Raúl de­bu­tó con vien­to a fa­vor, Vi­ni­cius con tor­men­ta de ca­ra

El País (Valencia) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES,

El día que Vi­ni­cius dis­pa­ró a la es­pal­da de Ki­ko Oli­va y la pe­lo­ta se me­tió re­bo­ta­da en la por­te­ría del Va­lla­do­lid a fal­ta de diez mi­nu­tos pa­ra el fi­nal, los es­tra­te­gas del Real Madrid reuni­dos en el pal­co del Ber­na­béu no ce­le­bra­ron la vic­to­ria (2-0) con el mis­mo én­fa­sis con que se alar­ma­ron an­te la fal­ta de res­pues­tas del equi­po ti­tu­lar pa­ra com­pla­cer a una hin­cha­da de­cep­cio­na­da tras el 5-1 del Camp Nou. Aquél sá­ba­do 3 de no­viem­bre de­bu­tó San­tia­go So­la­ri en el ban­qui­llo del Ber­na­béu con un on­ce que in­clu­yó a Ca­se­mi­ro, Kroos, Mo­dric, Ba­le, Ben­ze­ma y Asen­sio, nú­cleo del pro­yec­to de Flo­ren­tino Pé­rez pa­ra asal­tar la tem­po­ra­da. El pre­si­den­te con­fió en que la ve­ta de Cris­tiano desata­ría la am­bi­ción con­te­ni­da en ju­ga­do­res que ha­bían ocu­pa­do un lu­gar más o me­nos se­cun­da­rio en las con­quis­tas de las úl­ti­mas Cham­pions. La vi­si­ta del Va­lla­do­lid pu­so tér­mino a es­ta con­vic­ción. Des­de en­ton­ces los di­ri­gen­tes ac­ti­van el plan B. Se im­par­ten ór­de­nes de re­cu­rrir a la can­te­ra co­mo pa­so pre­vio a la re­no­va­ción to­tal. El equi­po que hoy vi­si­ta Cor­ne­llá (Mo­vis­tar Par­ti­da­zo, 20:45 ho­ras) es el re­sul­ta­do de es­te cam­bio de rum­bo.

“En mo­men­tos de cri­sis de­por­ti­va y eco­nó­mi­ca sa­len más ju­ga­do­res de las can­te­ras”, di­ce Al­ber­to Gi­rál­dez, di­rec­tor de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del Madrid has­ta 2014. “En si­tua­cio­nes de pros­pe­ri­dad los clu­bes se fi­jan me­nos en los chi­cos. La Quinta en el 85, Raúl en el 94, Ca­si­llas en el 99… sur­gie­ron en mo­men­tos di­fí­ci­les”.

Rea­cio a es­cu­char las su­ge­ren­cias que le en­via­ba el pre­si­den­te por me­dio de di­ver­sos em­plea­dos, Ju­len Lo­pe­te­gui fre­nó la en­tra­da de can­te­ra­nos en el pri­mer equi­po has­ta que fue des­ti­tui­do. San­tia­go So­la­ri, su su­ce­sor en el ban­qui­llo, lo en­men­dó con ce­le­ri­dad. Sal­vo Na­cho y Ca­se­mi­ro, to­dos los fut­bo­lis­tas con an­te­ce­den­tes de la es­cue­la de Val­de­be­bas han au­men­ta­do su par­ti­ci­pa­ción.

So­la­ri, que ve­nía de di­ri­gir al Cas­ti­lla y cu­ya vo­ca­ción le apro­xi­ma más a la for­ma­ción que al pri­mer equi­po, ha da­do 870 mi­nu­tos de com­pe­ti­ción a Vi­ni­cius, con­ver­ti­do en su ju­ga­dor nú­me­ro 13º des­pués de ser el 22º en el rán­king de re­par­to de tiem­po. El nue­vo en­tre­na­dor ha brin­da­do 760 mi­nu­tos a Llo­ren­te, res­ti­tui­do al pues­to 15ª des­pués de pa­sar inad­ver­ti­do en el 23º de Lo­pe­te­gui; 717 mi­nu­tos a Re­gui­lón, asen­ta­do ya co­mo sus­ti­tu­to de Mar­ce­lo; 577 a Val­ver­de, y 346 a Ja­vi Sán­chez que no ha­bía ju­ga­do. Ade­más, ha im­pul­sa­do el de­but de Cris­to,

Val­dano: “El sal­to de Vi­ni­cius o Asen­sio so­lo tie­ne sen­ti­do si les dan 30 par­ti­dos”

Gi­rál­dez: “De los úl­ti­mos en sa­lir, Llo­ren­te es quien tie­ne más po­ten­cial”

“A los pi­bes hay que po­ner­los en mo­men­tos bue­nos por­que en mo­men­tos ma­los se que­man”, ad­vier­te Án­gel Cap­pa, que co­mo se­gun­do en­tre­na­dor del Madrid de la mano de Val­dano fue tes­ti­go di­rec­to de la apa­ri­ción de Raúl, el úl­ti­mo fut­bo­lis­ta de cam­po en al­can­zar la con­di­ción de mi­to tras sa­lir de la can­te­ra. “Raúl”, pro­si­gue Cap­pa, “apa­re­ció en un mo­men­to muy pro­pi­cio en un equi­po en el que to­do en­ca­ja­ba”. Fran­cis­co García y Fi­dal­go en la bús­que­da de cóm­pli­ces que co­no­ce des­de ha­ce años. Su pre­fe­ren­cia por Lu­cas Vázquez, de 16º con Lo­pe­te­gui a 4º de la plan­ti­lla, ex­pre­sa el mo­do de ac­tuar. An­te las du­das los can­te­ra­nos le ofre­cen más ga­ran­tías. In­clu­so en de­tri­men­to de Is­co y Asen­sio.

“El pri­mer par­ti­do ofi­cial fue con el Se­vi­lla”, re­cuer­da el téc­ni­co, “a los 15 se­gun­dos ga­ná­ba­mos 0-3. A los 15 mi­nu­tos 0-3. En­ton­ces le die­ron una pa­ta­da a Alfonso y es­tu­vo seis me­ses le­sio­na­do. Ahí apa­re­ce Raúl. Él in­cor­po­ró lo su­yo a ese en­gra­na­je. En cam­bio aho­ra el Madrid es­tá en un mo­men­to de in­cer­ti­dum­bre. Apa­re­ce un jo­ven y en vez de in­cor­po­rar­se a al­go ar­ma­do tie­ne que ir sal­van­do obs­tácu­los. En vez de

“La ne­ce­si­dad fa­vo­re­ce a la can­te­ra”, asien­te Jorge Val­dano. “Cuan­do yo fui en­tre­na­dor del Madrid se vi­vía otro mo­men­to de ne­ce­si­dad. Por eso sa­lie­ron Raúl, Gu­ti, Ri­ve­ra, Víc­tor… No­so­tros en­tre­ná­ba­mos has­ta tres ve­ces por se­ma­na con un gru­po se­lec­to de can­te­ra­nos pa­ra in­ten­tar ade­lan­tar su adap­ta­ción y fi­nal­men­te pa­ra lan­zar­los a la jau­la de los leo­nes. Yo me en­con­tré con que no ha­bía di­ne­ro en el club. Cuan­do me fui, al año si­guien­te lle­ga­ron Ill­gner, Se­cre­ta­rio, Pa­nuc­ci, Mi­ja­to­vic, See­dorf, Su­ker, Roberto Carlos… Si uno tie­ne a su dis­po­si­ción to­das esas fi­gu­ras ya con­sa­gra­das no apues­ta por los jó­ve­nes. Y es­tos ju­ga­do­res, co­mo Re­gui­lón, co­mo Car­va­jal, o co­mo Lu­cas, ayu­dan a la con­sis­ten­cia fut­bo­lís­ti­ca y sen­ti­men­tal del equi­po. Que tam­bién es im­por­tan­te en es­tos mo­men­tos don­de el fútbol pa­re­ce no te­ner raí­ces”.

fa­vo­re­cer­lo, es­ta si­tua­ción po­dría aplas­tar­lo”.

“No­so­tros”, con­clu­ye Cap­pa, “lle­ga­mos a un Madrid que lle­va­ba cua­tro años sin ga­nar la Liga. To­do lo que hi­cié­ra­mos era bien­ve­ni­do. Aho­ra es al re­vés. Se ha en­tra­do en una eta­pa de tran­si­ción. Vi­ni­cius no jue­ga con la tran­qui­li­dad de es­tar am­pa­ra­do en un or­den. Él aga­rra la pe­lo­ta y quie­re re­ga­tear a to­dos los con­tra­rios pa­ra sal­var la si­tua­ción y es­to con­du­ce a que jue­ga mal. Por­que él no es un es­la­bón más de un co­lec­ti­vo ar­ma­do sino que lo po­nen pa­ra que el bar­co no se hun­da. Asu­me res­pon­sa­bi­li­da­des que no le co­rres­pon­den”.

La can­te­ra es im­pres­cin­di­ble pe­ro no ha si­do su­fi­cien­te. En los úl­ti­mos 40 años el Madrid no ha lo­gra­do com­pe­tir en Eu­ro­pa sin ha­cer gran­des in­ver­sio­nes en fi­cha­jes y sa­la­rios. Aho­ra, se ob­ser­va una ten­den­cia nue­va. Des­de 2016 el club re­du­ce gas­tos. Los 250 mi­llo­nes de eu­ros em­pe­ña­dos en con­tra­tar fut­bo­lis­tas en es­te pe­rio­do con­tras­tan con los 300 que ha in­gre­sa­do el club des­pren­dién­do­se de fi­gu­ras co­mo Cris­tiano. Que des­de 2016 el ju­ga­dor más ve­te­rano en lle­gar —de un to­tal de 20— ha­ya si­do Cour­tois, con 26 años, re­dun­da en un pro­fun­do re­cor­te sa­la­rial.

Ocho de 27

Has­ta 27 ju­ga­do­res sa­li­dos de la can­te­ra dis­pu­sie­ron de mi­nu­tos en el pri­mer equi­po en­tre 2012 y 2017. Ocho de ellos per­ma­ne­cen: Ca­se­mi­ro, Car­va­jal, Na­cho, Va­lle­jo, Lu­cas Vázquez, Marcos Llo­ren­te, Ma­riano y Lu­ca Zi­da­ne. To­dos me­nos Na­cho y Zi­da­ne ad­qui­rie­ron ex­pe­rien­cia en equi­pos eu­ro­peos de Pri­me­ra Di­vi­sión an­te de dar el sal­to.

Mi­guel Án­gel Por­tu­gal, que fue en­tre­na­dor de al­gu­na de las ge­ne­ra­cio­nes más pro­lí­fi­cas del Cas­ti­lla en­tre 1997 y 2006, se­ña­la una trans­for­ma­ción: “En los años 70 el can­te­rano no era un re­cu­so pa­ra épo­cas de cri­sis. Ha­bía tres ma­ne­ras de re­for­zar el equi­po: el ju­ga­dor bueno es­pa­ñol, los tres ex­tran­je­ros que te per­mi­tía el re­gla­men­to, y los bue­nos de la can­te­ra. Ac­tual­men­te al can­te­rano se le pre­pa­ra tam­bién co­mo fuen­te de in­gre­sos. An­tes sa­lir del Madrid era más di­fí­cil. Aho­ra hay tan­to di­ne­ro en el fútbol que ya no es tan im­por­tan­te que el ju­ga­dor se pre­pa­re pa­ra ju­gar en el Madrid sino pa­ra ha­cer una ca­rre­ra. La can­te­ra es co­mo un más­ter”.

“De los que han sa­li­do en los úl­ti­mos tres años, Ma­cos Llo­ren­te es quien tie­ne ma­yor po­ten­cial”, se­ña­la Gi­rál­dez. “Es es­cru­pu­lo­so en su pre­pa­ra­ción, dis­ci­pli­na­do. Cuan­do em­pe­zó era mu­cho más pe­que­ñi­to que sus com­pa­ñe­ros y es­to le hi­zo desa­rro­llar un fuer­te ins­tin­to com­pe­ti­ti­vo. Pa­sa­rán dos años pe­ro se ha­rá el amo de allí por­que es un gran ju­ga­dor y tie­ne una ven­ta­ja. Los chi­cos cria­dos en Madrid se adap­tan me­jor ya que com­pren­den el tras­fon­do po­lí­ti­co y so­cial del club”.

En las úl­ti­mas dé­ca­das Val­de­be­bas ha de­ja­do de en­fo­car la Co­mu­ni­dad de Madrid co­mo fuen­te gra­tui­ta de ta­len­tos pa­ra in­ver­tir can­ti­da­des ca­da vez más in­gen­tes en fi­char ado­les­cen­tes ex­tran­je­ros. Con Ju­ni Ca­la­fat co­mo res­pon­sa­ble de la cap­ta­ción in­ter­na­cio­nal se ha con­tra­ta­do a Ca­se­mi­ro (6 mi­llo­nes al Sao Paulo), Vi­ni­cius (40 mi­llo­nes al Fla­men­go) o Rodry­go (40 mi­llo­nes al San­tos).

“Des­de la ley Bos­man el Madrid tie­ne un mer­ca­do mun­dial y se ha­ce muy di­fí­cil con­so­li­dar­se en el pri­mer equi­po”, ex­pli­ca Val­dano. “Es­tos chi­cos que pe­gan el sal­to de la can­te­ra al pri­mer equi­po y aho­ra des­de Bra­sil o des­de Ma­llor­ca —co­mo Vi­ni­cius y Asen­sio—, so­lo tie­ne sen­ti­do que per­ma­nez­can si se les da una opor­tu­ni­dad de ju­gar un mí­ni­mo de 30 par­ti­dos en la tem­po­ra­da. Por­que se evo­lu­cio­na com­pi­tien­do y eso no es fá­cil cuan­do la exi­gen­cia dia­ria es tan des­pro­por­cio­na­da co­mo la que hay en el Madrid”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.