La ven­gan­za del ca­pi­ta­lis­mo clien­te­lar

El País (Valencia) - - INMOBILIARIA Y DISEÑO -

Has­ta en las ins­ti­tu­cio­nes co­rrup­tas e in­com­pe­ten­tes hay tra­ba­ja­do­res lea­les y ab­ne­ga­dos que tra­tan de ser­vir al in­te­rés pú­bli­co. Des­gra­cia­da­men­te, los co­rrup­tos a me­nu­do ga­nan, y los que lu­chan por ha­cer las co­sas bien pa­gan por ello con su em­pleo o sien­do di­fa­ma­dos. Les voy a con­tar tres de es­tas his­to­rias, que tie­nen lu­gar en el re­gu­la­dor más im­por­tan­te, res­pon­sa­ble de la com­pe­ten­cia en to­dos los mer­ca­dos, des­de los ban­cos a los se­gu­ros, pa­san­do por las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, el fe­rro­ca­rril, la elec­tri­ci­dad, el gas o la le­che: la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia, la CNMC.

La CNMC na­ció con un enor­me vi­cio de ori­gen: fue crea­da por el Go­bierno del PP en 2012 pa­ra eli­mi­nar a la ins­ti­tu­ción an­te­rior, que ha­bía con­se­gui­do in­de­pen­den­cia y pres­ti­gio. De­mues­tra ca­da vez con ma­yor cla­ri­dad que no es ca­paz de ha­cer su tra­ba­jo. Es­te gra­ve pro­ble­ma, la­men­ta­ble­men­te, pa­sa por de­ba­jo del ra­dar de los es­pa­ño­les. Al con­tra­rio que otras agen­cias su­pues­ta­men­te in­de­pen­dien­tes pe­ro bru­tal­men­te ma­ni­pu­la­das, co­mo por ejem­plo el CIS, las cha­pu­zas, erro­res y co­rrup­te­las a las que nos ha acos­tum­bra­do la CNMC son des­co­no­ci­das por la opi­nión pú­bli­ca, en par­te por el tra­ba­jo de su (esa sí, muy com­pe­ten­te) área de co­mu­ni­ca­ción y en par­te, qui­zás, por­que sus erro­res y ma­ni­pu­la­cio­nes, al con­tra­rio que los del CIS, tie­nen una na­tu­ra­le­za emi­nen­te­men­te téc­ni­ca.

No voy a de­ta­llar to­das las ins­tan­cias de la de­men­cial tor­pe­za de la CNMC, que sa­len en la pren­sa sal­món de for­ma ha­bi­tual; sir­ven al­gu­nos ca­sos san­gran­tes. Los ex­pe­dien­tes ca­du­can por pa­sar­se de pla­zo (18 em­pre­sas be­ne­fi­cia­das so­lo en di­ciem­bre de 2018). La po­bre cons­truc­ción ju­rí­di­ca de las re­so­lu­cio­nes lle­va a que las mul­tas se anu­len de for­ma ha­bi­tual. Por ejem­plo, fue anu­la­da una mul­ta de 61 mi­llo­nes de eu­ros a la pa­tro­nal de las eléc­tri­cas o una de 22 mi­llo­nes a Rep­sol por ma­ni­pu­la­ción de pre­cios. Los tri­bu­na­les con­fir­man las re­so­lu­cio­nes for­ma­les y anu­lan ca­si to­das las sus­tan­ti­vas. Por otro la­do, cuan­do no se anu­lan, las mul­tas son irri­so­rias a ve­ces por­que se im­po­nen por el área de re­gu­la­ción, con una nor­ma­ti­va mu­cho más be­né­vo­la pa­ra los lob­bies.

To­do es­to pue­de so­nar muy téc­ni­co, pe­ro im­por­ta, y mu­cho, a los con­su­mi­do­res. Per­mí­tan­me dos ejem­plos con­cre­tos. La CNMC ha acre­di­ta­do que En­de­sa en­ga­ña a sus con­su­mi­do­res y les cam­bia de con­tra­to sin su per­mi­so pa­ra su­bir­les la fac­tu­ra de la luz. La mul­ta, 30.000 eu­ros en ca­da uno de los cua­tro ca­sos im­pli­ca­dos, es tan irri­so­ria que in­ci­ta a se­guir en­ga­ñan­do a los clien­tes. Si se hu­bie­ra mul­ta­do a En­de­sa por abu­so de po­si­ción de do­mi­nio (que es lo que es­ta­ba ha­cien­do) po­dría ha­ber te­ni­do que pa­gar el 10% de su ci­fra de ne­go­cio.

Otro ejem­plo: la CNMC san­cio­nó a Iber­dro­la por ce­rrar sus cen­tra­les en di­ciem­bre, en mo­men­tos de má­xi­ma de­man­da, pa­ra ha­cer su­bir los pre­cios. La mul­ta, 23 mi­llo­nes de eu­ros, pa­re­ce al­ta si uno no co­no­ce el be­ne­fi­cio que re­ci­bió Iber­dro­la de es­ta ma­ni­pu­la­ción: 21 mi­llo­nes, con per­jui­cio al con­su­mi­dor de 105 mi­llo­nes de eu­ros.

Ro­be us­ted 20 mi­llo­nes. Si le pi­lla­mos, la pe­na se­rá du­rí­si­ma: le obli­ga­re­mos, qui­zá, a de­vol­ver­lo den­tro de años. Muy di­sua­so­rio.

La re­la­ción de la CNMC con las Ad­mi­nis­tra­cio­nes es de su­mi­sión: no im­pug­na nor­mas no­ci­vas pa­ra la so­cie­dad, ni se pu­bli­can es­tu­dios ya rea­li­za­dos, por ra­zo­nes aje­nas a la com­pe­ten­cia (uni­ver­si­da­des, ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca…). Se pro­du­cen to­do ti­po de re­la­cio­nes no pú­bli­cas con Ad­mi­nis­tra­cio- nes que ace­le­ran o fre­nan la rea­li­za­ción o pu­bli­ca­ción de in­for­mes o de­ci­sio­nes de im­pug­na­ción.

El fun­cio­na­mien­to del con­se­jo de la CNMC es to­do me­nos pro­fe­sio­nal. Los miem­bros son, en mu­chos ca­sos, di­rec­ta­men­te re­pre­sen­tan­tes de sus par­ti­dos. Re­cuer­dan qui­zás el fa­mo­so ca­so To­rre­mo­cha, con­se­je­ro que, al “es­ti­lo Tezanos”, per­ma­ne­ció en la eje­cu­ti­va del PP, con obli­ga­ción de obe­dien­cia al par­ti­do, en evi­den­te vio­la­ción de la ley y de cual­quier nor­ma éti­ca. Hay tam­bién un con­se­je­ro “de PDeCat”, apo­de­ra­do de em­pre­sa fa­mi­liar, sin co­no­ci­mien­to al­guno de com­pe­ten­cia (y con el nom­bra­mien­to ex­pi­ra­do ha­ce año y me­dio), y otro que, aun­que ca­sa­do con la ac­tual mi­nis­tra so­cia­lis­ta de Ener­gía, no ve pro­ble­ma al­guno en par­ti­ci­par en las re­so­lu­cio­nes y de­ci­sio­nes con­cer­nien­tes al de­par­ta­men­to de su es­po­sa o par­ti­ci­par en la fun­da­ción de lob­bies de la ener­gía.

Va­rias per­so­nas han tra­ta­do de ha­cer de la CNMC un ór­gano va­lien­te e in­de­pen­dien­te que ge­ne­re ven­ta­ja pa­ra los con­tri­bu­yen­tes. Sus des­ti­nos nos di­cen to­do lo que ha­ce fal­ta sa­ber so­bre es­te or­ga­nis­mo. El que fue di­rec­tor de pro­mo­ción, An­to­nio Mau­des, se ca­rac­te­ri­zó por su ex­tra­or­di­na­ria ac­ti­vi­dad en sec­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra in­cre­men­tar el bie­nes­tar de la ciu­da­da­nía y po­ten­ciar cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Su vo­lun­tad de rea­li­zar es­tu­dios e in­for­mes so­bre nor­mas en ma­te­rias cru­cia­les, sin de­jar­se afec­tar por las pre­sio­nes de de­ter­mi­na­dos lob­bies o Ad­mi­nis­tra­cio­nes, le gran­jeó la ene­mis­tad del con­se­jo. Ata­có res­tric­cio­nes a la com­pe­ten­cia en sec­to­res co­mo la con­tra­ta­ción pú­bli­ca, el mal uso de las en­co­mien­das de ges­tión, el mer­ca­do ma­yo­ris­ta de car­bu­ran­tes, las far­ma­cias o los co­le­gios pro­fe­sio­na­les. La ma­ni­pu­la­ción de su tra­ba­jo le lle­vó a di­mi­tir.

La se­gun­da per­so­na no di­mi­tió, sino que fue di­rec­ta­men­te des­pe­di­da: Ma­teo Si­los, un bri­llan­te eco­no­mis­ta in­de­pen­dien­te. Co­no­cen su tra­ba­jo si han vis­to un grá­fi­co com­pa­ran­do el re­torno de una in­ver­sión en li­cen­cia de ta­xi fren­te al Ibex 35 des­de 2001 (el ta­xi, mu­cho más ren­ta­ble). Si­los aler­tó, pri­me­ro in­ter­na­men­te, so­bre la ba­ja­da in­jus­ti­fi­ca­da del ni­vel de las san­cio­nes y el em­pleo de me­to­do­lo­gías inade­cua­das, sin ba­se eco­nó­mi­ca pa­ra el aná­li­sis. Tras ser des­pe­di­do, fue con­tra­ta­do por el re­gu­la­dor del agua de Reino Uni­do por con­cur­so abier­to a eco­no­mis­tas de to­do el mun­do.

El ter­cer ca­so es la an­ti­gua pre­si­den­ta de la Au­to­ri­dad Vasca de la Com­pe­ten­cia, Ma­ría Pi­lar Ca­ne­do (cu­yo nom­bra­mien­to pro­pu­se al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, por su pres­ti­gio y su tra­ba­jo in­de­pen­dien­te en el País Vas­co). En la CNMC, Ca­ne­do mos­tró su in­de­pen­den­cia rá­pi­da­men­te con cin­co vo­tos par­ti­cu­la­res y un du­ro es­fuer­zo por su­bir las mul­tas, vo­tan­do en con­tra de la fór­mu­la de cálcu­lo en to­dos los ca­sos. Ella no ha te­ni­do (aún) que ir­se a vi­vir a mi­les de ki­ló­me­tros de Ma­drid. Pe­ro su dra­má­ti­co ca­so mues­tra has­ta dón­de lle­ga el ca­pi­ta­lis­mo clien­te­lar pa­ra pro­te­ger­se.

So­li­ci­tó y re­ci­bió per­mi­so de la CNMC pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar la do­cen­cia e in­ves­ti­ga­ción con su tra­ba­jo de con­se­je­ra. Reali­zó un con­tra­to sin suel­do con la uni­ver­si­dad y se lo no­ti­fi­có a la Ofi­ci­na de Con­flic­to de In­tere­ses (OCI) de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. Cuan­do le no­ti­fi­ca­ron que era in­com­pa­ti­ble, de­jó de dar cla­ses. A pe­sar de ello, la OCI le abrió un ex­pe­dien­te que ca­du­có. In­creí­ble­men­te, la ofi­ci­na, no­ta­ble por su to­le­ran­cia con las ver­da­de­ras co­rrup­te­las de los po­lí­ti­cos, vuel­ve a abrir el ex­pe­dien­te y es­te enero lo re­sol­vió pro­po­nien­do in­frac­ción muy gra­ve. La no­ta del mi­nis­te­rio, cla­ro, no di­ce que las cla­ses se da­ban sin suel­do, ni que Ca­ne­do ha­bía pe­di­do, y re­ci­bi­do, au­to­ri­za­ción de con­trol in­terno de la CNMC.

Es­te es el des­tino de los que in­ten­tan me­jo­rar nues­tro país. Si que­re­mos unas ins­ti­tu­cio­nes que fun­cio­nen, ten­dre­mos que tra­ba­jar por ellas. No po­de­mos se­guir de­jan­do que ga­nen los que quie­ren se­guir así.

La CNMC de­mues­tra ca­da vez con ma­yor cla­ri­dad que no es ca­paz de ha­cer su tra­ba­jo, al­go que no de­tec­tan los ciu­da­da­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.