May bus­ca el apo­yo de Ir­lan­da del Nor­te pa­ra sal­var su plan del Bre­xit

El País (Valencia) - - INTERNACIONAL - RA­FA DE MI­GUEL,

An­tes de volver a Bru­se­las, The­re­sa May acu­dió al ojo de su par­ti­cu­lar hu­ra­cán. Al úni­co lu­gar de Reino Uni­do don­de el lla­ma­do backs­top, la sal­va­guar­da im­pues­ta por la UE en la fron­te­ra con Ir­lan­da, no es ob­je­to de chis­tes por lo que tie­ne de

La pri­me­ra mi­nis­tra bus­ca de­ses­pe­ra­da­men­te la com­pli­ci­dad de los no­rir­lan­de­ses pa­ra que los “cam­bios” que exi­ge a la UE sean su­fi­cien­tes pa­ra sal­var en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes el acuer­do de re­ti­ra­da.

May se re­uni­rá ma­ña­na con el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean Clau­de Junc­ker. Acu­di­rá con un cla­ro man­da­to par­la­men­ta­rio. Una ma­yo­ría de dipu­tados res­pal­dó la se­ma­na pa­sa­da una mo­ción que exi­gía eli­mi­nar del acuer­do la sal­va­guar­da ir­lan­de­sa y bus­car “so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas”. En con­tra de la que ha­bía si­do has­ta ese mo­men­to su ar­gu­men­ta­ción ofi­cial —“es el me­jor acuer­do y no es po­si­ble ne­go­ciar na­da más”—, la pri­me­ra mi­nis­tra se si­tuó en pri­me­ra lí­nea y res­pal­dó la pro­pues­ta. Ba­jo su pro­pia ló­gi­ca, pen­só que era el mo­do de­jar cla­ro a Bru­se­las que con­si­de­ra­ba po­si­ble apro­bar un acuer­do del Bre­xit en West­mins­ter si los lí­de­res co­mu­ni­ta­rios ce­dían en la cues­tión del backs­top.

La mo­ción desató el en­tu­sias­mo de los eu­ro­es­cép­ti­cos, y por pri­me­ra vez en mu­chos me­ses, un ex­tra­ño cie­rre de fi­las en torno a May. En­se­gui­da lle­gó el ba­ño de reali­dad. La UE de­jó cla­ra su ne­ga­ti­va a re­abrir el acuer­do. Y el ala du­ra de su par­ti­do ad­vir­tió de que, es­ta vez, no le val­drían me­ras com­po­nen­das.

“Yo no es­toy pro­po­nien­do con­ven­cer a la gen­te de que acep­te un acuer­do que no con­ten­ga en el fu­tu­ro esa pó­li­za de se­gu­ri­dad”, ad­mi­tió la pri­me­ra mi­nis­tra an­te los em­pre­sa­rios no­rir­lan­de­ses que res­pal­da­ron el backs­top acor­da­do por el Go­bierno y que hoy se sien­ten en­ga­ña­dos y frus­tra­dos. Esa “pó­li­za de se­gu­ri­dad” no so­lo evi­ta­ría, lle­ga­do el Bre­xit, que se es­ta­ble­cie­ra una nue­va fron­te­ra fí­si­ca en­tre las dos Ir­lan­das y se pu­sie­ra en pe­li­gro la paz y es­ta­bi­li­dad al­can­za­da en 1998 con los Acuer­dos de Vier­nes San­to.

Des­de en­ton­ces, a pe­sar de to­dos los pro­ble­mas, se ha lo­gra­do que los ha­bi­tan­tes de Ir­lan­da del Nor­te con­vi­van sin re­nun­ciar a sen­tir­se ir­lan­de­ses, bri­tá­ni­cos o am­bas co­sas. Y so­bre to­do, sin na­da que les re­cuer­de que la se­pa­ra­ción exis­te. Per­mi­te ade­más un in­ter­cam­bio co­mer­cial flui­do, den­tro del mer­ca­do in­te­rior de la UE, al que los no­rir­lan­de­ses no quie­ren re­nun­ciar. Un 55,8% de ellos vo­ta­ron a fa­vor de la per­ma­nen­cia en el re­fe­rén­dum de 2016.

Así que May no pre­ten­de con­ven­cer a Bru­se­las de que eli­mi­ne la sal­va­guar­da. Tan so­lo quie­re jer­ga po­lí­ti­ca, ni un ar­ma arro­ja­di­za en el de­ba­te del Bre­xit. Don­de es ca­si una cues­tión de vi­da o muer­te. Un se­gu­ro pa­ra no volver a los años de vio­len­cia en el Úls­ter. “El Go­bierno no per­mi­ti­rá que re­gre­sen las fron­te­ras del pa­sa­do. Yo no lo per­mi­ti­ré”, ase­gu­ró May en Bel­fast.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.