El Go­bierno por­tu­gués aca­ba por de­cre­to con la huel­ga de en­fer­me­ría

La pro­tes­ta ha obli­ga­do a apla­zar des­de no­viem­bre más de 8.000 ope­ra­cio­nes

El País (Valencia) - - SOCIEDAD - JAVIER MAR­TÍN, Lis­boa

El Go­bierno de Por­tu­gal, en una de­ci­sión con po­cos precedentes en 40 años de de­mo­cra­cia, obli­ga­rá a los en­fer­me­ros de Ci­ru­gía a tra­ba­jar tras meses de huel­gas in­ter­mi­ten­tes que han apla­za­do más de 8.000 ope­ra­cio­nes des­de no­viem­bre. Y ello con el pa­ro de ape­nas 600 de los 40.000 pro­fe­sio­na­les del país. Los en­fer­me­ros exi­gen que se vuel­va a la ley de 2009, cuan­do la ca­rre­ra te­nía cin­co ca­te­go­rías y no co­mo aho­ra que so­lo tie­ne una, por lo cual el sa­la­rio ba­se es igual el pri­mer día de tra­ba­jo que 30 años des­pués. Tam­bién exi­gen más per­so­nal, subida de sa­la­rios y ju­bi­la­ción a los 57 años. Es­ta se­ma­na ha co­men­za­do otra olea­da de huel­gas en seis hos­pi­ta­les del país, que ma­ña­na se am­plia­rán a nue­ve, y que se­gui­rá has­ta el 28 de fe­bre­ro.

El Con­se­jo de Mi­nis­tros re­cu­rrió ayer a una ley que so­lo ha si­do in­vo­ca­da en tres oca­sio­nes des­de 1974 y siem­pre pa­ra aca­bar con huel­gas de pi­lo­tos de TAP, la com­pa­ñía aérea se­mi­pú­bli­ca. Es­ta nor­ma so­lo pue­de ser apli­ca­da en cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­lar­men­te gra­ves, cuan­do no es­tén ase­gu­ra­dos los ser­vi­cios mí­ni­mos. Aho­ra, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud de­be­rá se­ña­lar el nú­me­ro mí­ni­mo de tra­ba­ja­do­res ne­ce­sa­rios pa­ra ase­gu­rar el ser­vi­cio pú­bli­co así co­mo la du­ra­ción de es­te ré­gi­men la­bo­ral ex­cep­cio­nal. La de­ci­sión del Go­bierno va a ser re­cu­rri­da por los sin­di­ca­tos por con­si­de­rar que se atro­pe­llan los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción.

Ca­ja de re­sis­ten­cia

El vier­nes, el pri­mer mi­nis­tro, An­tó­nio Cos­ta, ya anun­ció que su Go­bierno iba a re­cu­rrir a es­ta fi­gu­ra ju­rí­di­ca. “Son huel­gas sal­va­jes que bus­can sim­ple­men­te aten­tar con­tra la dig­ni­dad de los en­fer­mos, con­tra el ser­vi­cio na­cio­nal de sa­lud y son ab­so­lu­ta­men­te ile­ga­les”. En un país ex­tre­ma­da­men­te res­pe­tuo­so con las huel­gas, en don­de ya es muy ra­ro que se aprue­ben ser­vi­cios mí­ni­mos, es­te re­cur­so del Go­bierno tie­ne un ca­rác­ter ex­cep­cio­nal.

Una de las pro­mo­to­ras de la huel­ga es Lu­cía Lei­te, pre­si­den­te de un nue­vo sin­di­ca­to de en­fer­me­ros, ASPE, al mar­gen de las cen­tra­les clá­si­cas, que ideó es­tas huel­gas qui­rúr­gi­cas —por el lu­gar don­de se rea­li­zan y por su con­cre­ción— y tam­bién creó una ca­ja de re­sis­ten­cia que ha re­co­gi­do ya más de 700.000 eu­ros a tra­vés de do­na­cio­nes anó­ni­mas, con una me­dia de 20 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.