Pú­bli­co y pri­va­do

El País (Valencia) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - / JO­SÉ CAR­LOS DÍEZ

El de­ba­te clá­si­co po­nía en con­flic­to la pro­duc­ción pú­bli­ca o pri­va­da de bie­nes o ser­vi­cios. Des­de que los es­pa­ño­les vo­ta­mos nues­tra Cons­ti­tu­ción se ha desa­rro­lla­do ex­po­nen­cial­men­te la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, es­pe­cial­men­te en las ciu­da­des. El Es­ta­do re­gu­la, li­ci­ta la con­ce­sión y con­tro­la que se cum­plan los ob­je­ti­vos de ser­vi­cio pú­bli­co. Y el sec­tor pri­va­do se en­car­ga de ges­tio­nar el ser­vi­cio, crean­do mi­les de em­pleos.

En los paí­ses más desa­rro­lla­dos las ins­ti­tu­cio­nes son más só­li­das, las con­ce­sio­nes son más trans­pa­ren­tes y se con­si­gue que las em­pre­sas con­ce­sio­na­rias cum­plan más efi­cien­te­men­te con los ob­je­ti­vos so­cia­les fi­ja­dos por los Go­bier­nos.

En Es­pa­ña, la de­pre­sión eco­nó­mi­ca que co­men­zó en 2008 nos em­po­bre­ció y re­su­ci­tó el de­ba­te de la re­na­cio­na­li­za­ción de con­ce­sio­nes pri­va­das. La prin­ci­pal aban­de­ra­da de es­te mo­vi­mien­to ha si­do Ada Co­lau en Bar­ce­lo­na y su ma­yor ob­se­sión es re­cu­pe­rar la ges­tión del agua. Bar­ce­lo­na es un ejem­plo mun­dial de ges­tión efi­cien­te del ci­clo ur­bano del agua que ope­ra en los cin­co con­ti­nen­tes y que co­pió Fi­del Cas­tro en la ciu­dad de La Ha­ba­na.

Por es­ta ra­zón es emo­ti­vo ver a la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na de­fen­der aho­ra a los ta­xis­tas, que es un mo­de­lo pú­bli­co-pri­va­do si­mi­lar al del agua. La ac­ti­vis­ta an­ti­glo­ba­li­za­ción Co­lau si­gue sien­do más in­flu­yen­te que la al­cal­de­sa Co­lau y ale­ga que Ca­bify y Uber son mul­ti­na­cio­na­les. Pe­ro va­rias mul­ti­na­cio­na­les del Si­li­con Va­lley se han ins­ta­la­do en Bar­ce­lo­na, han crea­do cien­tos de em­pleos y la al­cal­de­sa lo ha per­mi­ti­do.

Sor­pren­de que aho­ra pon­ga li­mi­ta­cio­nes a la ope­ra­ti­va de los VTC que han crea­do mi­les de em­pleos, bue­na par­te de ellos, ma­yo­res de 50 años con­de­na­dos a la po­bre­za, que han te­ni­do una opor­tu­ni­dad que los ta­xis­tas y el res­to de em­pre­sas les ne­ga­ban. Sor­pren­de aún más que la al­cal­de­sa di­ga que es de iz­quier­das y va­ya a man­dar a esos mi­les de con­duc­to­res al pa­ro en un país que tie­ne 3,3 mi­llo­nes de des­em­plea­dos.

Lo que ha­ría un buen go­ber­nan­te, co­mo por ejem­plo An­to­nio Cos­ta en Por­tu­gal, es asu­mir que las li­cen­cias de VTC son le­ga­les, co­mo ha afir­ma­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Que han me­jo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la vi­da de los ciu­da­da­nos y la ca­li­dad del ser­vi­cio pú­bli­co. Y, al mis­mo tiem­po, sin ta­xis ha­bría un duo­po­lio, los pre­cios su­birían y el ser­vi­cio pú­bli­co se­ría peor. Las dos par­tes de­ben ce­der pa­ra al­can­zar un acuer­do. Y si no son ca­pa­ces ha­brá que lle­gar a un ar­bi­tra­je con el apo­yo de los Go­bier­nos y que el lau­do sea acep­ta­do por las par­tes.

Así se re­suel­ven los con­flic­tos la­bo­ra­les, aun­que nor­mal­men­te las huel­gas las con­vo­can los sin­di­ca­tos y los ta­xis­tas han he­cho un pa­ro pa­tro­nal sal­va­je co­lap­san­do Ma­drid y Bar­ce­lo­na. El pro­ble­ma es que el Go­bierno del PP fue in­ca­paz de re­sol­ver el con­flic­to; el Go­bierno de Sán­chez se ha la­va­do las ma­nos; Pa­blo Igle­sias no da una so­lu­ción pa­ra los mi­les de tra­ba­ja­do­res de los VTC; Al­bert Ri­ve­ra cri­ti­ca a to­dos pe­ro no di­ce qué pien­sa ha­cer su par­ti­do en An­da­lu­cía, y a San­tia­go Abas­cal no se le co­no­ce pro­pues­ta al­gu­na so­bre el te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.