Corbyn pro­po­ne que el Par­la­men­to vo­te so­bre otro re­fe­rén­dum

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - PA­TRI­CIA TUBELLA,

En una inevi­ta­ble con­ce­sión al ala eu­ró­fi­la del la­bo­ris­mo, Je­remy Corbyn fir­mó ayer una ini­cia­ti­va pa­ra que el Par­la­men­to bri­tá­ni­co vo­te so­bre la con­vo­ca­to­ria de un se­gun­do re­fe­rén­dum del Bre­xit. El lí­der de la opo­si­ción, siem­pre am­bi­guo an­te la cues­tión eu­ro­pea, da el paso sin com­pro­me­ter­se en de­ma­sía: ava­la la pre­sen­ta­ción de una en­mien­da que in­ten­ta evi­tar la sa­li­da de la UE sin acuer­do y que, en­tre otras, in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de una nue­va vo­ta­ción po­pu­lar.

El ges­to sig­ni­fi­ca que, por pri­me­ra vez, el Par­ti­do La­bo­ris­ta pi­de for­mal­men­te a sus dipu­tados que con­si­de­ren un se­gun­do re­fe­rén­dum, si bien ello no im­pli­ca que sus lí­de­res va­yan a apo­yar la op­ción de dar mar­cha atrás en el Bre­xit en ca­so de que hu­bie­ra esa se­gun­da vo­ta­ción. “¡De nin­gún mo­do!”, sub­ra­yó ayer la res­pon­sa­ble de Ne­go­cios la­bo­ris­ta, Re­bec­ca Long-Bai­ley. “Esa de­ci­sión so­lo se to­ma­rá en su mo­men­to y si la en­mien­da aca­ba sien­do apro­ba­da”, apun­tó. El plan al­ter­na­ti­vo del par­ti­do, que es el que de­fien­de Corbyn y que se so­me­te­ría a vo­ta­ción en ca­so de que los dipu­tados fre­na­sen la op­ción de una sa­li­da a las bra­vas de Eu­ro­pa, pa­sa por la per­ma­nen­cia de Reino Uni­do en la unión adua­ne­ra tras con­su­mar­se el Bre­xit y una re­la­ción lo más es­tre­cha po­si­ble con el mer­ca­do úni­co eu­ro­peo.

“Ya es ho­ra de que el plan al­ter­na­ti­vo del la­bo­ris­mo se co­lo­que en el cen­tro del de­ba­te, man­te­nien­do to­das las op­cio­nes abier­tas, in­clui­do un re­fe­rén­dum”, pro­cla­mó Corbyn des­pués de que la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, pre­sen­ta­ra ayer an­te los Co­mu­nes su plan b pa­ra lo­grar un acuer­do so­bre el Bre­xit, ca­si cal­ca­do al plan a que le pro­cu­ró una his­tó­ri­ca de­rro­ta par­la­men­ta­ria el pa­sa­do día 15 (per­dió por un mar­gen de 230 vo­tos).

La in­sis­ten­cia de May en no des­car­tar una sa­li­da des­or­de­na­da de Eu­ro­pa —en reali­dad una tác­ti­ca pa­ra asus­tar y atraer ha­cia su plan a los dipu­tados más ti­bios— se ha tra­du­ci­do en más de me­dia do­ce­na de en­mien­das de los dipu­tados de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co que, pre­vio vis­to bueno del spea­ker de la Cá­ma­ra, John Ber­cow, se­rán so­me­ti­das a vo­ta­ción el pró­xi­mo mar­tes.

Re­ti­cen­cias

La en­mien­da que se es­pe­ra que con­ci­te el ma­yor apo­yo en­tre las fi­las de la opo­si­ción, pre­sen­ta­da por la la­bo­ris­ta Yvet­te Coo­per con la con­ni­ven­cia del ex­mi­nis­tro tory Nick Bo­les, pre­ten­de for­zar al Go­bierno a pos­po­ner la im­ple­men­ta­ción del ar­tícu­lo 50 de sa­li­da de la UE has­ta fi­na­les de año si el 28 de fe­bre­ro con­ti­núa el blo­queo ac­tual. El mi­nis­tro del Bre­xit, Step­hen Bar­clay, les res­pon­dió ayer que de­ci­dir so­bre una mo­ra­to­ria “no es un don uni­la­te­ral de Reino Uni­do” y que a Bru­se­las le in­quie­ta­ría esa pers­pec­ti­va por su coin­ci­den­cia tem­po­ral con las elec­cio­nes eu­ro­peas de fi­na­les de ma­yo ¿Es­ta­rían los bri­tá­ni­cos obli­ga­dos a par­ti­ci­par en ellas o se les po­dría dis­pen­sar? Se tra­ta de una cues­tión ju­rí­di­ca pen­dien­te.

En los úl­ti­mos días, Coo­per ha coor­di­na­do es­tra­te­gias con el ar­tí­fi­ce de una se­gun­da en­mien­da,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.