“Las te­nis­tas dan po­cas opor­tu­ni­da­des a que las en­tre­ne una mu­jer”

Ex­ju­ga­do­ra y en­tre­na­do­ra

El País (Valencia) - - DEPORTES - ALE­JAN­DRO CIRIZA,

“Si la ju­ga­do­ra es bue­na, bas­ta con or­de­nar­la; el res­to lo ha­ce la ca­li­dad”

Si se re­vi­sa el lis­ta­do, tan so­lo fi­gu­ra el nom­bre de una en­tre­na­do­ra en­tre la éli­te del cir­cui­to fe­me­nino: Con­chi­ta Martínez (Mon­zón, 46 años), que aho­ra tu­te­la a la che­ca Ka­ro­li­na Plis­ko­va, ci­ta­da hoy con Gar­bi­ñe Mu­gu­ru­za (no an­tes de las 6.00) por un pues­to en los cuar­tos del tor­neo. La ara­go­ne­sa, que com­pa­gi­na el ban­qui­llo con el aná­li­sis te­le­vi­si­vo en el ca­nal Eu­ros­port, ha­bla so­bre la es­ca­sez de pre­pa­ra­do­ras en las co­tas al­tas del te­nis y su víncu­lo con la ju­ga­do­ra. O el ju­ga­dor.

Pre­gun­ta. Us­ted es la úni­ca en el top-30. ¿Por qué hay tan po­cas téc­ni­cas en el te­nis fe­me­nino?

Res­pues­ta. Por una par­te, hay ju­ga­do­ras que, por la ra­zón que sea, no quie­ren se­guir vin­cu­la­das

Lal te­nis co­mo en­tre­na­do­ras y de­ci­den ha­cer otras co­sas. Y en el fon­do, creo que es una de­ci­sión de las pro­pias te­nis­tas, que a ve­ces, por lo que sea, pre­fie­ren con­tra­tar a una fi­gu­ra mas­cu­li­na. De to­dos mo­dos, es­tá de­mos­tra­dí­si­mo que hay muy bue­nas en­tre­na­do­ras. La ra­zón exac­ta no la sé, pe­ro tam­bién es ver­dad que las ju­ga­do­ras dan po­cas opor­tu­ni­da­des a los ro­les fe­me­ni­nos. No es por­que no ha­ya, sino que a la ju­ga­do­ra le cues­ta de­ci­dir­se por una mu­jer.

P. En 2014, Mu­rray con­tra­tó a la fran­ce­sa Mau­res­mo y le cri­ti­ca­ron bas­tan­te. ¿Por qué?

R. Aquí la gen­te cri­ti­ca por to­do, es ca­si el de­por­te fa­vo­ri­to. Si la gen­te quie­re cri­ti­car, que cri­ti­que, pe­ro la va­lía de Amè­lie o de otras mu­je­res es­tá ahí… Así que

“Con­mi­go, cuan­do ha es­ta­do so­la, Gar­bi­ñe y yo hemos en­tre­na­do muy bien”

a re­in­cor­po­ra­ción de Ra­fael en el pre­sen­te Abier­to de Aus­tra­lia, des­pués de una au­sen­cia de cua­tro me­ses, vol­vió a abrir con­je­tu­ras y a man­te­ner­nos con el alien­to con­te­ni­do. Otra vez sur­gían las ló­gi­cas du­das de sa­ber qué ver­sión se ve­ría de él.

En 2005, Ra­fael su­frió la que ha si­do, sin du­da, la le­sión más do­lo­ro­sa y preo­cu­pan­te de to­da su ca­rre­ra, un pro­ble­ma que se le de­tec­tó en el pie iz­quier­do y que ha si­do siem­pre su es­pa­da de Da­mo­cles. Le so­bre­vino en el tor­neo de Ma­drid, que en aque­lla épo­ca se ce­le­bra­ba so­bre pis­ta du­ra en el mes de oc­tu­bre y, por pri­me­ra vez, vi­vi­mos unos me­ses de cla­ra in­cer­ti­dum­bre y de gran preo­cu­pa­ción.

En esa oca­sión su vuel­ta se pro­du­jo al ca­bo de unos tres me­ses, a ini­cios de 2006, en el tor­neo de Mar­se­lla don­de, a pe­sar de la in­te­rrup­ción, lo­gró lle­gar a la se­mi­fi­nal. No­so­tros no po­día­mos pre­de­cir cuál sería la reac­ción no só­lo fí­si­ca, sino aními­ca y téc­ni­ca tam­bién, des­pués de una si­tua­ción que nos era des­co­no­ci­da.

El si­guien­te tor­neo fue en Du­bái y allí Ra­fael con­si­guió no so­lo lle­gar a la fi­nal, sino ba­tir al mis­mí­si­mo Ro­ger Fe­de­rer so­bre pis­ta rá­pi­da, en un mo­men­to en que el sui­zo era el nú­me­ro uno in­tra­ta­ble. Re­cuer­do mi sor­pre­sa al ver la ra­pi­dez con que mi so­brino re­cu­pe­ró su má­xi­mo ni­vel. Esa sor­pre­sa, si no le co­no­cie­ra tan­to, me la hu­bie­ra se­gui­do lle­van­do re­pe­ti­da­men­te olé por Andy, olé por to­dos aque­llos te­nis­tas que en su día me apo­ya­ron a mí pa­ra lle­var el equi­po de la Co­pa Da­vis y, aho­ra, olé por Lu­cas Poui­lle, que tam­bién ha apos­ta­do por ella. P. Son un bo­ni­to ejem­plo, ¿no? R. Da igual que el pro­fe­sio­nal sea mas­cu­lino o fe­me­nino, por­que el que va­le, va­le. Es a lo que va­mos. En­tre los que va­len, el gé­ne­ro no tie­ne por qué ser un pro­ble­ma. El te­nis es te­nis y quien sa­be del te­ma pue­de lle­var per­fec­ta­men­te a un chi­co o a una chi­ca.

P. El te­nis, de to­dos mo­dos, es uno de los de­por­tes más pa­ri­ta­rios, ¿no es así?

R. Las mu­je­res hemos te­ni­do que lu­char mu­chí­si­mo pa­ra que es­to ocu­rra. Es­tá cla­ro que con el li­de­raz­go de Bi­llie Jean-King y la WTA se ha con­se­gui­do mu­chí­si­mo, así que es­to no vie­ne por­que sí. Se ha lu­cha­do mu­cho y se si­gue lu­chan­do por nues­tros de­re­chos. Los dos cir­cui­tos pue­den ir per­fec­ta­men­te de la mano, no de­be ha­ber ri­va­li­dad.

P. ¿Por qué hay tan po­ca es­ta­bi­li­dad en el de la WTA? En su épo­ca era muy di­fe­ren­te.

R. Creo que ha­bía más con­ti­nui­dad. Las que es­tá­ba­mos ahí arri­ba ra­ra vez te­nía­mos des­li­ces… Aho­ra, fí­si­ca­men­te es­tán más pre­pa­ra­das, pe­ro tam­bién es ver­dad que hay es­tos ba­jo­nes que a ve­ces son di­fí­ci­les de en­ten­der. Ha­lep ya lle­va unas cuan­tas se­ma­nas co­mo nú­me­ro uno, así que habrá que ver si es ca­paz de man­te­ner la lí­nea.

P. Us­ted, ¿có­mo se des­cri­bi­ría co­mo en­tre­na­do­ra?

R. A mí me gus­ta la se­rie­dad. Me gus­ta en­tre­nar con in­ten­si­dad. Soy una per­so­na po­si­ti­va, que siem­pre le bus­ca dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción cuan­do las co­sas no fun­cio­nan. Lo im­por­tan­te es or­de­nar a un ju­ga­dor cuan­do te vie­ne de­sor­de­na­do. Cuan­do son bue­nos, bas­ta con or­de­nar­los un po­qui­to, por­que el res­to lo ha­ce la ca­li­dad. Y pro­fe­sio­na­li­dad an­te to­do, por fa­vor. Que eso no fal­te nun­ca.

P. El ju­ga­dor de aho­ra, ¿tien­de a es­cu­char me­nos?

R. A mí me han es­cu­cha­do, por­que si no es me­jor que te va­yas… Si no ca­la el men­sa­je, es me­jor no con­ti­nuar. A mí siem­pre me han res­pe­ta­do. Pa­ra mí, el es­fuer­zo es in­ne­go­cia­ble. Sin tra­ba­jo, so­lo con ta­len­to, no se lle­ga a nin­gún si­tio... Sal­vo que seas Ro­ger Fe­de­rer.

tras ca­da una de las le­sio­nes que ha pa­de­ci­do du­ran­te su ca­rre­ra. Y la de es­te año no hu­bie­ra si­do una ex­cep­ción.

Cum­pli­da la pri­me­ra mi­tad del tor­neo, creo que las du­das han que­da­do, de nue­vo, bas­tan­te des­pe­ja­das. Des­pués de un primer par­ti­do con una ló­gi­ca fal­ta de rit­mo y an­te un ri­val dis­pues­to a ju­gar­se ca­da bo­la, la no­ta­ble me­jo­ra en las si­guien­tes ron­das lo han lle­va­do al jue­go bri­llan­te y, di­fí­cil­men­te me­jo­ra­ble, que vi­mos en el en­cuen­tro con­tra To­mas Berdych, so­bre to­do en los dos pri­me­ros sets.

Tu­ve la sen­sa­ción de que el che­co no te­nía po­si­bi­li­dad de ha­cer­le da­ño a Ra­fael y de que se le ha­cía muy com­pli­ca­do ga­nar­le cual­quier pun­to. Es­tu­vo muy rá­pi­do, muy po­ten­te y con sen­sa­ción de con­trol des­de el fon­do de la pis­ta, tan­to con el dri­ve co­mo con el re­vés, bus­can­do ha­cer da­ño con ca­da gol­pe. Es­ta es la ca­rac­te­rís­ti­ca que me pa­re­ce más des­ta­ca­ble de su te­nis, la in­ten­ción de no ha­cer gol­pes in­ter­me­dios y que en ese úl­ti­mo par­ti­do

eje­cu­tó a la per­fec­ción. En es­te tor­neo le es­ta­mos vien­do con un sa­que cla­ra­men­te me­jo­ra­do. No es que su ve­lo­ci­dad ha­ya au­men­ta­do, ya que su ser­vi­cio más rá­pi­do en el par­ti­do de ayer fue a 201 km/h, la me­dia de su primer ser­vi­cio fue de 185 km/h y la del se­gun­do de 154 km/h. A mi mo­do de ver, la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que fi­nal­men­te ha con­se­gui­do que su bo­la no pier­da de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad des­pués del bo­te gra­cias a ha­ber re­la­ja­do la mano a la ho­ra del im­pac­to. Es­to le per­mi­te ser más agre­si­vo y efec­ti­vo, e ini­ciar los pun­tos más có­mo­da­men­te. Y, so­bre to­do, lo des­gas­ta mu­cho me­nos cuan­do es­tá al ser­vi­cio.

Creo es­ta­mos an­te una ver­sión de Ra­fael que con­ci­lia mis de­seos co­mo fa­mi­liar y mi aná­li­sis co­mo en­ten­di­do en es­te de­por­te, aun sa­bien­do que en el te­nis to­do pen­de de un hi­lo: ver­lo si­tua­do, una vez más, en­tre los fa­vo­ri­tos a dispu­tar la fi­nal del pró­xi­mo do­min­go.

Es­pe­ro no equi­vo­car­me.

/ SCOTT BARBOUR (GETTY)

Con­chi­ta Martínez char­la con Plis­ko­va du­ran­te un en­tre­na­mien­to en Melbourne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.