El exi­lio de Mia­mi te­me un ba­ño de san­gre

Ve­ne­zo­la­nos asen­ta­dos en Es­ta­dos Uni­dos ven con es­pe­ran­za el fin del cha­vis­mo, pe­ro creen que se­rá vio­len­to “Es ne­ce­sa­ria fir­me­za” pa­ra lo­grar el cam­bio, opi­na un an­ti­guo te­nien­te “Ma­du­ro aho­ra sí va a caer”, cree un exi­lia­do que fue dipu­tado y al­cal­de

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - YO­LAN­DA MONGE, Do­ral (Mia­mi)

En dos me­sas se jue­ga al do­mi­nó y en una al cua­drao (con nai­pes). To­dos son hom­bres, con una di­fe­ren­cia de edad de has­ta seis dé­ca­das en­tre ellos. Al­gu­nos lle­van ya 16 años de exi­lio; el más jo­ven, de 23 años, ape­nas tres me­ses. Y ya quie­re vol­ver a Ve­ne­zue­la. To­dos coin­ci­den en que “es­te es el mo­men­to”. Dos mu­je­res van pre­pa­ran­do el lo­cal en Mia­mi (Es­ta­dos Uni­dos) pa­ra ce­rrar; una ba­rre el sue­lo mien­tras otra lim­pia las me­sas del res­tau­ran­te. Una pa­re­ja re­co­ge are­pas pa­ra lle­var. Un pa­dre in­ten­ta, sin mu­cho éxi­to, dar de ce­nar a dos ni­ños. To­dos son ve­ne­zo­la­nos.

Pre­gun­ta­dos los clien­tes de es­te lo­cal si creen que en su país ha­brá una tran­si­ción pa­cí­fi­ca, la au­dien­cia pri­me­ro en­mu­de­ce; lue­go los ros­tros se tor­nan se­rios cuan­do lan­zan su va­ti­ci­nio so­bre lo que pue­de su­ce­der en Ve­ne­zue­la en los pró­xi­mos días, se­ma­nas o tal vez me­ses. “El ba­ño de san­gre es inevi­ta­ble”. Así lo cree In­di­ra Cer­me­ño, de 48 años, na­ci­da en Ma­ra­cai. Y tam­bién su es­po­so, Ra­fael Ba­rran­tes, de 47. Y el res­to de co­men­sa­les del res­tau­ran­te El Are­pa­zo, el equi­va­len­te al fa­mo­so Ver­sai­lles del exi­lio cu­bano en la ca­lle Ocho de Mia­mi.

Cuan­do ha­ce más de 60 años los cons­truc­to­res in­mo­bi­lia­rios nor­te­ame­ri­ca­nos Do­ris y Al­fred Kas­kel jun­ta­ron las pri­me­ras le­tras de sus nom­bres pa­ra crear en un pan­tano lo que hoy es la mu­ni­ci­pa­li­dad del Do­ral (a po­co más de un ki­ló­me­tro del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Mia­mi), ja­más pu­die­ron ima­gi­nar que la de­no­mi­na­ción aca­ba­ría trans­for­mán­do­se en Do­ral­zue­la: Ve­ne­zue­la en el Do­ral. No hay ci­fras ofi­cia­les, y las di­ver­sas fuen­tes es­ti­man que en Flo­ri­da vi­ven en­tre 250.000 y más de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos. El exi­lio to­tal se es­ti­ma en­tre tres y 4,5 mi­llo­nes, de un país de unos 30.

So­bre­vi­vir con na­da

“Va a ha­ber muer­tos, mu­chos muer­tos, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que ya los hay, que los ha ha­bi­do, que los es­tá ha­bien­do, al me­nos, es­tas nue­vas víc­ti­mas se­rán las úl­ti­mas y val­drán pa­ra al­go”, con­si­de­ra Cer­me­ño al re­to­mar el te­ma del fin del cha­vis­mo y la po­si­ble tran­si­ción de la mano de Juan Guai­dó co­mo pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la. “Es­te es el fi­nal ne­ce­sa­rio pa­ra un nar­coes­ta­do que en es­te mo­men­to ni si­quie­ra tie­ne ataú­des pa­ra en­te­rrar a sus víc­ti­mas”, sos­tie­ne Ba­rran­tes. “Y se lo di­go yo, que ten­go a to­da mi fa­mi­lia, ex­cep­to mi es­po­sa, en Ve­ne­zue­la, y pue­de que su­cum­ban en la ma­tan­za”. La es­po­sa asien­te.

En­tre ca­fé y ca­fé, bien car­ga­do, lle­ga al Are­pa­zo, al que ha si­do siem­pre el cen­tro de reu­nión an­ti­cha­vis­ta, el te­nien­te Jo­sé An­to­nio Co­li­na. “¡Ne­gro , te bus­ca la pren­sa es­pa­ño­la!”, le di­ce el en­car­ga­do del lo­cal mien­tras pre­pa­ra are­pas de po­llo con que­so te­li­ta. “Aque­llo es­tá feo, pe­ro por fin hay luz al fi­nal del tú­nel”, afir­ma el te­nien­te, quien di­ri­ge el gru­po Vep­pex (Ve­ne­zo­la­nos Per­se­gui­dos Po­lí­ti­cos en el Exi­lio) y tie­ne es­ta­tus de re­fu­gia­do po­lí­ti­co en Es­ta­dos Uni­dos. Ca­ra­cas lo acu­sa de ha­ber par­ti­ci­pa­do en la co­lo­ca­ción de sen­das bom­bas en una no­che de 2003 en las em­ba­ja­das de Es­pa­ña y de Co­lom­bia. “To­do una di­fa­ma­ción del ma­le­va­je que ex­po­lia Ve­ne­zue­la”, re­ba­te.

Co­li­na, de 44 años y 16 en el exi­lio, con­si­de­ra que 20 años de cha­vis­mo han co­rrom­pi­do has­ta la mé­du­la a la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na. “¿Có­mo se re­edu­ca a más de 27 mi­llo­nes de per­so­nas?”, lan­za. “Per­so­nas que so­bre­vi­ven con me­nos que na­da y a las que han arre­ba­ta­do to­dos los va­lo­res mo­ra­les. No es po­si­ble”, con­clu­ye.

En su opi­nión, no ha­brá una sa­li­da pa­cí­fi­ca. Co­li­na sa­be que se ha lle­ga­do a la si­tua­ción ac­tual po­co a po­co, su­man­do gra­ni­tos de are­na, des­de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes de Geor­ge W. Bush, Ba­rack Oba­ma y aho­ra Do­nald Trump, has­ta la Unión Eu­ro­pea. “Pe­ro aho­ra es ne­ce­sa­ria fir­me­za y con­tun­den­cia”, pi­de. So­bre la po­si­ción de los mi­li­ta­res, afir­ma: “La má­xi­ma va a ser muer­te o muer­te”. Ale­xis Or­tiz, de 71 años, hoy al fren­te de una em­pre­sa de even­tos, pe­ro en sus años en Ve­ne­zue­la dipu­tado y al­cal­de de la ciu­dad de Le­che­ría, in­ter­cam­bia su vi­sión del mo­men­to ac­tual con Co­li­na y un fu­tu­ro sin Ni­co­lás Ma­du­ro en el po­der. “Por­que aho­ra sí va a caer”, es­pe­ra Or­tiz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.