Una ca­ba­ña de 30 mi­llo­nes pa­ra las ci­vi­li­za­cio­nes ne­gras

El nue­vo mu­seo de Da­kar reivin­di­ca las cul­tu­ras afri­ca­nas

El País (Valencia) - - CULTURA - JO­SÉ NARANJO,

Ha te­ni­do que pa­sar me­dio si­glo pa­ra que el sue­ño de Léo­pold Sé­dar Seng­hor, el poe­ta que fue­ra pri­mer pre­si­den­te de Se­ne­gal, se hi­cie­ra reali­dad. El pa­sa­do di­ciem­bre abrió sus puer­tas en Da­kar el Mu­seo de las Ci­vi­li­za­cio­nes Ne­gras, que ha­ce un re­co­rri­do por la cul­tu­ra, las creen­cias y el sa­ber de los pue­blos ne­groa­fri­ca­nos des­de la an­ti­güe­dad has­ta la crea­ción con­tem­po­rá­nea. La ma­yor par­te de las 500 pie­zas ex­pues­tas han si­do do­na­das pa­ra la oca­sión por otros mu­seos y fal­tan mu­chos pa­ne­les iden­ti­fi­ca­ti­vos, pe­ro es­te nue­vo es­pa­cio pre­ten­de ir com­ple­tan­do sus enor­mes sa­las y con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te en to­da Áfri­ca.

El edi­fi­cio es im­po­nen­te. Cons­trui­do en ape­nas dos años por el Go­bierno chino so­bre una su­per­fi­cie de 14.000 me­tros cua­dra­dos y con un cos­te de 30 mi­llo­nes de eu­ros, es­tá ins­pi­ra­do en una ca­ba­ña im­plu­vium tí­pi­ca de Ca­sa­man­ce, re­gión si­tua­da en el sur de Se­ne­gal, de plan­ta re­don­da y tres pi­sos de al­tu­ra.

En el cen­tro, un gi­gan­tes­co bao­bab de hie­rro es­cul­pi­do por el ar­tis­ta hai­tiano Edouard Du­val-Ca­rrié con­fir­ma las in­ten­cio­nes del mu­seo, el más gran­de del país y uno de los ma­yo­res de Áfri­ca con ca­pa­ci­dad pa­ra 18.000 pie­zas, de con­ver­tir­se en un abra­zo en­tre ayer y hoy y en­tre to­das las cul­tu­ras ne­gras, las afri­ca­nas y las de la diás­po­ra.

“No sa­bía, no te­nía ni idea de que la me­ta­lur­gia del hie­rro na­ció en el con­ti­nen­te afri­cano 2.500 años an­tes de Cris­to”, ase­gu­ra­ba Sey­na­bou Dia­llo, una jo­ven es­tu­dian­te que la pa­sa­da se­ma­na vi­si­tó el mu­seo por pri­me­ra vez. “A mí lo que me ha gus­ta­do es la his­to­ria del hue­so de Is­han­go, la pri­me­ra cal­cu­la­do­ra del mun­do que fue gra­ba­da ha­ce 20.000 años en un pe­ro­né de ba­buino y fue des­cu­bier­ta en la ri­be­ra del la­go Eduar­do”, res­pon­de con una piz­ca de orgullo uno de sus com­pa­ñe­ros, Omar Dia­llo.

Cu­na de la hu­ma­ni­dad

To­da es­ta in­for­ma­ción la en­cuen­tra el vi­si­tan­te en la pri­me­ra ex­po­si­ción del mu­seo, si­tua­da en la plan­ta ba­ja y de­no­mi­na­da Áfri­ca, cu­na de la hu­ma­ni­dad. Ré­pli­cas de crá­neos que ex­pli­can la evo­lu­ción hu­ma­na abren la puer­ta a las es­ta­tui­llas de la an­ti­quí­si­ma ci­vi­li­za­ción de Nok, que pros­pe­ró en Ni­ge­ria al co­mien­zo de nues­tra era, o a los es­pec­ta­cu­la­res tra­jes de los ca­za­do­res do­zo de Ma­lí, lle­nos de amu­le­tos.

En pleno de­ba­te so­bre la de­vo­lu­ción al con­ti­nen­te afri­cano de las obras de ar­te ex­po­lia­das por los co­lo­ni­za­do­res eu­ro­peos, el ar­queó­lo­go y di­rec­tor de es­te nue­vo es­pa­cio mu­seís­ti­co, Ha­mady Bo­coum, re­la­ti­vi­za: “Si vie­nen se­rán bien re­ci­bi­das, pe­ro si se que­dan en Eu­ro­pa no pa­sa na­da. Lo lla­man ar­te afri­cano, pe­ro fue­ron los ex­tran­je­ros quie­nes le die­ron ese sig­ni­fi­ca­do, pa­ra no­so­tros son so­lo ob­je­tos de uso co­ti­diano o de cul­to que han he­cho una ex­ce­len­te la­bor co­mo em­ba­ja­do­res de Áfri­ca en el res­to del mun­do”.

En una ur­na de cristal si­tua­da en la sala de­di­ca­da a las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas des­ta­ca la pre­sen­cia de la es­pa­da y otros ob­je­tos per­te­ne­cien­tes a El Had­ji Omar Tall, un im­por­tan­te lí­der re­li­gio­so y gue­rre­ro del si­glo XIX. Es­tas pie­zas, pre­ci­sa­men­te, aca­ban de ser de­vuel­tas a Se­ne­gal por el Mu­sée de l’Ar­mée de Pa­rís. Sin em­bar­go, es el ar­te con­tem­po­rá­neo el que do­mi­na las plan­tas su­pe­rio­res del es­pa­cio cul­tu­ral, des­de la se­rie de fo­to­gra­fías ga­na­do­ra de la úl­ti­ma Bie­nal de Da­kar, obra de Laeï­la Ad­jo­vi, has­ta las es­cul­tu­ras de Ndary Lo, pa­san­do por las apor­ta­cio­nes pic­tó­ri­cas o au­dio­vi­sua­les ve­ni­das de Amé­ri­ca, so­bre to­do de Cu­ba y Hai­tí.

“El si­glo XXI es el si­glo de Áfri­ca”, ase­gu­ra Ha­mady Bo­coum, “y no pue­de ha­ber emer­gen­cia eco­nó­mi­ca sin cul­tu­ra. Ya exis­ten nu­me­ro­sos mu­seos et­no­grá­fi­cos y no­so­tros no que­re­mos ser un mu­seo sub­al­terno, sino uno vi­vo, que mues­tre la crea­ción afri­ca­na a lo lar­go de to­da la his­to­ria”. Las ex­po­si­cio­nes se­rán to­das tem­po­ra­les en un es­pa­cio que pre­ten­de con­ver­tir­se en un atrac­ti­vo más de una ciu­dad en pleno pro­ce­so de cam­bio. art

/ ZOHRA BENSEMRA (REUTERS)

Vi­si­tan­tes en el nue­vo Mu­seo de las Ci­vi­li­za­cio­nes Ne­gras, en Da­kar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.