, pa­ra co­no­cer uni­ver­si­ta­rios, o Tin­der Swi­pe, con tes­ti­mo­nios de sol­te­ros que cuen­tan lo emo­cio­nan­te que es te­ner una pri­me­ra ci­ta —co­mo pa­ra ol­vi­dar lo desas­tro­sas que pue­den ser las se­gun­das o ter­ce­ras—. La em­pre­sa tam­bién creó Tin­der So­cial pa­ra que los usua­rios sa­lie­ran en gru­po, pe­ro fra­ca­só y la eli­mi­na­ron. “Fue evi­den­te que las ca­rac­te­rís­ti­cas de di­se­ño no en­ca­ja­ban con nues­tra di­rec­ción fu­tu­ra, que se en­fo­ca­rá en gran me­di­da en el ví­deo, la ubi­ca­ción del usua­rio y las ca­rac­te­rís­ti­cas im­pul­sa­das por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”, ade­lan­tan des­de la pla­ta­for­ma.

/ BEN GABBE (GETTY)

Una fies­ta de la em­pre­sa de apps OkCu­pid en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.